Bad boys for life (Bad boys 3)









Título: Bad boys for life
Dirección: Bilall Fallah, Adil El Arbi
País: USA
Actores: Will Smith, Martin Lawrence, Vanessa Hudgens, Kate del Castillo, Paola Nuñez, Jacob Scipio, Joe Pantoliano, Charles Melton, Alexander Ludwig, Nicky Jam, DJ Khaled, Ivo Nandi, Happy Anderson, Massi Furlan, David Shae
Año: 2020
Duración: 123'
Crítico colaborador: David Hidalgo Moreno

Valoración:






Antes de comenzar esta reseña, debo hacer un ejercicio de honestidad con todos/as vosotros/as y, especialmente, conmigo mismo: me encanta la trilogía Bad Boys. No porque sean grandes películas, en absoluto, sino por razones puramente sentimentales. La primera, que constituye la opera prima de Michael Bay (por aquel entonces, un joven cineasta ya curtido en la realización de videoclips y spots publicitarios), es una muy entretenida y carismática buddy movie que, aunque no innova en absoluto dentro de un género que ya estaba trillado en 1995, nos regaló un dúo tan memorable como el compuesto por Mike Lowrey (Will Smith) y Marcus Burnett (Martin Lawrence), así como la consolidación en el estrellato de sus dos protagonistas y algunas de las set pieces más memorables del cine de acción de los 90. Ah, y a Joe Pantoliano interpretando al comisario más irritable de la Historia del Cine. Que eso siempre suma.

Pero fue en 2003, con Bad Boys II, que lo que parecía que simplemente iba ser una saga de acción profundamente marcada por una herencia noventera adquirió una identidad completamente distinta y propia. ¡Y qué identidad! Michael Bay, borracho de ego y en pleno estrés postraumático tras el gigantesco batacazo que supuso su Pearl Harbor, decidió dejarse de formalidades y pergeñar el que es, en mi opinión, uno de los mayores placeres culpables de la década de los 2000. Bad Boys II es feísta (esa dirección de fotografía basada mayormente en neones…), ultraviolenta, zafia, machista, homofóbica, ofensiva… ¡Y un disfrute de los grandes, si uno/a acepta entrar en su mundo! Un mundo, por cierto, en el que nos encontraremos al Ku Klux Klan, cadáveres con bolsas repletas de droga en su interior, ratas en pleno acto sexual, chabolas explosivas y campos de mina a las afueras de Guantánamo. Ah, y a un Jordi Mollà dando vida al glorioso villano Johnny Tapia. ¡Alabado sea Johnny Tapia!

Con estos antecedentes, y teniendo en cuenta que esta tercera entrega de la franquicia nos llega la friolera de 17 años después de su predecesora, he entrado a la sala con suma inquietud. Y no sin cierto fundamento: aunque algunas sagas han logrado mantenerse relevantes en el tiempo, conservando su mojo e incluso mejorando como el buen vino (tal es el caso de Mission: Impossible, Fast and Furious e incluso Creed, el relevo generacional de Rocky), a otras el hecho de no saber parar a tiempo solo las ha condenado a la mediocridad cuando no al basurero (todavía me estremezco al recordar lo que han hecho a sagas como Die Hard, Alien o Rambo). Además, cabe mencionar el factor más importante: Michael Bay no ha repetido como director, en esta ocasión. Y este dato, como diría nuestro querido expresidente y poeta contemporáneo Mariano Rajoy, “No es cosa menor”. Especialmente tras la descomunal barrabasada que fue la segunda entrega, Bad Boys era una saga indisociable al estilo, sensibilidades e inquietudes artísticas de este “explosivo” cineasta.

Y, por si fuera poco, el que nombre que sonaba para reemplazarle sí generaba mucha confianza: nada menos que Joe Carnahan, uno de los mejores directores de acción actualmente en activo, y responsable de películas tan solventes como Narc, Smokin’ Aces o The Grey. Pero, debido a diferencias creativas con Smith, decidió abandonar la producción, y en última instancia los elegidos para relevarle fueron Bilall Fallah y Adil El Arbi. Pese a que estos cineastas belgas habían demostrado su talento y capacidad con filmes como Black, esta nueva sustitución, unida a unos trailers y clips promocionales que no me decían absolutamente nada, no contribuyó en absoluto a aumentar mi nivel de expectativas hacia esta nueva y extremadamente tardía entrega de la saga creada por Bay.

Ahora, visto en perspectiva, he de admitir que esta total y absoluta carencia de expectativas era lo mejor que podría haberme pasado. Y es que Bad Boys for Life no solo no es el desastre que temía en el fondo de mi corazoncito cinéfilo: es, de hecho, una cinta de acción de lo más sólida, en absoluto mejor pero sí a la altura de la primera entrega y con cierta personalidad propia al margen de la irrepetible segunda parte.

Saquémonos de encima cuanto antes al elefante de la sala: ¿son capaces Bilall Fallah y Adil El Arbi de relevar como es debido a Michael Bay? Sí… y, al mismo tiempo, no. No, porque Bay era capaz de cubrir cada fotograma de una capa de macarrismo, mientras que esta tercera cinta se siente algo genérica, filmada con mucha corrección, pero con poca… mirada artística, por así decirlo. Sin embargo, donde Fallah y El Arbi sí logran que no echemos tanto en falta al creador de la franquicia, es en ocasiones donde consiguen lucirse mediante planos de gran valor artístico (ese cóctel molotov volando a cámara híper lenta, la forma como la cámara gira en pleno tiroteo final para componer un plano aparentemente imposible, el infierno en que se convierte la localización del clímax final…). Aparte, huelga decir que estos dos directores aciertan en no intentar imitar el humor cafre y totalmente descontrolado de Tito Michael, sino que se centran en narrar el film con un sólido pulso narrativo (sus dos horas de metraje jamás se sienten largas) y en permitir que sus intérpretes puedan respirar, mostrar su carisma e incluso mostrar una emotividad nunca antes vista en la saga.

Porque, sí: en lugar de ir a lo fácil, los guionistas de esta película toman más de una decisión arriesgada, situando a sus protagonistas en lugares muy complejos y poniendo a prueba sus límites morales y emocionales. Son dilemas de todo a cien, desde luego, pero ésta es una entrega dispuesta a permitirse momentos de reflexión, de duda e, incluso, de profunda tristeza. Llegados a este punto, debo mencionar que Martin Lawrence nos regala la que es, sin el menor atisbo de duda, su mejor interpretación en toda la saga y, quizás, en los últimos años.

El reto de esta cinta es muy complejo: debe traer de vuelta a la relevancia una franquicia que, a estas alturas, ya podía darse perfectamente por muerta, protagonizada por actores que ya no son las estrellas del cine de acción y de la comedia que solían ser en sus mejores tiempos. Todo ello, aportando los suficientes elementos modernos (un nuevo y joven equipo que sirve como apoyo al dúo protagonista, todo tipo de tecnologías punteras…) para atraer el interés del público más joven, sin perder aquello que hizo que Bad Boys adquiriera un cierto estatus de culto con el tiempo.

Y es de justicia reconocer que Fallah y El Arbi salen airosos de este desafío, logrando una película muy entretenida, divertida, en la que el toque de Michael Bay está bastante presente (incluso de formas algo… inesperadas) pero que, al mismo tiempo, se siente distinta y fresca. Sin ser revolucionaria, y pecando de repetir muchos de los clichés del cine de acción más trasnochado (villanos mexicanos unidimensionales, explosiones por doquier, escenas que traspasan la barrera del absurdo…), Bad Boys for Life es un cóctel cargado de acción, comedia (acertadísimas sus pinceladas de humor negro) y emotividad y, en definitiva, una alternativa muy decente frente a las opciones más sesudas y oscarizables que podemos encontrar en cartelera estos días. ¡Sin mencionar el gustazo que supone volver a escuchar en pantalla grande, veinticinco años después, el tema original de Bad Boys creado por Marc Mancina!

Pero no quiero llevaros a engaño: pese a las virtudes anteriormente señaladas, siento que este regreso es un tanto innecesario, e incluso, a la postre, redundante. No en vano, incluso se permite repetir conflictos ya establecidos en la anterior parte de la franquicia: que si quiero retirarme, que si tengo problemas de alcoba, que si tú eres demasiado alocado y yo quiero sentar la cabeza… Aspectos requetevistos, no solamente en esta saga, sino en el subgénero buddy movie en general. Sin mencionar que, aunque el dúo directorial pone todo de su parte para dinamizar las secuencias de acción, es inevitable notar que los años han pasado muchísima factura a sus protagonistas. Si en anteriores entregas los tiroteos y las persecuciones automovilísticas se alternaban con combates cuerpo a cuerpo e incluso frenéticas carreras, aquí se acaba recurriendo en no pocas ocasiones a que la acción sea vehiculada por armas de fuego o vehículos, todo con el obvio fin de hacer menos visibles las limitaciones físicas que Smith y Lawrence (especialmente éste último) han adquirido por el paso del tiempo. Es, precisamente, cuando el film decide evidenciar dicho transcurso de los años, en los momentos en que adquiere mayor carisma y relevancia dentro de la franquicia. Estos momentos la convierten en la Lethal Weapon 4 de Bad Boys, solo que algo mejor.

Con todo, me alegro de haberla visto. Y, especialmente, ya que sus dos protagonistas estaban tan por la labor de traernos esta nueva película sin importar las circunstancias, y que finalmente se ha hecho, agradezco enormemente el visible esfuerzo que sus
creadores y el talentoso equipo ha puesto en hacer las cosas bien. Es un film algo lastrado por el paso del tiempo, pero pese a todo, logra erigirse como una muy digna nueva secuela en una saga que, hasta la fecha, ha regalado muy buenos momentos a los amantes del cine de acción. Para los fans de Bad Boys y de sus intérpretes principales, un visionado recomendable. Para todos los demás, entretenida y bien realizada, aunque si preferís decantaros por las numerosas opciones dignas de Oscar que pueden encontrarse en nuestras carteleras por estas fechas, sería perfectamente entendible.

LO MEJOR: Smith y Lawrence todavía mantienen su química intacta; Martin Lawrence ofrece su mejor interpretación en toda la saga; el buen pulso narrativo que le imprimen Bilall Fallah y Adil El Arbi, que se permiten lucirse ocasionalmente con planos muy logrados; es todo un gustazo que Lorne Balfe haya recuperado el tema original de Bad Boys compuesto por Marc Mancina; reconozco que puntualmente me ha sorprendido, gracias al rumbo que el film adquiere; su inesperada y efectiva carga emocional.

LO PEOR: Padece mucho del síndrome “Una última vez”, o lo que es lo mismo, repite topicazos ya vistos en sagas como Fast and Furious; el paso de los años, que tanta mella ha hecho en Smith y en Lawrence, acaba pasando factura a las escenas de acción; unos villanos de lo más unidimensionales y poco memorables (salvo el personaje de Armando, que acaba destacando entre tanta mediocridad); es inevitable acabar preguntándose qué hubiera ofrecido Carnahan, de haber dirigido finalmente esta cinta.




Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.

FSO en Valencia 2019-20 [Crítica]



Título: Film symphony orchestra. Tour 2019-20
Fecha de representación: 22 de noviembre de 2019, 3 y 4 de enero de 2020
LugarPalacio de congresos
Preciodesde 42€ + GDG
Crítico: La Perra Verde

Queridos somieres, llevo desde 2013 yendo fielmente a ver a la Film symphony orchestra, y a estas alturas ya es raro que puedan sorprenderme. No hablo de la calidad, porque verles siempre es un gusto para los sentidos, pero el espectáculo resulta menos novedoso... o eso pensaba yo.

Señoras y señores, permítanme un pequeño spoiler, o si no, no voy a poder transmitir lo que ayer sentí con un tema en concreto.

La última canción de la primera parte es "El éxtasis del oro", compuesta por Ennio Morricone bajo la petición del director Sergio Leone para la película "El bueno, el feo y el malo", film que supuso el cierre de "la trilogía del dólar".
A mí este tema me pone los pelos como Scorpions, porque tanto el mismo, como la secuencia que refuerza, me parecen puras obras de arte. Además, hace unos años hicieron un mashup de las primeras temporadas de la serie "Breaking bad" con una versión de esta canción, que también me gustó mucho.

Pues bien, si no iba ya bastante predispuesta a que me gustase esa interpretación, va la FSO y ¡¡consigue sorprendernos CONTANDO CON UNA SOPRANO!! Sí, como leen, ayer pudimos disfrutar de esta composición en su total magnificencia, con una soprano (Paloma Friedhoff Bello) que, como bien explicó Constantino Martínez-Orts que sucedía en el tema original, parecía que deliraba.




No puedo explicar con palabras la sensación que experimenté. Cuando llegamos al intermedio posteriormente, estaba incluso cansada de la energía que había puesto en disfrutar de ese momento, y no lloré por muy poco.

Por este motivo, antes de empezar a hablar del espectáculo con normalidad, que es lo que haría en otras ocasiones, he empezado por la mitad, porque quiero sugerir a los amigos de la FSO que valoren, si es que no lo han hecho aún, el hacer un especial con temas que contengan letra y/o coros.
Desde esta canción, hasta temas mucho más mainstream por ser cultura pop, como el "My heart will go on" de la BSO de "Titanic", pasando por "El milagro del amor", oída en "El Padrino", con su letra en castellano.
No sé hasta que punto esto podría reproducirse en más ocasiones, pero al igual que hicieron el especial de "John Williams", creo que sería de lo más resultón el hacer un especial de BSO de este estilo.

Y ahora, después de esta primera (¿primera?) "petición del oyente", sí que procederé a hablaros de esta nueva edición.

Esta vez nos sorprenden con un programa menos mainstream y la inclusión de muchas suite. Además, en plena polémica de "Scorsese vs Marvel", tienen a bien incluir un tema de la reciente "Vengadores: Endgame", concretamente el que suena cuando se empiezan a abrir los portales que transportan a todos los héroes y superhéroes que lucharán contra Thanos (a partir del minuto 2).
A ver si al final, si tiene una duración de film, tiene una BSO digna de ser seleccionada por la FSO y se estrena en cines, va a ser cine ¿eh? Porque puede haber cine bueno, cine malo, y cine peor, pero tanto Taxi driver como The Room, son cine.

Al principio el director nos hizo partícipes de su inquietud respecto a la sonorización del concierto, ya que hace unos meses se derrumbó parte del techo de "El palau de la música", emplazamiento original, y que les ha albergado desde la primera entrega. Pero afortunadamente, aunque "El palacio de congresos" esté más orientado hacia las charlas que hacia la música, cumplió sobradamente su función, y como siempre, sonaron excelsos.
Un único pero, es que noto que la iluminación ha decaído. No sé si la iluminación es propia de la compañía o es del recinto, pero, sobre todo hace varios años, el juego de luces era tan bueno que consiguió que hubiese 2 espectáculos paralelos, uno en el escenario, y otro en el techo.
Pese a que las luces siguen estando sincronizadas en su encendido y apagado, o sus colores están tematizados, predominando el azul y el morado con la suite de Aladdín, por ejemplo, el conjunto resulta más simple que en otras ocasiones.

Por lo demás, como siempre, Constantino Martínez-Orts ofrece al público humor y clases magistrales de música, añadiendo anécdotas cinematográficas. Y el público, completamente entregado, se emocionó y disfrutó bailoteando en sus butacas alegremente suite como la de Aladdín.

Así que, después de la primera "petición del oyente", sólo me queda despedirme hasta el próximo año, agradecer a Vaivén comunicación su amabilidad, recordaos que todavía quedan entradas en Valencia para el 3 y 4 de enero, y volver a dejar esta sugerencia (cómo lo iban a gozar los percusionistas con esta pieza):




PROGRAMA:  22 de noviembre, 3 y 4 de enero

Avengers: Endgame - Alan Silvestri

Cómo entrenar a tu dragón - John Powell

Interstellar - Hans Zimmer

Willow - James Horner

Aladdín - Alan Menken

Amelie - Yann Tiersen

El bueno, el feo y el malo - Ennio Morricone

Piratas del Caribe - Klaus Badelt

Regreso al futuro - Alan Silvestri

El secreto de la pirámide - Bruce Broughton

El discurso del rey - Alexandre Desplat

A.I. Inteligencia artificial - John Williams

Jurassic World - Michael Giacchino

Solo: una aventura de Star Wars - John Williams

Norte y sur - Bill Conti

Kings row (Abismo de pasión) - Erich W. Korngold




Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.

Flashdance - El musical [Crítica]


Título: Flashdance. El musical.
Duración: 130 minutos aprox (+ 20 de intermedio)
Fecha de representación: desde el 17 de octubre hasta el 3 de noviembre
LugarTeatro Olympia
Preciodesde 32€ + GDG
Crítico: La Perra Verde

Desde el 17 de octubre hasta el 3 de noviembre se representará en el Teatro Olympia de Valencia el musical "Flashdance". Servidora, de mano del Somier, ya ha tenido la oportunidad de verlo.

La crítica tendrá 2 partes, una más aséptica hablando puramente del musical en sí, y otra llena de spoilers en la que la compararé con la película.

EL MUSICAL

El musical, en líneas generales, sigue la película, pero introduce diversos cambios en la línea temporal y la trama de algunos personajes (esto se ampliará más en la siguiente sección), además, aumenta la duración de la misma en 40 minutos.

La orquesta nos va desgranando en directo los temas míticos de la película, siendo interpretados algunos en su versión original, como acompañamiento de los diversos bailes, o adaptados al castellano para poder ser cantados por los intérpretes como parte de la trama.

El escenario móvil, que posee luces LED y además recibe proyecciones, recrea diversas localizaciones, como son la fábrica, la casa de la protagonista (Alex), la academia de baile, la casa de la mentora de Alex y los 2 locales de streptease.

Las transiciones entre localizaciones se producen mientras la acción está en marcha, y cuando no hay una escena en ejecución, la banda se encarga de llenar los huecos que se puedan producir, por lo cual, en ningún momento tendremos sensación de que la obra está parando para efectuar el cambio, o que se está rompiendo el ritmo con esa intrusión.

Pese a durar sensiblemente más que el film, no cuenta más historia o incluye nuevas tramas, así que han optado por recrear más números musicales y de más duración. Muchos de ellos ya existentes en la película, y adaptados al castellano.

Todos los números están muy bien estructurados y tienen mucho dinamismo. En algunos momentos cambian en pocos minutos de una localización a otra, como si viésemos realmente la película en la que las acciones en distintos lugares suceden de forma inmediata. Y tanto las voces principales como los coros son excelentes. Así que, mis únicos peros son que, frente a la película, el musical peca de una estructura menos sólida, y que no veo del todo justificadas sus 2 horas y 10, siendo que no han alterado la trama original en cuanto a contenido.

Pese a estos 2 "peros", el musical es muy disfrutable y encantará a los fans de la película, y a los que no la han visto nunca.

Y ahora, si no has visto la película, prefieres ver primero el musical, o simplemente no quieres ver la comparación. Gracias por haber llegado hasta aquí.




EL MUSICAL vs LA PELÍCULA

El musical no sigue la estructura narrativa de la película, y resulta un poco más confuso y forzado. En el film, Nick primero descubre a Alex en el local de streptease, se entera de que es trabajadora de su fábrica, y posteriormente empieza a intentar conquistarla allí. Aquí, la primera toma de contacto se produce mientras ella está trabajando soldando, y todo se precipita sin mucho tacto, él enseguida se le acerca y casi por arte de magia, posteriormente aparece en el local a modo de caballero andante, sin mucha más explicación. Opino que deberían haber seguido la estructura de la película, que tiene bastante más sentido y coherencia.

Un cambio acertado por motivos logísticos es el de su amiga. En la película su mejor amiga es una aspirante a patinadora profesional sobre hielo, pero las obvias complicaciones de reproducir tal escenario, incluso aunque fuese con patines sobre ruedas, hace que este personaje ahora sea aspirante a cantante. Gracias a ese cambio, al que acompaña también un cambio de nombre, se facilita que uno de los temas icónicos de la BSO pueda ser adaptado como su leitmotiv a lo largo de su actuación.

Otro cambio curioso es que, en la película, más allá del tremendo enfado que le produce saber que Nick le ha ayudado para superar la primera fase para entrar en la academia, el resto de la relación no tiene mayor conflicto a nivel social. Aquí han metido conciencia de clase y lucha sindical, y la verdad es que eso me ha gustado mucho.

Podría analizar más cambios, pero grosso modo, el primero para mal, y los otros dos para bien, son los más destacables para quienes hayan visto la película.

Como ya he comentado en la parte anterior, pese a que la estructura es menos consistente, gustará a los amantes de los 80's, los musicales, y por supuesto, Flashdance.

Y de regalo, os dejo con la BSO, compuesta en buena parte por el incombustible Giorgio Moroder.





Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.

La FSO anuncia la nueva ubicación en Valencia

 La agencia amiga "Vaiven comunicación" nos hace llegar esta nota de prensa en la que nos informan de la nueva ubicación de los conciertos de la Film symphony orchestra, tras haber sido clausurado El Palau de la música por el desprendimiento del techo en la sala Iturbi. También encontraréis información sobre las entradas, fechas (como ya es habitual, tripitirán) y el esperado setlist.




Tras el cierre temporal del Palau de la Música:

FILM SYMPHONY ORCHESTRA CONFIRMA QUE ACTUARÁ ESTA TEMPORADA EN VALENCIA PARA OFRECER SU:

        FSO Tour 19 | 20 – La mejor música de cine en concierto

PRÓXIMOS CONCIERTOS:
22 DE NOVIEMBRE (SOLD OUT), 3 Y 4 DE ENERO


Debido a la caída de parte del techo del Palau y la posterior cancelación de todos sus espectáculos, 
Film Symphony Orchestra, que tenía previstos dos conciertos para los meses de septiembre y octubre,  ha buscado nueva ubicación y fechas.

El Palau de la Música está trabajando para devolver el importe abonado a los fans que compraron su entrada en el auditorio.

Ya a la venta en filmsymphony.es


Valencia 10.10.2019Film Symphony Orchestra llega a nuestra ciudad el próximo 22 de noviembre (SOLD OUT) con su 8ª gira: FSO Tour 19 | 20 – La mejor música de cine en concierto. La orquesta aterriza por todo lo alto con una gira que crece año tras año y además repite en la capital del Turia durante estas navidades: el 3 y 4 de enero. Entre la multitud de novedades se encuentra la ubicación: el Palacio de Congresos.

Los incidentes acontecidos el pasado mes de junio en el Palau de la Música, enclave habitual de la orquesta, han obligado a cancelar los conciertos que FSO tenía previstos para septiembre, con el aforo completo, y para octubre con 761 butacas vendidas.

“El Palau, entidad pública responsable de la gestión de las entradas, está haciendo todo lo posible para efectuar la devolución de los importes a través de la Ley de Procedimiento Administrativo. FSO está en contacto diario con la institución y nos aseguran que los trámites ya están en curso”, apunta el director de la orquesta Constantino Martínez-Orts.

Tras conocerse la noticia, FSO ha buscado nueva ubicación en su ciudad natal y lo ha conseguido: “Para nosotros la imposibilidad de actuar en Valencia no se baraja, hemos nacido aquí y nuestros seguidores no pueden quedarse sin disfrutar de esta gran gira”, apunta Martínez-Orts.

Este año el FSO Tour trae consigo más novedades, un programa diseñado al estilo Marvel. Superhéroes y villanos lucharán por ganarse el favor de los espectadores al son de la banda sonora de “Avengers: Endgame”. Música de piratas, genios y criaturas fantásticas que volverá a levantar al público de sus butacas al ritmo de películas tan aclamadas como “Piratas del Caribe”,Interstellar” o “Aladdín”. También sonarán los ya clásicos “Regreso al futuro”, “Jurassic World”, y otras joyas como “Amélie”, “El bueno, el feo y el malo” y “Willow”, sin olvidarnos de los más pequeños, que podrán escuchar la banda sonora de la genial película “Cómo entrenar a tu dragón”.

Fantasía, ciencia ficción, y regreso a la nostalgia. Una mezcla explosiva que será la continuación perfecta de la “saga” de giras que FSO ofrecerá este otoño-invierno en el tour más grande de una orquesta sinfónica en España.



¡Que comience el espectáculo!

PROGRAMA:  22 de noviembre, 3 y 4 de enero

Avengers: Endgame - Alan Silvestri

Cómo entrenar a tu dragón - John Powell

Interstellar - Hans Zimmer

Willow - James Horner

Aladdín - Alan Menken

Amelie - Yann Tiersen

El bueno, el feo y el malo - Ennio Morricone

Piratas del Caribe - Klaus Badelt

Regreso al futuro - Alan Silvestri

El secreto de la pirámide - Bruce Broughton

El discurso del rey - Alexandre Desplat

A.I. Inteligencia artificial - John Williams

Jurassic World - Michael Giacchino

Solo: una aventura de Star Wars - John Williams

Norte y sur - Bill Conti

Kings row (Abismo de pasión) - Erich W. Korngold
¡y muchas más!  




Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.

BLASPHEMOUS






Crítico: Blueberry

Antes de continuar, quisiera comentar que nosotros el Gabinete del Dr. Somier hemos sido mecenas del proyecto de Blasphemous. Y queríamos agradecer a The Game Kitchen por su cercanía y su buen hacer en este proyecto. Sin mas demora os dejamos la reseña a continuación.


                        "Y para que veais que no es ningún invent, salimos en los créditos"








Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.

El crack Cero









Título: El crack Cero
Dirección: José Luis Garci
País: España
Actores: Carlos Santos, Miguel Ángel Muñoz, Luisa Gavasa, Patricia Vico, Pedro Casablanc, María Cantuel, Macarena Gómez, Belén López, Raúl Mérida, Cayetana Guillén Cuervo, Luis Varela, Ramón Langa, Andoni Ferreño, Alfonso Delgado, Jacobo Dicenta, Samuel Miró, Susana Paz, Jero García, Daniel Huarte
Año: 2019
Duración: 120'
Crítico colaborador: Warriors77

Valoración:




Rodada íntegramente en blanco y negro, y ambientada en la transición, la trama empieza con el suicidio del sastre Narciso Benavides. Su amante, Remedios (Patricia Vico), acude en ayuda del antiguo policía de la Brigada Criminal y ahora detective privado, Germán Areta (Carlos Santos), para que investigue acerca de acerca de su muerte. Para ello, Areta contará con la ayuda del raterillo Moro (Miguel Ángel Muñoz). Pero como siempre, nada es lo que parece en un principio.

Además de los intérpretes mencionados, dentro del reparto nos encontramos con caras tan conocidas como Pedro Casablanc, dando vida al abuelo, que en los dos anteriores cracks diera vida José Bodalo; María Cantuel como Adela, el interés amoroso de Areta; Macarena Gómez en el rol de Luisa, la secretaria del fallecido Benavides; Ramón Langa; Andoni Ferreño, como "el Solomillo", antiguo compañero de Areta; Luis Varela como Rocky, el barbero de confianza de Areta y que fue interpretado en las dos anteriores cintas por Manuel Lorenzo o Daniel Huarte como Meri, a quién dio vida José Luis Merino en el crack 1 y 2.

Cuando se anunció esta precuela del crack, una de mis cintas favoritas, me alegré bastante. Puesto que durante años, y seguro que no fui el único, estuve esperando ver a Landa volver a dar vida a uno de sus roles más reconocidos. Pero, por diversas circunstancias, la tan ansiada tercera parte del crack no pudo hacerse realidad.



Pero, ahora por fin, los seguidores de Areta podemos ver como "el Piojo" creó su agencia de detectives, como conoció al "Moro", de dónde sacó su apodo y cómo fue uno de sus primeros casos. Si esto fuera una producción estadounidense, se podía haber titulado Areta Begins. De hecho, el primer título barajado fue Areta investigación, para acabar titulándose como El crack cero.

Y he decir que la espera ha merecido la pena. Voy a tratar que el fan que soy del crack no salga del todo a la luz, y ser lo más imparcial posible acerca de la última propuesta del director de Volver a empezar o Las verdes praderas. Como buen seguidor del cine negro que es Garci, de hecho el film está dedicado a James M. Cain, autor de Pacto de Sangre que dio pie a Perdición, tal y como los dos anteriores cracks estuvieron dedicados a Hammet y Chandler, padres de la literatura negra.

De lo que no hay duda es que Garci le tiene bien cogido el pulso al cine negro. Se toma su tiempo en presentarnos a los personajes, las situaciones y en no descubrirnos más de lo necesario, de forma que los espectadores no sepan más que el detective, y vayan descubriendo las pistas a la vez que lo hace Areta.



Cuando se anunció el reparto, tenía mis dudas acerca de los dos principales intérpretes a la hora de dar vida a dos personajes tan icónicos como "el Piojo" y "el Moro", y más siendo Landa y Rellán quienes les dieron vida. Pronto esas dudas quedaron disipadas. Santos está muy bien como Areta, siendo un más que digno sucesor de Landa. Pero quien sin duda me sorprendió para bien fue Muñoz. El que fuera intérprete de Un paso adelante, aprueba con nota, y espero que siga así en futuros papeles. Tal y como hiciera Rellán en los dos anteriores cracks, supone el alivio cómico en no pocas ocasiones, aunque también tiene ocasión para lucirse en un par de escenas dramáticas.

Aun así a la cinta hay que sacarle un par de peros. La primera es que Garci deja una trama secundaria coja, tranquilos que no os voy a reventar nada de la trama, aunque más o menos se deja entrever el destino de uno de sus protagonistas. Pero este argumento nos sirve para presentarnos, por si había alguna duda, a Areta como un tipo íntegro y que no se deja vender, por muy alto que sea el precio.

El segundo pero es una incongruencia de guión, o al menos eso me pareció entender. En un momento determinado de la cinta, Areta y el abuelo se reúnen, y una vez más se dejan entrever los motivos que llevaron al ahora detective a su salida de la policía. Si en El crack 2 se nombraba una investigación, ahora Garci y su guionista nombran el caso Almería. ¿Mala memoria de Garci, fallo de guión, no quiere dejar claro el verdadero motivo?

El tercero es que esta cinta toma elementos del crack uno y dos. El personaje interpretado por Andoni Ferreño recuerda al interpretado por Manuel Tejada, el inicio de la cinta con la partida de mus recuerda al del crack dos y lo que pasa después recuerda, y mucho, a los impactantes principios de los primeros cracks.

Con esto Garci no solo se homenaje a sí mismo y a sus cintas más famosas, sino que también lanza unos guiños a los seguidores de las mismas.

Pero son un par de detalles sin importancia, que no tienen por qué dejarnos de disfrutar una vez más de uno de los mejores personajes que ha dado nuestra filmografía negra. Si os gustaron los anteriores cracks, no lo dudéis y ved esta precuela. Seguro que no os arrepentiréis.





Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.