06 febrero 2016

Enfrentados



Título: Enfrentados
Actores: Arturo Fernández, Bruno Ciordia
Duración: 125' aprox (sin intermedios)
Fecha representación: 3 de febrero al 20 de marzo
Ciudad: Valencia
Lugar: Teatro Olympia
Precio: 16 a 26 euros
Crítico: La Perra Verde


Ay, señoras y señores, que desasosiego, que desazón ¿el motivo? pedí con gran alegría e ilusión acreditación para esta obra esperando ver una casposidad, algo tirando a mis amados Bertín Osborne y Arévalo, y sin embargo, tamaña decepción ha sufrido servidora al encontrarse una obra de teatro "normal". Pero ahora, una vez ya repuesta por no haber visto una oda a Intereconomía, me encuentro con fuerzas para traeros mi crítica.

"Enfrentados" es una obra de teatro en la que sólo encontraremos dos actores, al veterano Arturo Fernández y a Bruno Ciordia, pero que está apoyada con audios pregrabados que simulan, o bien preguntas de los feligreses, o bien llamadas de teléfono.

A nivel visual, la escenografía es espectacular, sobre todo para una obra tan minimalista en su ejecución. Tenemos dos estancias, ambas con paredes que ocupan todo el escenario: primero vemos la iglesia, compuesta por un púlpito, altar, vidrieras y cuadros barrocos. Luego vemos el despacho del cura, en el que encontramos una biblioteca, figuras sacras y un escritorio.

A lo largo de la obra se tocan, con bastante buen gusto (contra todo pronóstico por mi parte), diversos temas políticos y sociales de mayor o menor actualidad dentro y fuera de la iglesia, entre otros, el sacerdocio de las mujeres en la iglesia católica, matrimonio de sacerdotes e incluso matrimonio gay.

En mi mente, esto iba a ser un festival de la ranciedad, en el que Arturo Fernández se iba a pasar las dos horas despotricando como si estuviera en "El cascabel al minino en el H2O", pero sea porque es una adaptación de una obra, o porque no se han dejado llevar, el resultado está bastante alejado de mi sueño inicial. A lo largo de la obra podemos ir viendo diversas charlas teológicas, donde se enfrentan los clásicos estereotipos de "el joven impetuoso" y "el anciano conservador pero sabio y entrañable", y todas ellas, llevadas con mucha dignidad e intentando huir de maniqueísmos y resoluciones obvias, mezclando momentos de humor con otros de drama.

La actuación de Bruno Ciordia me pareció más que correcta, y Arturo Fernández no tiene ningún problema en meterse en un papel que parece creado a su medida.

Y hablando de Arturo Fernández, que envidia de señor, todo un figurín perfectamente erguido y flexible como un junco a sus casi 87 años, y haciendo gala de una memoria perfecta. Eso pensábamos yo, y las cientos de señoras estupendas con abrigos magníficos que ocupaban el teatro, de hecho, vi una señora que debería ser melliza de Pitita Ridruejo (arriba me podéis ver en los brazos de Nati Abascal, en lo representa una dramatización del evento).

Una recomendable obra de teatro que al final no es lo que parece que un principio será.




Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.

Opina

0 Comentarios somieriles:

Publicar un comentario

Todos comentarios serán moderados por el staff, si no aparecen en breve no te preocupes, serán aprobados lo antes posible. Puedes comentar también desde tu facebook, twitter, etc justo debajo.

comments powered by Disqus