18 agosto 2017

La torre oscura









Título: La torre oscura
Título original: The dark tower
Dirección: Nikolaj Arcel
País: USA
Actores: Idris Elba, Matthew McConaughey, Katheryn Winnick, Abbey Lee, Tom Taylor, Jackie Earle Haley, Nicholas Hamilton, Fran Kranz, Claudia Kim, Michael Barbieri, José Zúñiga, Alex McGregor, Dennis Haysbert
Año: 2017
Duración: 95'
Crítico colaborador: Tita Cortés

Valoración:


“Tall, dark and handsome is about to crash this party” es una introducción pistonuda para Idris Elba que creo que debería utilizarse a partir de ahora siempre para su persona independientemente del momento y el lugar. Ese derroche de creatividad es uno de los varios atractivos del personaje de McConaghey. El segundo es la combinación de abrigo largo + pechito al aire + calles de Nueva York de fondo que dan la sensación de que está como en un anuncio de una colonia, lo cual de alguna forma no desentona del todo, puede que porque se trata de McConaghey.

Elba por su parte luce su habitual sex appeal, aunque no han sabido aprovechar en su personaje el rollo pistolero Han Solo/Blade. Este por lo general exhuma molonería por defecto, pero el semblante atormentado del pobre “gunslinger” apaga un poco el atractivo del personaje. Lo cual no quita que tener a un actor negro interpretando un personaje canónicamente blanco (el cast de Idris Elba dio que hablar entre los fans de la novela original) rompa admirablemente con el monocromático blanco de Hollywood.

El tráiler presagiaba una pifiada total, pero solo ha sido una pifiada meridiana. Aunque ya sabes lo que dicen: que algo sea malo no significa que no te pueda gustar. Y que algo sea bueno no significa que te tenga que gustar. En este caso hablamos de lo primero. Las buenas noticias son que cuenta con música de Junkie XL (‘Batman VS. Superman’, película en la cual el tema “Is she with you?” que da paso a Wonder Woman es de las pocas cosas que merecen la pena del film) y sale Katheryn Winnick (Vikings) así que no todo está perdido. Además de una fotografía excepcional y unos efectos francamente buenos, cuenta con golpes de humor bien situados que hacen que no sea pesada.

El resultado es una paradoja porque, por una parte, como historia de mundo-en-peligro-salvado-por-un-niño sirve a su propósito. Pero por otro lado, el sello “Stephen King” sienta unas expectativas que el desarrollo de la película no cumple. Esperas más del rey de la novela de terror, y por muy simpática que resulte la amistad entre el héroe gruñón y el pequeño tesorito, no deja de ser una historia que podía haber hecho cualquier otro (y que, de hecho, ya ha hecho algún otro).

Y al final, ¿quién es el protagonista? ¿El chaval o el pistolero? Porque me dicen por el pinganillo que en los libros lo es el pistolero; el tráiler me lo confirma; y cuando llego a la peli tengo al chavalín arriba y abajo salvando al mundo y tal. Me parece a mí que nos hemos liao un poco. Tom Taylor, que interpreta a Jake Chambers, le ha robado la película a Idris Elba, y con bastante maestría, todo hay que decirlo, pero se la ha robado y eso es así. A ver si pillan ya a Elba como James Bond y podemos verlo por fin protagonizando una película.



Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.
-->

17 agosto 2017

VALERIAN Y LA CIUDAD DE LOS MIL PLANETAS





Título original: Valerian and the city of a thousand planets
Dirección: Luc Besson
País: Francia
Actores: Dane DeHaan, Cara Delevingne, Clive Owen, Rihanna, Ethan Hawke, Herbie Hancock, John Goodman, Rutger Hauer, Kris Wu, Emilie Livingston, Aurelien Gaya
Año: 2017
Duración: 137'
Crítico: Harkness
Puntuación:






Vuelve Luc Besson, el franchute loco que desafió a Hollywood hace más de una década, en aquel intento por ofrecer un cine palomitero europeo capaz de competir con la todopoderosa industria del entretenimiento yanki, aún a costa de replicar sus códigos sin disimulo. Vuelve un hombre de cine, en definitiva. Alguien para quien la sutileza nunca ha sido la virtud principal, pero eso no le ha impedido ser etiquetado como “visionario” (un adjetivo hoy en día tan vendible como su cine), llevando alguna de sus películas la muletilla “...de Luc Besson” en el título, cual garantía de calidad y autoralismo (tal es el caso de su Juana de Arco, una versión de la vida de la santa sin mucho que ver con la de Dreyer ni con la de Robert Bresson... y jamás una letra de diferencia en un apellido marcó una diferencia tan abismal en dos creadores visuales, por lo demás, igual de franchutes).

Pero sobre todo, el bueno de Luc es conocido por ser el tipo detrás de El quinto elemento, ejercicio de sci-fi tan imaginativo como tronado, que fue masacrado sin piedad en el momento de su estreno, pero que poco a poco ha ido alcanzando un estatus de culto entre sus seguidores. Valerian y la ciudad de los mil planetas supone todo un retorno a ese cine exageradamente pulp y desprejuiciado. Se basa en Valérian y Láureline, un clásico del cómic europeo de finales de los sesenta, sobre una pareja de intrépidos agentes espacio-temporales cuyas aventuras transcurren en todo tipo de mundos fantásticos. Es decir, material muy apto para que este señor haga de las suyas y lo convierta en un delirio a la altura del que protagonizaron Bruce Willis y Milla Jovovich en 1997.





Estamos ante un espectáculo visual en toda regla, una película de blandiblup ambientada en el mundo de la piruleta donde el argumento es una nimedad, por momentos apenas una débil excusa para encadenar locuras y ocurrencias tan gratuitas como próximas a la genialidad. Abunda el detallismo visual, el gusto por el diseño cuidadoso de ambientes y criaturas, por construir visualmente un mundo, en definitiva, y por llenarlo de secuencias llamativas, aunque sean dignas de haberse metido un tripi en mal estado. Y es que, frente a un cine pajero dirigido a niñatos con adicción severa a la X-Box, el cine de Besson parece imaginado por un niño pequeño, es tontísimo, muy simple y de lo más inocentón... lo cual, por otra parte, no es malo, ya que se mantiene (al menos creo yo) una coherencia de estilo y de tono hasta el final. Si hubiera que poner ejemplos, yo diría que ésto sigue la estela de cosas como Flash Gordon y Barbarella, sin ir más lejos.

Lo peor que puedo decir es que los dos actores protagonistas (Dane DeHaan y Cara Delevigne, en la cresta de la ola ambos) son poco menos que un error de cásting, pues ella es una pedazo de modelo metida a actriz, con desiguales resultados, mientras que él no pega mucho con el papel de antihéroe cínico y vacilón... ambos son más bien inexpresivos, sosetes cual muñecos articulados de Mattel que hubieran cobrado vida repentinamente. Quién sabe si algo así era la intención primera de Besson. Otro punto criticable que señalaría es el plagiazo avataril que se marca nuestro amigo Luc... más sangrante en alguien que presume de ser un “creador de universos” con gran talento para la “imaginería visual” y todo eso que suele decirse.




Sin embargo, y frente al aluvión de malas críticas, mi opinión no deja de ser positiva, incluso muy positiva. Pues ante la borrachera de cinismo, seriedad y oscuridad que vivimos en la actualidad, frente a la idea de que cierto cine palomitero (¿alguien ha dicho DC?) debe poseer tales características para ser considerado “adulto”, “maduro” y “de calidad”, que desde luego es una absoluta falacia sostenida por idiotas pretenciosos que merecen morir lentamente, encuentro en Valerian una obra honesta y valiente, hecha por un tipo con las ideas claras y no por un puñado de ejecutivos en un estudio... de ahí que, por otra parte, esté imbuida del vértigo, de la personalidad, de la irregularidad incluso, que otros blockbusters tan correctos como ya rutinarios (ahora me refiero a Marvel) no tienen. Como pasa con toda propuesta arriesgada (al menos hasta cierto punto), prepárate para disfrutar como un gorrino en un lodazal si conectas con ella... de lo contrario, es probable que te resulte aborrecible del todo.







Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.

14 agosto 2017

The Defenders



Título de la serie: The Defenders
Crítico colaborador: Victor S



A finales de 2013 Marvel anunciaba que de forma similar a la estrategia llevada a cabo con sus películas, había llegado a un acuerdo con Netflix para un macroproyecto de televisión que expandiría el MCU mediante 4 series individuales de héroes urbanos que unirían sus fuerzas en “Los Defensores”. En estos años hemos tenido grandes éxitos (Jessica Jones y las 2 temporadas de Daredevil) y casos menos afortunados (Luke Cage e Iron Fist), aunque el futuro pinta prometedor tras haberse dado luz verde al spinoff de Punisher y a las segundas temporadas (3ª en el caso del cuernecitos) de las series ya existentes. Pero centrémonos en el presente. El próximo viernes 18 de Agosto se estrenan de manera íntegra los 8 episodios de The Defenders. ¿Estará a la altura de las expectativas? Por cortesía de Netflix y tras haber visto los primeros 4 episodios, paso a compartir mis impresiones.
 
Antes quisiera decir que me resulta difícil valorar una serie viendo la mitad de temporada, más aún cuando no es un formato de “caso de la semana” si no una única historia. Lo ideal sería analizar el piloto o esperar a la totalidad de episodios, evitando así opiniones precipitadas como en Luke Cage (con notas tremendas pese a que luego se desinflaba)) o Iron Fist (vapuleada y abandonada por muchos antes de que la trama empezase a dar respuestas). Respecto a los spoilers, no voy a hacer como tal, pero puede caer algún dato para dar contexto, o sobre las series que la preceden.

Todo comienza meses después del cliffhanger que tuvimos en Iron Fist. Uno podría pensar (yo mismo lo hacía) que al ser sólo 8 episodios enseguida tendríamos a los protagonistas reunidos y empezarían a llover los golpes. No es el caso. Para bien o para mal, a Netflix le gusta cocinar las cosas a fuego lento. El primer par de capítulos funciona como una especie de continuación de cada temporada individual, viendo en que situación está cada uno de los cuatro héroes y cómo se embarcan en tramas aparentemente inconexas (a Jessica se le ofrece un caso, Danny y Colleen siguen la pista de la Mano etc). Al ir avanzando la historia, los distintos frentes se van solapando unos con otros hasta que todos convergen de manera muy orgánica. Tiene mérito, ya que aunque las series compartían ciertos rasgos como el entorno urbano y la oscuridad/violencia, cada una tenía una personalidad y un tono muy dispares entre sí.

Haciendo énfasis en esto, los showrunners Doug Petrie y Marco Ramirez (Daredevil 2) han optado por mantener la estética y la paleta de colores de cada serie, de forma que por ejemplo en las escenas con Daredevil tenemos la habitual oscuridad, tonos rojos y contrapicados, mientras que en las de Luke predominan el amarillo, la cámara en mano o el hip hop sonando de fondo. El contraste es tan marcado que por ejemplo en el piloto solo con ver el plano de una escena, ya podemos intuir a quien va a pertenecer. Conforme la trama empieza a ser grupal, la fotografía se va volviendo más homogénea, salvo alguna excepción en la que el peso de la escena lo lleva alguien en concreto. Es un recurso de dirección que me ha parecido muy original. Pocas cosas tengo que criticar en el apartado técnico salvo que a veces hay transiciones muy de videoclip de los noventa (lo entenderéis cuando lo veáis), cierto abuso del travelling en algunas secuencias y el CGI es mejorable en algunos puntos.

Uniendo fuerzas

En el MCU estamos ya acostumbrados a la conectividad y que se vaya bebiendo de las películas previas, pero en Netflix de momento lo habíamos visto a pequeña escala (Turk y Claire básicamente). En Defensores al fin consiguen llevarlo a cabo: los secundarios de cada serie (Misty, Trish, Karen, Foggy etc) enganchando con arcos de otros personajes, flecos pendientes que se retoman o el unir conceptos tan dispares como pueden ser el ambiente de Harlem de Luke con tramas de K´un-Lun sin que el resultado chirríe. Obviamente el haber visto todas las series previas hace que la experiencia sea más completa, pero los guionistas procuran que a través de diálogos y exposición al menos se pueda seguir el hilo básico sin perderse.

Los trailers ya dejaban entrever una adaptación libre del cómic “Tierra de Sombras” y mostraban que el peligro a gran escala al que debe enfrentarse el grupo es la Mano (buen trabajo a la hora de encajar todo lo que hemos visto sobre ellos e ir expandiéndolo), encabezada por una Elektra resucitada y por Sigourney Weaver como villana principal. Su personaje, Alexandra, continúa en la línea de buenos antagonistas que nos ha dado Netflix, siendo una mujer de negocios refinada, con mucha templanza y enigmática. Si bien no es que sea memorable de momento, Weaver tiene suficientes tablas como para jugar con ese halo de misterio sobrenatural y que mi interés se mantuviese siempre que aparecía en pantalla.

Terapia de grupo

Otro punto fuerte es las dinámicas entre personajes. Con personalidades y antecedentes tan distintos el terreno está sembrado para que haya ciertos momentos de ligereza, bromas y pullas de unos a otros. Este cambio ocasional de tono a veces se recalca con escenas bien iluminadas o a plena luz del día. Los roles están claramente definidos: Matt con problemas de confianza y prefiriendo hacer las cosas por su cuenta, Jessica haciendo gala del sarcasmo y su cinismo sin ninguna intención de ser una superheroína, Luke tratando de asimilar todo y poner cordura; y por último Danny feliz con la perspectiva de tener compañeros con poderes. La serie gana cada vez que todos están en la misma habitación, y es gracioso ver cómo pese a las reticencias de cada uno, se ven obligados a estar juntos. Otra ventaja clara de que la serie sea de grupo es que los minutos se reparten y si tienes algún personaje que no termina de calarte, los otros pueden compensarlo.

 
Los actores ya están hechos a sus papeles y hay buena química entre ellos, destacando a Charlie Cox con Krysten Ritter y Mike Colter con Finn Jones. Los intercambios dialécticos y las pullas son constantes y en todas direcciones, siendo Danny aún así el blanco habitual. Hablando de este último, más de uno que decidiese no ver Iron Fist y pensase que su individual era un mero trámite y que en Defensores pasaría desapercibido quizá se sorprenda (o se disguste) al comprobar que junto a Daredevil es básicamente el protagonista de la serie, ya que la historia principal viene de las series de ambos. Con razón Finn Jones dijo en su momento que Defensores puede considerarse su temporada 1.5.
Falta le hacía, porque algunos fallos importantes de planteamiento en su serie (culpa del ahora ex-showrunner Scott Buck), Danny Rand necesita un empujón para poder ganarse al público: en su individual era quizá el personaje menos interesante del elenco y a veces llegaba a ser cargante. Los showrunners de Daredevil manejan mejor su arco y su caracterización. Tras pasar meses desenvolviéndose en la civilización, el personaje es más sereno, ha madurado y es capaz de reírse un poco de sí mismo. Sigue siendo impulsivo y arrastrando algún trauma, pero ya no se comporta como un psicótico con rabietas constantes ni es ingenuo hasta el punto de parecer tonto. Veremos si con la segunda mitad de temporada continúa mejorando y crece de manera similar a lo que le ha ido pasando al Capitán América.

A partir piernas

En el apartado de acción hay novedades. Como nuevos coordinadores de stunts tenemos a Chris Brewster (doble habitual de Daredevil) y Matt Mullins, que realizan un trabajo notable y en la línea de lo que podemos ver en su serie individual. Cada uno de los héroes tiene un estilo definido y pese a que en la primera mitad no he podido ver demasiado a todos a la vez, aprovechan bien las posibilidades en cuanto a combos y poderes. Luke y Jessica son algo toscos porque muchas escenas las realizan los actores y la superfuerza da pie a que no haga falta coreografiar demasiado sus segmentos, mientras que Daredevil tiene los planos más vistosos (ventaja de tener al doble disfrazado). Respecto a Danny, en su serie salvo alguna escena puntual de los últimos capítulos, de “Arma Viviente” tenía poco más que el título. Como fan suyo me alegra decir que aquí se nota que Finn Jones ha estado entrenando y que los directores nuevos son mucho más competentes. Hay una escena contra varios enemigos que me alegró porque era ya más cercano a lo que cabría esperar del personaje.

Conclusión

The Defenders se toma su tiempo para establecer las relaciones y crear la dinámica pero es un buen cóctel de acción, entretenimiento superheroíco y diversión. Fans y espectadores medios deberían poder disfrutarla sin problema, salvo que se tenga aversión a temas más comiqueros como ninjas-misticismo o no hayan gustado las series anteriores. Yo ahora mismo estoy satisfecho, en el notable. Pero como dije al principio, es mejor esperar a valorar el conjunto. Lo bueno es que siendo 8 capítulos y con las piezas ya colocadas, la segunda mitad podría ser muy intensa.

La respuesta, a partir del 18 de Agosto.



Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.

02 agosto 2017

El rey Arturo: la leyenda de Excálibur



Título: El rey Arturo: La leyenda de Excálibur
Dirección: Guy Ritchie
País: Uk
Actores: Charlie Hunnam, Jude Law, Eric Bana, Hermione Corfield, Astrid Bergès-Frisbey, Djimon Hounsou, Geoff Bell, Aidan Gillen, Michael McElhatton, Annabelle Wallis, Mikael Persbrandt, Kingsley Ben-Adir, Freddie Fox, Craig McGinlay, Tom Wu, David Beckham, Neil Maskell, Bleu Landau, Rob Knighton, Tom Metcalfe, Daniel Harland, Peter Stacey, Nigel Murfitt, Chris Marchant
Año: 2017
Duración: 120'
Crítico: Blueberry
 



Valoración:





Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.

20 julio 2017

Spiderman: Homecoming






Título: Spiderman Homecoming
Dirección: John Watts
País: USA
Actores: Tom Holland, Robert Downey Jr, Michael Keaton, Marisa Tomei, Jacob Batalon, Zendaya, Jon Favreau, Tony Revolori, Laura Harrier, Angourie Rice, Kenneth Choi, Michael Barbieri, Logan Marshall-Green, Donald Glover, Tyne Daly, Martin Starr, Hannibal Buress, Abraham Attah, Michael Mando, Bokeem Woodbine, Jona Xiao, Chris Evans, Gwyneth Paltrow, Tiffany Espensen, Garcelle Beauvais
Año: 2017
Duración: 133'
Crítico: Blueberry




 Valoración:














Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.

14 julio 2017

Castlevania: La serie


Titulo: Castlevania
Año: 2017
Plataforma: Netflix
Nº Capitulos: 4
Crítico: Blueberry
Valoración:






Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.

26 junio 2017

Colossal










Título: Colossal
Dirección: Nacho Vigalondo
País: USA
Actores: Anne Hathaway, Dan Stevens, Jason Sudeikis, Austin Stowell, Tim Blake Nelson, Agam Darshi, Hannah Cheramy, Christine Lee
Año: 2016
Duración: 109'
Crítico colaborador: Tita Cortés

Valoración:





No sé qué se ha fumado Vigalondo pero que se lo pase a Michael Bay, porque para 3 minutos que ha salido el único robot de su película, le ha cundido más que a Bay las dos últimas de Transformers.

Nacho Vigalondo se ha preguntado qué pasaría si mezclaras Godzilla, El Día de la Marmota y un fin de semana de fiesta de esos de los que te tienen que hablar tus colegas porque ibas demasiado perjudicado/a y la memoria ha ejecutado un protocolo fantasma. Y para ambientar las desventuras de la Hathaway, música epiquísima de Bear McCreary (Black Sails, Outlander). Qué más se puede pedir.

Colossal nos da bestias y robots de una forma alternativa al clásico que ya conocemos de sobra y que muchos han intentado (y siguen intentando, véase Pacific Rim y secuela) renovar y reciclar: a menudo sin éxito (para qué ese reboot de Godzilla -2014- diosito, PARA QUÉ). Puede que sea, incluso a pesar de la alusión a la bestia japonesa, la película más original que he visto últimamente. Alusión que por lo visto le ha sentado fatal a la productora dueña de los derechos del dinosaurio mutante, por cierto.

Esta extraña tragicomedia es un tributo a los monstruos: tanto a los fácilmente reconocibles del cine de culto japonés (en este caso a la inconfundible figura de Godzilla como protector de la humanidad), como a los humanos. A los monstruos que conocemos, que enfrentamos: a los que somos.

No tiene el aire retro, tan cotizado últimamente, que le dio Del Toro a sus kaijus ni los efectos especiales que les pone Bay a sus autobots: pero no le hace falta. Porque no sé vosotros, pero yo ni conozco autobots ni he visto un kaiju en mi vida: sin embargo, personajes como los de Hathaway y Sudeikis he visto a montones. Y ese es el auténtico secreto de esta película. Conoces a sus héroes y sus villanos. Puede que seas uno de ellos. Y puede que ni lo sepas.

Por su parte, Anne Hathaway (El diablo viste de Prada) y Jason Sudeikis (Saturday Night Live) han vuelto a demostrar que ser actor de comedia no limita tu registro, sino que en muchos casos es todo lo contrario. Tener cara de acelga todo el tiempo es muy fácil. Hacer reír, eso es lo difícil. Y una vez que le has cogido el truco, ya puedes hacer cualquier cosa. Destaca Sudeikis, con su cara de majete, sus camisas de franela y su actitud de buen tipo. Este es el auténtico aporte de la cinta. Su contribución al cine de ciencia ficción es mínima: robots ya hay muchos (para ya Michael Bay, por Thor te lo pido), y que Godzilla era en realidad un salvador y no un destructor ya nos lo han contado. Pero en cuestión de personajes con fondo, que sean más de lo que aparentan darnos masticado desde el principio, tiene un par de lecciones que dar.

En resumen: que no me echaba unas risas tan tontas desde hacía tiempo.



Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.


25 junio 2017

Wonder Woman







Título: Wonder Woman
Dirección: Patty Jenkins
País: USA
Actores: Gal Gadot, Chris Pine, Robin Wright, Connie Nielsen, David Thewlis, Danny Huston, Elena Anaya, Lucy Davis, Ewen Bremner, Samantha Jo, Saïd Taghmaoui, Lisa Loven Kongsli, Florence Kasumba, Mayling Ng, Emily Carey, Doutzen Kroes
Año: 2017
Duración: 141'
Crítico: Blueberry






Valoración:










Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.

22 junio 2017

Baby driver










Título: Baby driver
Dirección: Edgar Wright
País: USA
Actores: Ansel Elgort, Lily James, Jamie Foxx, Jon Hamm, Kevin Spacey, Eiza González, Jon Bernthal, Ben VanderMey, Thurman Sewell, Allison King, Lance Palmer, Keith Hudson, Patrick R. Walker, Hudson Meek, Troy Faruk
Año: 2017
Duración: 115'
Crítico colaborador: Daniel Pérez

Valoración:





Cuando parecía que Hollywood no tenía más que precuelas, secuelas, reboots y demás adaptaciones y refritos en el gran saco de películas "palomiteras" al que nos tiene acostumbrados su industria, llega Edgar Wright para escribir y dirigir la que posiblemente sea la película "palomitera" más original que hemos visto en mucho tiempo.

El director de Scott Pilgrim contra el mundo demuestra como hizo entonces un gran cuidado a la hora de dotar a la música no solo del protagonismo merecido si no de la capacidad de definir el ritmo interno y externo de la obra, un ritmo frenético que no deja minuto para el descanso. El montaje radicalmente rítmico funciona a la perfección con una película que ofrece puro entretenimiento aprovechando a su favor y con mucho estilo los clichés ya conocidos de los géneros de acción y crimen.

B-A-B-Y de Carla Thomas, Easy de The Commodores o Never Never Gonna Give Ya Up de Barry White son algunos de los temazos clásicos que nos acompañan en esta frenética aventura de persecuciones, tiroteos y sobre todo humor, porque Baby Driver al final funciona como una comedia rebajada con acción, crimen y romance. Si algo consigue esta película es demostrar que a veces y solo a veces el dicho "quien mucho abarca poco aprieta" puede estar equivocado; Al igual que encontramos una riqueza musical enorme entre los más de veinte temas que forman la música del film, encontramos una riqueza audiovisual equivalente entre sus 120 minutos de metraje.

A medio camino entre las absurdas persecuciones de The Blues Brothers y la épica retro de Drive, con un cuidado y agileza en el diálogo digno de Tarantino y un retrato de los personajes al más puro (y británico) estilo de Guy Ritchie, no hay nada que Baby Driver haga mal. La acción frenética y bien rodada alcanza niveles épicos con un concienzudo montaje de imagen y sonido idóneo para una película que tiene la música como principal protagonista. No tan relevante como el sonido pero también destacable, la dirección de fotografía se hace notar por el buen uso del movimiento y por la sabia decisión de rodar en analógico, las sensaciones que nos imprima la música del filme se realzan aún más con ese cálido y placentero grano que destaca en el 35 mm.

El elenco se mantiene al nivel de las expectativas con un Kevin Spacey, Jon Hamm o Jamie Foxx en la buena sintonía que nos tienen acostumbrados y un Ansel Elgort que despues de pasar por el maltrecho remake de Carrie o la saga Divergente demuestra estar a la altura de una película con bastantes más aspiraciones y personalidad que las anteriores.

En lo que a puro entretenimiento se refiere, Baby Driver es de lo mejorcito que tiene que ofrecernos el cine convencional, una película que tanto gusto da ver como escuchar, una propuesta para casi todo el mundo pero manteniendo una marcada personalidad, indiscutiblemente comercial pero con voz propia, una emocionante y divertida aventura criminal al ritmo de Beck, Blur y Queen.




Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.

-->

Mi vida entre las hormigas




Equipo técnico
Duración: 96'
Redactor: La Perra Verde

Ser o parecer, es lo que diferencia a la gente auténtica de la que vive en el postureo.


Corrían principios de los 80 y surgieron muchas bandas que parecían duros subversivos, ese tipo de gente que no te gustaría encontrarte en un callejón y que enarbolaban en mayor o menor medida bajo el amparo de guitarras distorsionadas, un discurso de libertad y rebeldía.
Con los años nos enteramos que la mayoría eran "señoritos bien" con grandes casas en la Gran Vía que con el paso del tiempo (poco tiempo) volvieron a su comodidad burguesa y quitaron en general cualquier rastro de política en sus letras para centrarse en el pop comercial, una vez se pasó la moda de la movida madrileña y eso de ir con chupas de cuero y pelos punkys ya se les hacía desfasado.

Entre ellos, sí había unos cuantos grupos de origen infinitamente más humilde que "sí lo eran", cosa que a mi criterio y después de ver el documental, no tiene porque ser algo loable o positivo ni mucho menos.

Portada creada por la artista Ouka Oleele. Extraída de aquí


Poneros en antecedentes del grupo Ilegales sería absurdo, ya que la función del documental es hablarnos de ellos desde sus pre-inicios hasta el día de hoy, mostrándonos decenas de fotos, vídeos de conciertos en TV y directos y muchas entrevistas con miembros de todas las épocas de la banda y diversas personas que colaboraron de una u otra manera con ellos a lo largo de los años (productores, pipas, periodistas musicales, etc). Así que me centraré en la figura de "Jorge Ilegal", único cantante del grupo, y que hará de hilo conductor de toda la información presentada.

Jorge Martínez (del que a lo largo del documental descubrimos que no era un chico de baja clase precisamente) es un hombre con un extraño carisma, que no puede pasar de 0 al 100 porque rara vez baja de 50. Sobre todo en su juventud, ya que ahora se le ve más centrado y relajado (aunque "de aquella manera") veíamos a una persona que pasaba de estar filosofando de la vida, lo humano y lo divino a liarse a hostias (hablando en plata) por los motivos más peregrinos, o meterse en grandes peleas grupales por defender a un miembro de su equipo técnico en plan "a la manada no se la toca", evocándonos películas como Trainspotting o cualquier película de moteros y rockeros americana de los 50-60-70 y principios de los 80, donde las tribus urbanas estaban muy definidas y diferenciadas y se odiaban entre sí, como los mods, los punks o los hippies. Con la diferencia de que todo lo que Jorge y amigos contaban, es verdad y sucedió en España.

Resulta bastante perturbador ver como la gente ríe y aplaude las historias que Jorge nos va narrando, que van desde el "me metí a robar en una farmacia" a "y a este sí recuerdo que le pegué sin motivo, sólo por buscar pelea" pasando por un testimonio en primera persona que nos cuenta: "me equivoqué en una sonorización, vino y me dio un cabezazo, ya no me volví a equivocar más, je je je je", todo lleno de condescendencia y justificaciones por parte del resto del palo "él es así"... O yo estoy muy mayor y abuela Cebolleta, o algo se me escapa, ya que esta actitud la había notado antes de ver el documental, en alguna entrevista de radio.
Puedo entender que alguien tenga una personalidad que te cautive y de la cual valores más lo bueno que lo malo, pero ¿aplaudir y reírse a mandíbula batiente de robos y agresiones gratuitas? No sé, quizá es como cuando pasan X años y puedes empezar a hacer chistes de X desgracia sin que pase nada, como cuando se empezaron en su momento a hacer chistes y parodias del nazismo, quizá hoy en día han pasado los suficientes años (y Jorge parece no repetir patrones de forma habitual) como para que todo pueda ser relativizado y tomado a chanza.

El documental es muy interesante y nos presenta la visión de una parte del punk-rock que no ha sido tratado apenas, que no surgió en Madrid, que tenía letras agresivas que venían de la experiencia y que vivió los 80 al límite y que contra todo pronóstico, sobrevivió. Tanto conceptualmente, como a nivel humano. El grupo consiguió sobrevivir a las drogas (muchas) y ha conseguido llegar hasta nuestros días con una base de fans tan sólida como para poder financiar este documental mediante crowdfunding.



Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.

19 junio 2017

Entrevista a The Game Kitchen, los creadores de Blasphemous.



Saludos Somieres nuestros, para variar un poco, no os traemos esta vez ninguna reseña de película o videojuego, esta vez hemos conseguido una pequeña entrevista con los desarrolladores del proyecto de Blasphemous, de el cual nosotros somos mecenas.

Para quién no conozca que es Blasphemous, os comentaremos que es un juego desarrollado por el estudio sevillano, The Game Kitchen, que ha sido financiado mediante campaña de Kickstarter con un éxito casi arrollador, llegando a recaudar la friolera cifra de mas de 260.000 dolares, de los 50.000 que pedían, convirtiéndose en el kickstarter español mejor lanzado.



El concepto del juego: es un plataformas 2D Hack and Slash, con estilo pixel art, donde una de sus grandes características es el diseño artistico, inspirado en la cultura cristiana, su arte y folclore, todo ello retorcido y degenerado dando una estética enferma y sórdida a la par que llamativa, y con un violencia y un gore que es delicioso.



En El gabinete del Dr. Somier hemos conseguido hablar con Mauricio García, productor y CM de The Game kitchen y os traemos la entrevista a continuación:


1- La primera pregunta, ¿Cómo se os ocurrió la idea de Blasphemous?

Después de The Last Door necesitábamos un cambio radical, no solo creativamente sino a nivel de negocio también. Un proyecto abierto a un público más amplio y menos de nicho como en The Last Door. Después de trabajar en varias propuestas, ésta de Blasphemous fue la que más acorde nos parecía con la nueva etapa que estábamos a punto de empezar.


2- Decís que es un juego 2d oscuro, violento y plataforma no lineal. ¿ Que tipo de retos vamos a encontrar los jugadores cuando tengamos Blasphemous en nuestras manos?

Se tratará de un juego 2D que pondrá a prueba nuestros reflejos y resistencia con un combate intenso, a medida que exploramos y nos perdemos en niveles que se conectan unos con otros de forma laberíntica.


3-La estética del juego en el sentido visual, es impresionante, ¿en la parte sonora va a ver referencias al folclore cristiano o va a ser un poco más centrado en otro campo?.

El proyecto está todavía en una fase muy temprana y estamos trabajando en ello para que el apartado sonoro encaje de la mejor manera posible.



 
4- Sobre la historia del juego, ¿Os ha sido complicado dar vida a este retorcido mundo cristiano-grotesco y a la par decadente de Orthodoxia?

Si, todo el trabajo creativo es complicado pero trabajando duro, buscando referencias y estando siempre abierto a nuevas cosas al final todo va saliendo. También por otro lado estos temas nos vienen de nuestra cultura local, lo tenemos dentro por así decirlo

5- Esta pregunta es un poco especial, ¿Tenéis miedo de la polémica, por la temática cristiana sórdida y bastante “blasfema” que presenta el juego?

Nunca se sabe que puede pasar. Pero nosotros no estamos haciendo el juego para ofender a nadie, sino todo lo contrario, usamos esta temática de manera artística, y si así se conoce fuera de españa pues mucho mejor.

6- Sobre la campaña de Crowfunding, conseguisteis la financiación en menos de 24 horas, ya habéis conseguido casi un 500% de financiación ¿que se siente al haber batido el récord de financiación patrio? ¿Os esperabais semejante recepción? ¿Como os sentís en estos momentos?

No esperábamos para nada dicha recepción. Ha sido toda una sorpresa. Lo que sentimos es una mezcla de euforia, agradecimiento, apoyo de mucha gente pero sobretodo un gran sentido de la responsabilidad que ahora hemos adquirido para con el público y los mecenas de la campaña.



7- La gente que tardíamente, os ha descubierto y no puede participar en crowdfunding. ¿Como os puede seguir ayudando?

Estudiaremos si hay alguna fórmula que permita a los que han llegado un poco tarde sumarse a la campaña una vez cerrada. En cualquier caso, estableceremos mecanismos para que los fans puedan seguir el desarrollo con independencia de cuando se hayan enterado de la existencia del juego.

8- Las versiones confirmadas son PC, XBOX ONE, PS4 y SWITCH,digital, mi pregunta es si
¿Tenéis pensado sacarlo por formato físico?

Si, vamos a intentar por todos lo medios que el juego salga en formato físico, y si acaba pasando, casi seguro será después de la campaña, daremos a nuestros backers la oportunidad de actualizarse de copia digital, a copia física.

9- ¿Para cuando tenéis estimado sacar el juego?

Para principios de 2019.

Eso es todo. Muchas gracias y muchísima suerte.

Muchas gracias a vosotros! Un abrazo!


Desde aquí, el staff del Dr. Somier os desea muchos ánimos y mucha suerte con el proyecto, aún tenéis los que no lo hayáis hecho, la oportunidad de apoyarles en su campaña de kickstarter que esta ya en sus horas finales.



                                               "Apoyadles o ya sabéis lo que os pasará"



Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.