El musical "Flashdance" llegará a Valencia en octubre



El musical "Flashdance", basado en la clásica película de los 80, llegará a Valencia el 17 de octubre, y se representará en el Teatro Olympia hasta el 3 de noviembre.
Se pueden adquirir las entradas desde 32€ + GDG. Además, la web del teatro ofrece distintos tipos de descuentos, tanto a personas individuales como a grupos.

Flashdance cuenta la inspiradora historia de Alex Owens, una chica de 18 años, soldadora de día y bailarina exótica de noche, que sueña con ir a la prestigiosa Shipley Dance Academy y convertirse en una bailarina profesional. Cuando se ve inmersa en una complicada historia de amor, y a riesgo de ser eclipsada en su carrera, Alex supera todos los obstáculos que se encuentra en el camino y demuestra que nada le impedirá alcanzar sus objetivos.
El musical, basado en la película de Paramount Pictures (guion de Tom Hedley y Joe Eszterhas e historia de Tom Hedley), es un alegato a la superación personal, al poder de aferrarse a los sueños por encima de todo, a la fe sin límites. Además, recupera aquellos temas musicales tan conocidos mundialmente y que han sonado miles de veces en todo el planeta, pero añadiendo también sonidos más actuales y modernos que te harán vivir un auténtico concierto en directo y conquistarán a todas las generaciones.
Los números de baile, coreografiados por la reconocida Vicky Gómez, son exigentes y complejos. Incluyen estilos de street dance y urbanos como el popping o el locking, homenajeando al break dance, fenómeno de la época. Asimismo, tiene acrobacias muy potentes jamás vistas antes en un musical en nuestro país.
La escenografía cuenta con varios cuerpos estructurales metálicos móviles a dos alturas y con movimientos de escena muy coreografiados que el propio elenco convierte en diferentes localizaciones, consiguiendo así un espectáculo muy dinámico y propiciando transiciones ligeras, a las que el público está muy poco acostumbrado en teatro. La estética es inevitablemente ochentera y de aspecto muy industrial, evocando así un Pittsburg de los ochenta, donde la utilización de humo y pirotecnia fría dan gran espectacularidad.






Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.

Padre no hay más que uno











Título: Padre no hay más que uno
Dirección: Santiago Segura
País: España
Actores: Santiago Segura, Toni Acosta, Silvia Abril, Leo Harlem, Anabel Alonso, Pepa Charro, Wendy Ramos, Fernando Gil, Goizalde Núñez, Luna Fulgencio, Martina D'Antiochia
Año: 2019
Duración: ?
Crítico colaborador: Yolanda (@Mami3.0)

Valoración:




Nos llena de orgullo y satisfacción anunciar que desde esta crítica, colaboraremos puntualmente con el blog sobre maternidad "Mami3.0" ¿Y cómo es eso? pues Yolanda, fundadora del blog y hermana de nuestro colaborador habitual Warriors77 de Cinefagia80, se ocupará cuando pueda de las "películas familiares", para darnos una visión distinta sobre este cine, más cercana a lo que unos padres pueden desear saber, como: "¿Será una película apta para niños muy pequeños o se aburrirán?", "¿Será muy infantil o me gustará también?".
Desde este prisma, Yolanda nos desgranará los films.
Bienvenida a nuestra familia, donde ya estaba parte de la tuya.

___________________________________


Os contaré una cosa, mi hermano mayor es un cinéfilo empedernido, gracias a él desde pequeña, he podido disfrutar de muchos géneros cinematográficos y una de mis películas favoritas era “Padre no hay mas que dos” de Andrés Pajares y Fernando Esteso: padres separados que tienen que hacerse cargo de una buena tropa de hijos. Siendo Santiago Segura otro gran cinéfilo y amante del cine español de antes y sus actores (recordemos cómo recuperó a Tony Leblanc en sus películas de Torrente), me pregunto, salvando las distancias y diferencias y empezando por el título que es similar……. ¿Será la nueva película de Santiago Segura un guiño, un remake modernizado o un homenaje a estos actores y a aquel maravilloso film?

En "Padre no hay más que uno", Santiago Segura y Toñi Acosta son padres de 5 hijos, él, adicto al trabajo, y ella madre entregada al cuidado de la casa y los hijos, a parte de su trabajo. ¿Qué ocurre cuando esa madre, harta de la rutina y un marido “sabelotodo” que piensa que el cuidado de los niños esta “chupado”, decide darse un merecido descanso y se marcha una semana de vacaciones?

Bajo esta premisa,  a partir de entonces vamos a disfrutar en clave de humor y sarcasmo, de un padre que descubre la difícil tarea de ser papá 24 horas al día, mezclada con la adolescencia, la rebeldía, las rabietas y las interminables preguntas de cada uno de sus hijos, los colegios, las mamis del cole, extraescolares ……. Y nos iremos metiendo en un día a día caótico y en un ¿qué mas les puede pasar? Pero lo más importante es que tanto padre como hijos pasan de ser prácticamente unos desconocidos a conocerse por fin de verdad.

La película cumple su cometido entreteniendo y llegando, con muchas alusiones a cosas sobre los tiempos que vivimos, al publico infantil y preadolescente (cabe destacar también que la actriz que da vida a la hija mayor es una conocida youtuber, que a mi hija le encanta, por cierto)

A parte del humor sarcástico, una de las cosas que más me han gustado, como madre de dos niños, es verme reconocida en muchas situaciones, así que creo que a los papis les va a gustar

Por último, uno de los alicientes que para mí tenía esta película es que varias escenas están rodadas en Guadalajara, mi ciudad (compartiendo exteriores con Madrid y Toledo), de hecho pude observar en directo como se rodaba una de esas escenas, y verlo en la gran pantalla, no os negaré que me ha hecho ilusión

En definitiva, una película que me recuerda al cine español de antes, en clave de comedia actual, perfecta para disfrutarla en familia una tarde de verano. 

Hasta la próxima peli 😉




Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.


Spider-Man: Lejos de casa





Título: Spider-Man: Lejos de casa
Título original: Spider-Man: Far from home
Dirección: Jon Watts
País: EEUU
Actores: Tom Holland, Zendaya, Jacob Batalon, Jake Gyllenhaal, Marisa Tomei, Michael Keaton, J.B. Smoove, Jon Favreau, Samuel L. Jackson, Cobie Smulders, Angourie Rice, Davina Sitaram, Martin Starr, Remy Hii, Tony Revolori, Numan Acar, Samantha Mishinski, Hemky Madera, Eric Patrick Cameron, Ruth Horrocks, Joseph Long, Jeroen van Koningsbrugge, Sonia Goswami, Peter Bankole, Emily Ng, Giada Benedetti, Hiten Patel, Bruno Bilotta, Michael de Roos
Año: 2019
Duración: 129'
Crítico colaborador: Antonio Ramón Jiménez Peña

Valoración:





Spider-Man: Lejos de casa. Del ingenio y otras carencias.

Spider-Man: Lejos de casa llegaba para cerrar una era en el Universo Cinematográfico Marvel, tal como se empeñó en recordar Kevin Feige en unas imágenes previas al visionado de la nueva película de nuestro amigo y vecino. Y esa, la tónica de la insistencia burda y la repetición, es la que conduce a la secuela de Homecoming a un fracaso maquillado de triunfo en su segunda mitad, que cambia de rumbo para intentar salvar los muebles de un ejercicio carente de imaginación y del carisma que Tom Holland y Jake Gylenhall se empeñan en dotar a unos personajes maniqueos en exceso. De hecho, el corte a la primera escena tras la animación de los créditos iniciales es hasta sintomático: pasamos de la imagen de Columbia Pictures con la mítica efigie que sostiene una antorcha que ilumina la pantalla a una estatua de piedra en una carretera que rápidamente es ignorada con un frenético paneo que sigue a un coche en el que se encuentran Nick Furia y Maria Hill. El destello y la luz de la figura original no sólo han desaparecido en el único intento de coherencia estética del filme, sino que, además, la escultura de piedra tiene apenas un segundo en pantalla antes de que nos traslademos al lugar donde John Watts prefiere situarnos: el de la acción frenética y constante, sin tiempo para la contemplación o la búsqueda de originalidad formal. El viaje de Peter Parker a Europa, culminación de esta falta flagrante de imaginación y del camino hacia la infantilización que Disney sigue promoviendo en las películas Marvel, no sólo coquetea la vergüenza ajena en su
concepción humorística, sino que, además, demuestra el poco ingenio de su director para planificar una secuencia en la que lo único que destaca es una cámara temblorosa y al hombro que no parece tener función más allá de cambiar el ritmo de la cinta hacia el videoclip.


El continuo ensalzamiento a Tony Stark, también en línea con la agresiva campaña de marketing del estudio sobre el nuevo Iron Man, no sólo desdibuja la verdadera asunción de la pérdida a la que se enfrenta Peter Parker, sino que, además, deifica al personaje que interpretó Robert Downey Jr. en pos de un fan-service rancio y conformista. Por suerte, Mysterio salva la situación durante el primer tramo, y se convierte, a excepción de la escena que divide la película en dos, en la única demostración de que aún quedan ideas en la casa del mismo nombre. El personaje de Gyllenhaal, además de tener una magnífica química con Tom Holland, protagoniza la mutación conspiranoica de la cinta en su segunda mitad, sembrando también una interesante reflexión sobre el artificio que bien podría achacarse a Marvel Studios en particular y a todo el audiovisual por el abuso de efectos especiales. Pareciera entonces que por fin Watts ha tomado la batuta, decidiendo, al menos desde sus planteamientos narrativos, la voz de su película, pero el atrevimiento llega tarde y a costa de destrozar el personaje de MJ, cuyas trazas de complejidad se desdibujan hasta convertirla en mero trofeo para el héroe salvador. El final de la cinta siembra, eso sí, un futuro movido para el Universo Marvel, brillante guiño mediante incluido en la escena ¿postcréditos? -interrogado aquí porque, aunque ocurre entre los créditos finales, suena más a desenlace de la propia película, a modo de cliffhanger, que a escena extra- en la que resuena el triunfo del bulo y el engaño. Tal y como el que la Casa de las Ideas nos ha intentado colar.




Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.


X-Men: Fénix oscura







Título: X-Men: Fénix oscura
Título original: X-men: Dark Phoenix
Dirección: Simon Kinberg
País: EEUU
Actores: Sophie Turner, James McAvoy, Michael Fassbender, Jennifer Lawrence, Jessica Chastain, Nicholas Hoult, Tye Sheridan, Alexandra Shipp, Kodi Smit-McPhee, Evan Peters, Scott Shepherd, Ato Essandoh, Brian d'Arcy James, Summer Fontana, Hannah Emily Anderson
Año: 2019
Duración: 116'
Crítico colaborador: JJ Bonal

Valoración: 





El viernes 7 de junio, la escuela de jóvenes talentos del profesor Charles Xavier se despide de la FOX con su última entrega. X-Men: Fénix Oscura, que sigue la estela de “Primera Generación”, “Días del futuro pasado” y “Apocalipsis”. Ambientada en los años setenta, los X-Men son enviados a auxiliar a los miembros de una fallida misión espacial. Sin embargo, en el transcurso del rescate, una fuerza cósmica desconocida entrará en el cuerpo de la joven Jean Grey, desatando consecuencias devastadoras.

La película cumple. Por desgracia, también sigue la estela de otras películas de superhéroes, que nos presenta un villano protagonista de una larga saga de los cómics (en este caso, la Fuerza Fénix), y que se nos finiquita en una única entrega. Ultron, Apocalipsis, Dormammu... Y ahora se une al club la fuerza psiónica.



El guión de Simon Kinnberg, (que también corre a cargo de la dirección), se centra en las sagas de Fénix y Fénix Oscura. Desgraciadamente a pesar de centrarse en esas dos sagas, la trama no es fluida, avanza a diferentes saltos bastante abruptos y no convence. Los personajes principales apenas tienen unas lineas y vemos una mezcla de angustia con ira por parte de Jean Grey, pero desde luego no una fuerza oscura que la vaya poseyendo poco a poco. Francamente, cabría esperar un mejor trabajo para un cierre de saga. Ojo, la película en si no es mala. La interpretación de Sophie Turner es correcta, (aunque queda eclipsada por el dúo Fassbender-McAvoy, cuya linea que separa el héroe del villano es más fina y difusa que nunca) también con correctos la fotografía, la musical o el enfoque. En general tiene todo lo necesario para ser una buena película. El problema es que te deja totalmente frío, y con la sensación de haber sido un desperdicio de tiempo. En cuanto al villano final, veremos una actuación absolutamente plana por parte de Jessica Chastain. Es imposible tomarse este villano en serio. Entre sosa y mediocre, a la altura del filme.

En mi opinión, si eres un gran fanático de las películas de los X-Men y los mutantes al que no importa más que los personajes, o te gustó su predecesora, podrás disfrutar viéndola. No obstante, en general no recomiendo verla fuera del día del espectador. Y si queréis disfrutar de una Fénix realmente oscura y movida por sus pasiones, tirad de hemeroteca y visionad “X-Men III, la decisión final”.

Enviáis a una cría a hacer el trabajo de una mujer. Y luego pasa lo que pasa... 




Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.


HELLBOY (2019)



Título: HELLBOY
Director: Neil Marshall
País: UK
Actores: David Harbour,  Ian McShane,  Milla Jovovich,  Sasha Lane,  Daniel Dae Kim, Thomas Haden Church,  Penelope Mitchell,  Sophie Okonedo,  Brian Gleeson, Kristina Klebe,  Alistair Petrie,  Ashley Edner,  Douglas Tait,  Bern Collaco, Mario de la Rosa,  Atanas Srebrev,  Michael Heath,  Ava Brennan,  Mark Basnight, Eddy Shore,  Tihomir Vinchev,  Anthony Delaney,  Vanessa Eichholz
Año: 2019
Duración: 120'
Crítico: Blueberry






VALORACIÓN:




Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.

Miracle Workers








Título original: Miracle Workers
Año: 2019
País: Estados Unidos
Dirección: Simon Rich (Creator),  Ryan Case,  Maurice Marable,  Jorma Taccone,  Dan Schimpf
Guion: Simon Rich, Cirocco Dunlap
Fotografía: Brian Burgoyne
Reparto: Steve Buscemi,  Daniel Radcliffe,  Geraldine Viswanathan,  Karan Soni, Sasha Compère,  Jon Bass,  Lolly Adefope,  Mike Dunston,  Caleb Emery,
Productora: Broadway Video / Studio T. Distribuida por Turner Broadcasting System
Género: Comedia
Estreno: 29 de Marzo en TNT
Redactor: Pagalitros
Valoración: 



Volvemos a la acción, con un nuevo estreno para la pequeña pantalla. Miracle Workers es una comedia que se podría decir que es divina, por lo menos por su temática. Estrenada hace un par de semana por el canal TNT, nos encontramos con una comedia donde sus caras más conocidas son Daniel Radcliffe (en un nuevo intento por hacernos olvidar a su Harry Potter) y Steve Buscemi, de regreso a televisión tras Broadwalk Empire, donde interpreta a Dios.

Dios (Buscemi) está aburrido y tiene una idea, la de crear una especie de restaurante rotatorio. Pero antes tiene que hacer algo que tenía pendiente desde hace tiempo, destruir la Tierra. Eliza (Geraldine Viswanathan) acaba de ser trasladada al departamento de plegarias, donde sólo trabaja Craig (Radcliffe), ante el cierre del departamento, le propone a su jefe que si es capaz de realizar una sola plegaria catalogada de "imposible" en dos semanas, la Tierra se salvará.


Esta es la premisa de Miracle Workers, una divertida y gamberra propuesta, que durante sus primeros episodios nos ha servido a modo de presentación de sus personajes, y su trama central. Habría que destacar a Steve Buscemi, como ese Dios despreocupado de todo, que en general tiene una serie de ideas innovadoras que, por una cosa u otra, está más interesado en la creación de su restaurante. Por otro lado, muestra también su lado vengativo, cuando ve por televisión a un cómico ateo.

Por si alguien se lo pregunta, nuestro Harry Potter, interpreta a un currito del cielo que no tiene amigos y está entregado por completo a su trabajo. Aunque la mayoría de las veces se dedica a buscar las llaves de la gente que se lo pide en sus plegarias. Con la llegada de Eliza, suponemos que tendrán más de un conflicto de intereses, ya que ella es todo lo contrario. 


Además tenemos a secundarios, como Sanjay, un ejecutivo pelota bastante estirado, que anteriormente trabajaba en el departamento de plegarias. No hace muy buenas migas con Craig y Eliza. Rosie, la secretaria de Dios, que evitará participar en cualquier tarea a la que su jefe le asigna. Y por último, Sam y Laura, la pareja de jóvenes que nuestros protagonistas tienen que unir para poder salvar a la humanidad.

La serie se basa en la obra What in God’s Name, escrita por Simon Rich, que es también el creador de la serie. En la producción ha participado uno de los grandes nombres de la comedia americana que es Lorne Michaels, el creador del mítico programa de televisión Saturday Night Live. Además de sus protagonistas, Buscemi y Radcliffe.


Con todo esto, Miracle Workers, es una serie que promete. Aquellos a los que les gustan las comedias con cierta mala baba, le deben de dar una oportunidad. 




Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.

Dragon Ball Super: Broly











Título: Dragon Ball Super: Broly
Título original: Doragon bôru chô: Burorî
Dirección: Tatsuya Nagamine
País: Japón
Actores: Animación
Año: 2018
Duración: 100'
Crítico colaborador: Salvilla

Valoración: 





Muchos de nosotros, entre los que me incluyo, en la banda sonora de su infancia incluirían el opening de las muchas variantes que existieron de la saga Dragon Ball. Incluso hasta aquella saga que seguro que se gestó después de un”A que no tienes coj...”, llamada Dragon Ball GT, la cual, aunque en su mayoría fue una broma de mal gusto, tuvo una saga dentro de la saga (sólo una, de las muchas que hubo) ciertamente aceptable: La del enano cabrón llamado Baby.

Quien más y quien menos, ha hecho un Kame Hame Ha (el que se inventó lo de Onda Vital, allá haya tenido que exiliarse a un país feo como un lunes al volver de vacaciones), se ha intentado convertir en Súper Guerrero, etc. Dragon Ball es sinónimo de una época. Y como estamos inmersos en la moda de la nostalgia (o traduciendo, recuperando viejas ideas porque no hay imaginación ni dinero para otra cosa) muchas viejas series intentan revivir aunque sea una milésima gota de las mieles del éxito que disfrutaron años, e incluso décadas atrás.

Dragon Ball no es una excepción. Después de una más que correcta vuelta con una película que introducía a un personaje a la altura de los más clásicos, siguió el retorno dentro del retorno, que no fue otra cosa que resucitar a un personaje que, aunque es para mí de los mejores de la saga, empieza a ser más aborrecible y cansino que los chistes de Millán Salcedo.


Todo personaje que venga después de mi será caca de la vaca, y lo sabes


¿Qué nos presenta esta tercera película? Pues sin ánimo de hacer spoilers, seré claro y directo: Tomarnos por gilipollas, ofrecernos una trama infantiloide que se pasa por el forro cierta parte de la historia del personaje que aquí nos ¿presentan? Todo esto sabedores de que en vez de estar atados a una hipoteca y de crear una prole, como personas de provecho… estaremos expectantes en la puerta del cine cual adolescentes ante un concierto de los Gemeliers.

La primera media hora es ciertamente salvable. Presenta la historia de los saiyajins. A pesar de que no dice nada que no supiéramos o intuyéramos (¿El Rey Vegeta un cabroncete? Quién lo diría) mostrando más o menos los orígenes del planeta Saiyan, el cual fue sometido más pronto que tarde por el ejercito de Freezer. Dicha media hora no es otra cosa que una burda estratagema para meter con calzador de nuevo al personaje anteriormente citado, que posteriormente si le hubieran puesto unos pompones en plan animadora a favor Broly, tampoco habría desentonado. Total, no aporta un carajo a la trama, y si no aparece, tampoco nadie lo echaría de menos. De veras, soy un acérrimo fan de dicho personaje, pero empieza a ganarse el título de cansino histórico.

Muchos otros personajes míticos de la saga, aparecen a modo de cameo innecesario y metido con calzador, siempre que quisieras meter un pie de talla 42 en un zapato de talla 38 (¿Alguien ha dicho Piccolo?)

Posteriormente, viene lo realmente interesante, y por lo que a todos nos gusta Dragon Ball: Las tollinas. La pelea tiene bastante ritmo, está animada de manera bastante decente, y a pesar de que repita la misma canción todo el rato, se hace amena. Cabe destacar también la animación. En algunos momentos, se nota de sobremanera (para bien) el ordenador, y en otras ocasiones es bochornosamente horrenda (momentos en los que los personajes no tienen NINGUNA expresión facial).

Todo se resuelve finalmente, de un modo muy dragonballniano. Al fin y al cabo es una serie infantil, y el final de ésta película le hace bastante justicia a tal hecho.

Conclusión: Diría que la película hará las delicias de los fans... pero ni eso. A mi parecer, la saga ya empieza a evidenciar signos de agotamiento. Que algo haya sido un fenómeno relevante, no justifica que tenga que serlo de manera perpetua.




Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.

Angie Tribeca




Título original: Angie Tribeca
Año: 2016
Duración: 24 min.
País: Estados Unidos
Creadores: Nancy Carell,  Steve Carell
Guion: Nancy Carell, Steve Carell, Marisa Pinson, Alex J. Reid, Ava Tramer
Música: Jim Latham
Fotografía: Tom Magill, Matt Sohn
Reparto: Rashida Jones,  Jere Burns,  Deon Cole,  Hayes MacArthur,  Andree Vermeulen, Chidi Ajufo,  Laura Bell Bundy,  Andreas Wigand
Productora: Carousel Television / 301 Productions / TBS Productions
Género: Comedia, Policíaco
Redactor: Pagalitros

Valoración:



Hoy el amigo Pagalitros viene a recomendaros una comedia que puede que haya pasado algo desapercibida, y que ahora con el estreno de su cuarta temporada, va siendo hora de comentar. Se trata de Angie Tribeca, creada por el actor Steve Carrell (el Michael Scott de The Office) y su esposa Nancy. Ambos recuperan la idea de usar el humor absurdo de Agárralo como puedas, con esta serie que se ríe de los típicos show policíacos de la actualidad al estilo CSI o NCIS.

La detective Angie Tribeca trabaja en el departamento policial de Los Angeles. Ahora le han asignado un nuevo compañero, Geils, con el que tendrá que investigar una serie de delitos que pueden estar relacionados con la desaparición de un antiguo amor de ella, el sargento Pepper. La pareja de detectives no estarán solos, contarán con la ayuda de los detectives Tannen y Hoffman, este último un pastor alemán. 


Lo primera que llama la atención, es el humor paródico de la serie, ya que en apenas sus veintipocos minutos pasan mil y un gags por un minuto. Aquel espectador que no este acostumbrado este tipo de humor, se llevará una grata sorpresa, ya que el guión trata de evitar el humor facilón (a base de escatología) que se suele hacer habitualmente en películas tipo Casi 300 o las últimas entregas de Scary Movie. Nos encontramos con bromas más elaboradas, e incluso algunas muy divertidas, tampoco falta alguna fallida (no son perfectos).

Además se ríe de los tópicos mil veces visto en este tipo de shows policíacos procedimentales. Donde nos encontramos con un equipo muy profesional, unos personajes que se ríen de los arquetipos (en el equipo de Angie tenemos, como no, al afroamericano graciosete) donde hay un jefe que no para de gritarles y donde los forenses tienen unos métodos muy particulares a la hora de dar con las pistas.


Como ya he mencionado, la serie no es perfecta, tras ver algunos episodios, el efecto de frescura y originalidad de las bromas desaparecen y en ocasiones sabes por dónde van a venir. Pero para sorpresa de todos, hay cierta continuidad que hace que te mantenga pendiente de lo que le suceden a nuestros protagonistas, y en especial a Angie.

Porque otro de los aciertos de la serie es contar con Rashida Jones (también vista en The Office), la cual se convierte en la versión femenina de Frank Drebin, el protagonista de la mencionada Agárralo como puedas. Su Angie es una intrépida detective, capaz de resolver cualquier caso, pero que tiene problemas a la hora de entablar una relación sentimental. A pesar que su compañero, Gails, desde el primer minuto se muestra más que interesado en ella.


El resto del reparto cumple de sobra, donde tenemos a ese teniente que no para de gritar y de decir cosas absurdas que interpreta Jere Burns (visto en mil series como Justified o Burn Notice), Deon Cole (visto en Black-ish) como el simpático del grupo, la doctora Scholls (pues sí, como la famosa marca de plantillas) o el simpático Hoffman, el agente canino más humano del departamento.

Además, en estas cuatro temporada se han dejado ver una gran cantidad de cameos y roles secundarios por parte de gente como James Franco, Lisa Kudrow, Alfred Molina, Bill Murray,  Nathalie Portman, Chris Pine, Heather Graham, Jon Hamm o Bobby Cannavale. Este último interpretando al hijo de nuestra de Angie. Nuestra protagonista, tras se ingresada en la cárcel durante 20 años, es de nuevo reclutada por una nueva unidad especial de crímenes.



Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.

Mirai, mi hermana pequeña











Título: Mirai, mi hermana pequeña
Título original: Mirai
Dirección: Mamoru Hosoda
País: Japón
Actores: Animación
Año: 2018
Duración: 100'
Crítico colaborador: Antonio Ramón Jiménez Peña

Valoración: 





Kun, un cascarrabias de 4 años de edad, es el protagonista de ‘Mirai, mi hermana pequeña’. La nueva película de Mamoru Hosoda es un relato fluido y discontinuo conducido por la percepción del pequeño en un nuevo evento de su vida: el nacimiento de su hermana Mirai. La mirada del niño, guía de la película, explica las fluctuaciones que afectan al relato en su estructura episódica, como recuerdos concretos de nuestra infancia que permanecen en nosotros y aparecen inconexos en nuestra mente, pero también a la convivencia entre realidad e imaginación, fundidos en un binomio inseparable.

El niño se convertirá, a través de un simbólico árbol que le servirá de modo de zona de despegue, en un viajero de sus fluctuaciones entre su vívido ingenio y su propia realidad, paseando por sus hojas a través de pasado, presente y futuro y, finalmente, entre recuerdo y verdad. No lo hará solo, pues como si de una navidad dickensiana se tratase, espectros de otro tiempo (su perro humanizado en el presente, su hermana desde el futuro y su abuelo desde el pasado) le acompañarán en un camino que le llevará, como al excéntrico Ebezener Scrooge, a conciliar su particular y odiada fiesta: su condición como hermano mayor.

El exceso de verbalización a lo largo de la película, demasiado explicativa en su tramo final, delata las intenciones de Hosoda, que con su séptimo largometraje prolonga la exploración que le obsesiona en su carrera: las relaciones interpersonales, desde la conciliación entre la niñez y la vejez en ‘Summer wars’ hasta las relaciones paterno-filiales en ‘El niño y la bestia’, pasando por la amistad adolescente en ‘La chica que saltaba a través del tiempo’ a la relación materna con sus hijos en ‘Los niños lobo’.

En ‘Mirai, mi hermana pequeña’, la preocupación temática principal es la relación entre hermanos, pero también hay reflexiones muy marcadas sobre la paternidad, la división de los cuidados o el trabajo doméstico del varón, exteriorizadas desde los padres de Kun. Sin olvidar otras cuestiones como el paso del tiempo, el recuerdo frente a la verdad e incluso las secuelas de la Segunda Guerra Mundial, que aún resuenan en la memoria japonesa. Hosoda construye la que es, hasta la fecha, su película más ambiciosa.



Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.


The Good Place

Título original: The Good Place
Año: 2016
Duración: 30 min.
País: Estados Unidos
Dirección: Michael Schur (Creador),  Dean Holland,  Payman Benz,  Tucker Gates, Drew Goddard,  Beth McCarthy-Miller,  Michael McDonald,  Trent O'Donnell, Morgan Sackett,  Tristram Shapeero,  Linda Mendoza,  Michael Schur,  Lynn Shelton, Rebecca Asher,  Julie Anne Robinson,  Jude Weng
Guion: Michael Schur, Megan Amram, Jen Statsky, Joe Mande, Dylan Morgan, Aisha Muharrar, Matt Murray
Música: David Schwartz
Fotografía: Barry Peterson, David J. Miller
Reparto: Kristen Bell,  Ted Danson,  William Jackson Harper,  Jameela Jamil,  D'Arcy Carden, 
Productora: Universal Pictures Television
Género: Comedia, Fantástico
Valoración: 


Como seguimos de sequía de preestrenos (¿algo huele a podrido en las distribuidoras?), continuamos hablando de la pequeña pantalla con otra serie, pero a diferencia de la recientemente comentada El método Kominsky, no se trata de un estreno.

The Good Place es una serie que ya lleva unas tres temporadas en antena. Empezó a emitirse en 2016, se ha llevado muy buenas críticas e incluso alguna nominación a premios y parece que tendremos una cuarta en breve. Está protagonizada por la televisiva Kristen Bell, vale ha hecho sus pelis pero para todo seriófilo será Veronica Mars. Le acompaña otro televisivo incombustible como el mítico Ted Danson (Cheers, Bored to Death, C.S.I. Las Vegas).


¿De qué va este buen sitio? En ella, Kristen interpreta a Eleanor, una chica de Jersey, que tras morir por una serie de carritos de la compra es llevada a una versión del paraíso con forma de barrio idílico, al que han llamado "El lado bueno". Allí conocerá a Michael (Danson), el arquitecto del barrio, que le indica que ha llegado aquí por su comportamiento adecuado en su vida anterior. Pero en realidad nuestra protagonista, dista mucho de ser una buena persona. Por lo que intentará pasar desapercibida, por lo que decide comenzar una nueva vida tratando de aprender lo que realmente es ‘bueno’ o ‘malo’, y tratar de compensar su comportamiento pasado. 

Esta premisa aunque rara y original, nos irá sorprendiendo a medida que van sucediendo los episodios, con varias sorpresas y giros de guión que ríete tú de Lost. Sin duda, hay que darle una oportunidad a la serie, y no es hasta la mitad de la primera temporada cuando por fin conocemos bien a los personajes y sus motivaciones. Según avanzan las temporadas, las reglas del juego cambiarán y conoceremos más sobre ese "buen lugar" y los otros barrios colindantes. Y todo ello con un buen sentido del humor.


En cuanto a sus personajes juegan mucho las apariencias. A Eleanor, le acompañan la pija Tahini, cuya alma gemela es un peculiar monje budista que ha hecho voto de silencio. Por último se encuentra, Chidi, la supuesta alma gemela de nuestra protagonista, que se trata de un doctor en filosofía, con el que no tiene nada en común con ella, pero aun así tratará de ayudarla.

Bell está muy bien como la simpática caradura, que quiere sacarle partido a su nueva situación. Danson la secunda como un tipo ingenuo y positivo que guarda más de un secreto. Al resto de sus compañeros habría que destacar a la estirada Tahani, interpretada por Jameela Jamil o el personaje de Janet, el asistente que tienen los vecinos del barrio que tienen a modo de genio de la lámpara. 


En cuanto al nivel de producción, todo es muy luminoso y limpio e incluso da la sensación de encontrarnos con unos decorados muy teatrales, sobretodo la casa de la protagonista. Chirría algo ciertos efectos especiales, sobretodo cuando aparece una invasión de ciertas criaturas, pero lo hacen con un cierto tono naif que se le puede perdonar.  

Con todo esto, basta con mencionar que la serie cuando le pillas el punto, sus episodios de media hora se pasan volando. Las temporadas son de 12 episodios con lo que si quieres ponerte al día ante su estreno de su cuarta temporada tienes tiempo.




Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.