19 febrero 2018

Todo el dinero del mundo







Título: Todo el dinero del mundo
Título original: All the Money in the World
Dirección: Ridley Scott
País: Estados Unidos
Actores: Michelle Williams, Mark Wahlberg, Christopher Plummer, Timothy Hutton, Romain Duris, Charlie Shotwell, Charlie Plummer, Andrea Piedimonte, Marco Leonardi, Roy McCrerey, Kit Cranston, Maya Kelly, Stacy Martin, Olivia Grant, Adam Astill, Andrew Buchan, Charlotte Beckett, Francesca Inaudi, Giulio Base, Olivia Magnani, Maurizio Lombardi
Año: 2017
Duración: 132'
Crítico colaborador: Daniel Cervantes

Valoración:




Si bien actualmente no podemos decir con total seguridad que en la filmografía de Ridley Scott haya más películas buenas que malas, podemos al menos estar seguros de que Todo el dinero del mundo equilibra en mayor o menor medida la balanza a su favor. Un thriller con todas las características propias de las adaptaciones a la ficción de acontecimientos reales -personajes y situaciones sacados de la manga con propósitos dramáticos- que al menos cumple con las expectativas y hace que nos olvidemos de todo lo que ha rodeado a la película que tiene poco a nada que ver con la película; Kevin Spacey y su manufacturada ausencia.

Ridley Scott consigue, como ya ha hecho en otras muchas ocasiones a lo largo de su carrera, presentar a sus personajes de forma natural, tarea aún más difícil en el caso de Todo el dinero del mundo, que tiene el arduo labor de entregarle al público de manera creíble un personaje tan caricaturesco como fue Jean Paul Getty. Ni el más capitalista de los capitalistas ni el más mezquino de los mezquinos tragaría de buena gana un personaje tan miserable como J. P. Getty, cuyas tacañas peripecias retratadas en la película (la mayoría completamente reales) lo hacen de difícil digestión incluso sabiendo de antemano que tal persona existió realmente y que tales sucesos ocurrieron en la realidad. El veterano Christopher Plummer bajo la dirección de Ridley Scott y con el guión de David Scarpa consigue retratar con grandísima eficacia al por aquel entonces hombre más rico del planeta. Ayuda en este aspecto la composición y uso de la música de Daniel Pemberton para enfatizar la lógica y presencia detrás de un personaje tan difícil. Sorprende aún así la nominación al oscar de Christopher Plummer y la ausencia de mayor reconocimiento a Michelle Willliams -nominada, eso si, al globo de oro- que destaca por encima de todo el reparto a la hora de interpretar con naturalidad y credibilidad a Gail Harris, la madre del secuestrado.

Elemento característico e ineludible de Todo el dinero del mundo es el dinero en sí, que actuando como un personaje más, pone en duda la propia lógica capitalista y nos hace preguntarnos si es la propia riqueza, en cantidades desorbitadas, la que acaba constringiendo la libertad en lugar de garantizarla, entorpeciendo la búsqueda de la plenitud en lugar de facilitarla. Quizás por esto gusta Todo el dinero del mundo, porque funciona no solo como un retrato del secuestro de Paul Getty y la rocambolesca reacción de su enfermizamente rico abuelo si no además como un pequeño ensayo que, sin entrar en aguas muy profundas, nos hace cuestionarnos las anomalías espirituales de nuestro propio sistema, un sistema que nos promete a todos la posibilidad de convertirnos en J. P. Getty, “Todo tiene un precio, la dificultad reside en encontrar ese precio” le dice en la película el abuelo Getty a un joven Paul, ¿qué precio estamos dispuestos a pagar?



Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.


15 febrero 2018

Prefiero que seamos amigos [teatro]




Título: Prefiero que seamos amigos
Duración: 110 minutos (sin intermedio)
Fecha de representación: 14 de febrero al 4 de marzo de 2018
LugarTeatre Talia
Precio: desde 16€ + GDG
Crítico: La Perra Verde


Protagonizada por Lolita (sobran presentaciones) y Luis Mottola (Es por tu bien) "Prefiero que seamos amigos" es una obra de teatro adaptada del texto del escritor, productor y cómico francés Laurent Ruquier.

El argumento es un clásico en las relaciones amorosas, el típico "soy tu mejor amigo-a pero estoy enamorado-a de ti", en este caso, Lolita será nuestra pagafantas de manual, que intentará mediante técnicas "linamorganescas" declararse a su mejor amigo, Valentín (casualidades de la vida, el estreno de la obra en Valencia ha sido el 14 de febrero).
Por un lado la obra es muy simpática, pero por otro, refleja algo que siempre me ha parecido muy triste en este tipo de relaciones, que viene a ser el hacerse pasar por algo que no eres o esconder una parte importante de tu ser. Te haces pasar por su mejor amigo-a cuando en realidad sólo quieres una relación formal (en el mejor de los casos) mintiendo a la otra persona que te considera algo que en realidad no eres, o te inhibes como persona ocultando tus verdaderos sentimientos.

Aquí Lolita traspasa la línea del "pagafantismo" para entrar como he mencionado antes en el terreno del "linamorganesquismo" (inventar palabros es gratis), a falta de soltar un "no lo cato, no lo cato" y sacarse las orejas por fuera de un sombrero casquete, sí la vemos ponerse sexy en poses imposibles y realizar un acoso y derribo a su "mejor amigo" digno de una orden judicial de alejamiento.

Más allá del flagrante acoso visto, la historia nos habla sobre las relaciones en la mediana edad, los cambios vitales y la complicidad, todo ello bajo la óptica de la ironía y el sarcarmo.

Ambos actores (los únicos a los que veremos en escena, salvo una aparición puntual para un cambio de escenario) demuestran tener química y bordan sus respectivos roles, y con sus diálogos e interactuaciones con el público, consiguen que este último se meta de lleno en la historia y aplaudan todos los chascarrillos respecto a la actualidad y las referencias a la ciudad con las que modifican ciertos diálogos. Además, por el mismo precio podremos ver a Lolita cantar en un par de ocasiones.





Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.

12 febrero 2018

El espectáculo "Dirty dancing" llega a Valencia



Llega a Valencia "Dirty dancing, el espectáculo". Los valencianos podrán rememorar el romance de Baby y Johnny desde el 26 de abril al 20 de mayo de 2018 en el Palau de les arts Reina Sofía. Las entradas se pueden adquirir adquirir actualmente con distintos tipos de descuento (30% o un especial por San Valentín, por ejemplo)

"Uno de los espectáculos contemporáneos de más éxito llega a España después de superar cualquier expectativa con su gira internacional. Lo mejor de los 80 regresa con Dirty Dancing y, a partir de diciembre, lo podrás vivir en el Teatro Nuevo Alcalá de Madrid.
Con la dirección de Federico Bellone, este espectáculo logra transportar al escenario las emociones que provocaron Jennifer Grey y Patrick Swayze en la pantalla grande.
La trama de Dirty Dancing plantea cómo en el verano de 1963, Frances “Baby” Houseman, una jovencita de diecisiete años, se encuentra atrapada en unas aburridas y monótonas vacaciones junto a su familia en las montañas de Catskill, Nueva York. Sin embargo, la situación cambia cuando, durante una fiesta en el hotel, se topa con el guapo y famoso profesor de baile Johnny Castle. Baby, además de aprender unos cuantos pasos de baile, cambiará su vida para siempre.
Bajo la producción de Iñaki Fernández, cabeza de Letsgo Company, se encuentra el extraordinario talento internacional que conforma este montaje. Pero, además, la música en vivo y la danza son sin lugar a dudas los protagonistas de Dirty Dancing, ya que se vuelven cómplices de los personajes y crean una provocadora atmósfera que cada noche hará vibrar al público."





Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.

29 enero 2018

"Prefiero que seamos amigos" de Lolita llega a Valencia



"Prefiero que seamos amigos", obra de teatro protagonizada por Lolita y Luis Mottola, llegará a Valencia en febrero. Se podrá ver en el Teatro Talia desde el 14 de febrero hasta el 4 de marzo de 2018. El precio de las entradas está comprendido entre los 16 y 24€ (+ GDG) dependiendo del día y la zona seleccionados, pudiendo encontrar además distintos tipos de descuentos en la web.


Sinopsis:
Prefiero que seamos amigos. ¿Quién no ha escuchado en algún momento de su vida esta terrible frase? Una sentencia que hace desaparecer tus expectativas hacia la persona amada, que te condena a aceptar una realidad difícil y que te rompe la ilusión de ser objeto de deseo, de formar una pareja. El 'happy ending' de tu historia con tu media naranja se desvanece y la persona a la que amas se convierte en amigo...
Claudia, una mujer de más de 50 años, independiente y segura, está decidida a sincerarse con el hombre que ama en silencio desde hace 5 años, su mejor amigo Valentín. ¿Imaginas su respuesta? En esta entrañable comedia francesa vemos a dos amigos, tan cercanos y tan cómodos en la compañía del otro, que cuando uno quiere cambiar las reglas de la amistad, el otro está totalmente cegado y es incapaz de ver más allá. La obra reflexiona además sobre el abrupto cambio que sufren las mujeres cuando pasan de una cierta edad, esa sensación de ser repentinamente invisible para el sexo contrario. Como dice la antigua canción inglesa: 'No one loves a Fairy when she's forty' (Nadie quiere un hada cuando tiene cuarenta años).
Esta comedia de aroma fresco y ágil nos lleva en un viaje divertido con giros inesperados, conversaciones salpicadas de ironía, palabras llenas de sentimientos no comprendidos y deseo sexual no correspondido. Las relaciones y la búsqueda del amor nunca son fáciles y aquí disfrutamos de la odisea que es para Claudia y Valentín aprender a quererse. 




Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.

07 enero 2018

Lo mejor, peor y MEH de 2017 por los redactores



Estimados somieres, como cada año, os traemos la lista cinéfila de los redactores, esta vez un poco más tarde porque algunos no han querido perder la oportunidad de ver "The disaster artist", y ésta se estrenaba en España a final de año. Como siempre, las listas se parecen unas a otras como un huevo a una castaña, demostrando que no hay que fiarse ni de la madre de uno, mucho menos de los que critican cine ¿habrá alguien que coincida plenamente con algún redactor? Dad click en el nombre y podréis acceder a la lista. Gracias por seguir leyéndonos un año más.

















Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.

LO MEJOR, LO PEOR Y LO MEH DE 2017 por Blueberry












Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.

Lo mejor y lo peor, por Serdna




El 2017 se va sin dejar cintas demasiado memorables en líneas generales, aunque con algunas excepciones. Por un lado, entre las nominadas a los Oscars, entre bastante relleno, hemos tenido una película bastante interesante como es Moolight, y un musical con mucho encanto, La La Land. También algunas rarezas como Toni Erdmann o Mother!, la nueva locura de Carlo Padial, Algo muy gordo. Y en cuanto al cine más taquillero, los superhéroes siguen arrasando, ahora más que nunca con nada menos que seis estrenos en total. Hay que decir que en general ha sido un año bastante bueno para este género, con tres propuestas muy divertidas por parte de Marvel Studios, la inusual Logan y DC ha conseguido hacer por primera vez una película que no da arcadas, con Wonder Woman. De la otra de DC, mejor hablamos luego… 

Lo mejor 

Twin Peaks: The return. Sin duda alguna, el acontecimiento del año. Esta “película en dieciocho partes”, como la definió el proio Lynch, ha sido toda una sorpresa y una experiencia absolutamente lisérgica. Lo que podría haber sido un decadente festival de la nostalgia, ha resultado ser todo lo contrario. Lynch y Frost se han negado a ir a lo fácil, desconcertando y decepcionando a muchos nostálgicos, pero dándonos un trabajo absolutamente extremo, que incluso supera a la original, pues aquí cuentan con una libertad que ya hubieran querido entonces. Un viaje demencial hacia el misterio (como suele ocurrir con Lynch, como un fin en sí mismo), donde todos los géneros tienen cabida y en el que puede ocurrir prácticamente cualquier cosa. 

The disaster artist. Lo más difícil que tenía esta película era conseguir estar a la altura de la leyenda de The room. Y lo consigue. La interpretación de James Franco como el inefable Tommy Wiseau merece tenerse entre lo mejor de este año. 

Crudo. A medio camino entre el drama adolescente y la comedia gore, esta salvaje historia de canibalismo juvenil llama la atención por su perversidad y por su excelente factura. 

Lo bueno 

Algo muy gordo. Tercer largometraje de Carlo Padial, en el que volvemos a ver las obsesiones habituales de su cine, como son los infiernos de todo proceso creativo y las luchas de egos. De nuevo en formato falso documental, aunque esta vez con mucho más presupuesto. Sin embargo, el humor absurdo e incómodo se mantiene intacto. 

Blade Runner 2049. Proyecto disparatado que, aunque con una duración algo excesiva y pocas novedades, logra convertirse en una digna continuación de un clásico. 

Thor: Ragnarok. Aunque con un comienzo algo atropellado y un tramo final bastante convencional, la parte central de esta nueva entrega consigue ser más divertida y trepidante que muchas otras películas del género. Inolvidable el absurdo papel de Jeff Goldblum. 

El autor. Inquietante y divertida historia sobre un mezquino aspirante a escritor, con una de las interpretaciones de Javier Gutiérrez, que ya es decir. 

Madre! Desconcertante parábola de resonancias teológicas. 

Valerian y la ciudad de los mil planetas. Puro pulp, tan visualmente anfetamínico como clásico en todo lo demás. 

Spider-man: Homecoming. Tercera versión del personaje en menos de veinte años. El sentido del humor y el carisma del reparto principal logra que nos olvidemos de las cintas de Reimi, cosa que ni siquiera intentaba la versión de Marc Webb. Digna entrada del personaje en el Universo cinematográfico de Marvel. 

Abracadabra. Extraña comedia negra, tal vez innecesariamente amanerada en sus formas, pero divertida y con un impresionante trabajo actoral, especialmente por parte del siempre inmenso Antonio de la Torre. 

Colossal. Ingeniosa comedia con trasfondo feminista. 

Déjame salir. Dignísimo thriller con una mala leche menos obvia de lo que podría parecer. 

La cura del bienestar. Película de terror absolutamente desmedida, donde se entremezclan multitud de subgéneros, algo excesiva en su duración, pero bellamente filmada. 

Guardianes de la galaxia vol. 2. Corría el riesgo de ser repetitiva, pero Gunn tira la casa por la ventana y filma una aventura aún más loca y pasada de vueltas que la primera. 

Z, la ciudad perdida. Cinta de aventuras admirablemente clásica y con una preciosa dirección. 

Train to Busan. Admirable aportación al sobadísimo género de zombies, que le saca a la premisa todo el partido que puede y más. 

Silencio. Inquietante e inmersiva adaptación de una perturbadora novela. 

La La Land. Dirección admirable, canciones pegadizas y una historia con un poso de tristeza suficiente para no resultar cursi. 

Loving. O cómo huyendo del melodrama y contando una historia con sencillez y sin recrearse en el sentimentalismo, el resultado puede ser aún más conmovedor. 

Shin Godzilla. Sátira política, destrucción y monstruos a granel, todo ello con una dirección y narración clásica y espectacular. 

Toni Erdmann. Fría y por momentos incómoda comedia (o aparente comedia), sobre la relación entre un padre y una hija. Pero ante todo, una película sobre un concepto, al que aquí se le pone el nombre de Toni Erdmann. Un personaje que parece la personificación de lo incómodo, lo inoportuno, lo fuera de lugar, lo frustrante… precisamente aquellas cosas que marcan la relación entre los protagonistas. Básicamente, es la comedia que haría Michael Haneke si algún día se animara a hacer comedias. 

Múltiple. Regreso de Shyamalan en plena forma, con todo aquello que algún día le hizo grande. Relato de terror, mezclado con estudio de personajes y giro final impredecible. 

Moonlight. Pocas veces una película tan poco oscarizable había ganado un Oscar. La frívola Academia posiblemente se lo diera como un gesto de compromiso con las minorías de cara a la galería, pero por suerte esta película es mucho más. Un relato muy poco convencional sobre la construcción de la identidad que posiblemente gane con más visionados. 

Logan. Violenta, áspera, crepuscular y, por tanto, muy inusual cinta de superhéroes. 


Lo mediocre 

Star Wars. Episodio VIII: Los últimos jedi. Con una duración desmesurada y varias incosistencias de la trama, al menos esta nueva entrega aporta más novedades que su predecesora. 

It. Más cercana a las aventuras juveniles a las apelaciones nostálgicas que al siniestro universo de la novela de King. Cuenta con un digno reparto, pero el tono es algo errático. 

Baby driver. Muy bien dirigida, pero tan desesperada por resultar ingeniosa y molona constantemente que acaba resultando repelente. 

Wonder Woman. Película de superhéroes sin la mayor originalidad de estar protagonizada por una mujer (y manda narices que después de dos décadas con varios estrenos anuales, ésta sea la primera vez desde la infame Catwoman). El resultado es tremendamente convencional, rozando lo desastroso en su parte final. Pero para los estándares de Warner-DC, esto es un logro. 

Le llamaban Jeeg Robot. Supera la escasez de medios con el ingenio de algunas situaciones y la gracia de los actores, pero la indefinición de su todo acaba pasándole factura. 

Kong: la isla calavera. Excelente dirección y fotografía pero con un guión demasiado rutinario. 

Manchester frente al mar. Drama con un buen reparto, aunque con una dirección algo plana y por momentos excesivamente sentimental. 

Negación. Película con nobles intenciones, pero lastrada por su sentimentalismo y un maniqueísmo innecesario. Un personaje como Irving ya es bastante repulsivo por sus ideas, no es necesario cargar las tintas como aquí hacen. 

Verónica. Digna película de terror patrio, aunque la combinación de manidos clichés del género con el intento de recrear un caso real (aunque sea de manera muy libre), no termina de funcionar. 


Lo malo 

Liga de la Justicia. Lo mejor que se puede decir de ella es que al menos su visionado no es tan doloroso como el de la anterior cinta de Snyder, y esto se debe más a su reducida duración que a otra cosa. Por lo demás, mala a rabiar. Un pequeño monstruo de Frankenstein al que se le ven las costuras por todas partes. 

La autopsia de Jane Doe. Cinta de terror acojonantemente estúpida, con un buen comienzo, pero una resolución tremendamente facilona. Vacía y olvidable a más no poder. 

Atómica. Película de espías que ni termina de ser un thriller de calidad ni la comedia de acción alocada que por momentos promete ser. 

Bright. La premisa podría haber dado lugar a algo divertido, pero esa posibilidad se desvanece a medida que avanza una trama monótona y confusa. La dirección es además bastante fea y anodina. 

Guardians. Respuesta rusa al cines superheroico, con absolutamente todos los defectos de las producciones yanquis y sin ninguna de sus virtudes. Todo es increíblemente estúpido y torpe. 


Lo espantoso 

Rey Arturo: La leyenda de Excalibur. Un horror sin paliativos. De esas que te hace preguntarte cómo un productor puede dar su aprobación a algo así. Pésimamente filmada, con digitalazos lamentables y con una narración reiterativa y tediosa. Basura. 

Dunkerque. La crítica más destructiva que se puede hacer de este tostonazo nolaniano, es invitar a cualquier a ver los quince minutos de la evacuación de Dunquerque que aparecen en Expiación. En apenas unos minutos, hay una trabajo de fotografía y de cámara mucho más impresionante, y todo resulta más dramático e inmersivo que en toda esta película. 

La momia. Película de Assylum con estrellas invitadas. 

Y hasta aquí lo que me ha dado de sí el año. Lamento haber dejado unas cuantas pendientes con pinta muy interesante, como Lady Macbeth, I am not your negro, Verano de 1993, Demonios tus ojos, Prevenge o Love witch. Habrá que ponerse al día antes de que se acumulen con otros muy prometedores estrenos que trae el 2018, como Tres anuncios en las afueras, Call me by your name, La forma del agua, Los nuevos mutantes, La muerte de Stalin o Vengadores: Infinity war. Dentro de un año, sabremos sin la espera ha merecido la pena.



Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.

Lo mejor, lo peor y lo MEH de 2017 (Harkness)


Volvemos con lo mejor, lo peor y lo MEH de 2017, otro año más que queda atrás y nos deja cine de todo tipo. Mi balance particular en general es bueno y con pocos títulos horrendos (he tenido la precaución de esquivar cosas tan prometedoras -es un decir- como por ejemplo Liga de la justicia), aunque también con un buen número de pedos al viento y una notable ausencia de películas con las cuales entusiasmarse realmente. Listos? Allá vamos.


LO BUENO


La la land: Nada nuevo que añadir al aluvión de críticas positivas y de elogios, bonito y tristón musical para todos los públicos con una arrolladora banda sonora y una dirección tan talentosa como efectista por parte del autor de Whiplash


Silencio: Sobrecogedora reflexión sobre la fe de un cineasta veterano y en plenas facultades, pese a su avanzada edad, una obra profundamente personal y una rareza en toda regla. Y nuevamente, exhibición maestra de dominio cinematográfico.


Train to Busan: Un fiestón con zombies surcoreanos en un tren... gozosa diversión de serie B muy bien realizada. Para aplaudir al final.


Múltiple: Retorno por todo lo alto de M. Night Shyamalan, con sus locuras argumentales, sus chistes rarunos habituales y una sobresaliente interpretación de James McAvoy.


Shin Godzilla: Otro retorno, el del saurio radioactivo japonés, en una película donde las apariciones del monstruo se alternan con constantes conversaciones y reuniones en despachos... y aún así, mantiene el interés.


Lady Macbeth: TOP 3 DEL AÑO. Estudio de las relaciones de poder en la Inglaterra rural decimonónica que pone los pelos de punta, dirigido como si fuera una sucesión de cuadros en movimiento.


Toni Erdmann: Gran revelación del cine europeo, comedia alemana de tres horas que, sin embargo, y pese a su extrañeza, cuenta una historia dulce y amarga que no olvidarás fácilmente.


Crudo: TOP 2 DEL AÑO. Obra maestra perversa y enfermiza, relato de terror lleno de humor negro, sobre la bestia interior y el descubrimiento del mundo de una joven que no es como las demás.

Moonlight: Mirada al racismo, a la homosexualidad, a las identidades complejas y mutantes de hoy en día, que va mucho más allá del típico y tópico dramón para ganar premios.


Loving: Más cine sobre negros, destacable por una mirada sencilla y clásica. Su acierto, retratar una lucha librada por gente corriente, pero cuya importancia adquiere una dimensión histórica.


Guardianes de la galaxia Vol. 2: Locurote de Marvel que deja en absoluta evidencia a su sosa predecesora, dirigido por un cineasta gamberro y que hace lo que le da la gana.


Spiderman Homecoming: Tal vez sea el retorno del hombre-araña que Marvel merecía, en lugar de los truñetes anteriores. Muy interesante el vistazo a la vida y conflictos personales de Peter Parker... y mención especial para uno de los mejores villanos marvelianos.


Valerian y la ciudad de los mil planetas: El visionario franchute Luc Besson nos trae un delirio psicotrópico digno de ser visto, aunque la segunda mitad de película caiga en cierto convencionalismo.


La seducción: Repartazo femenino para un buen drama de época, a la vez que intriga psicológica, sobre ese delicado misterio de la feminidad que tanto obsesiona a la directora de Lost in translation.


Star Wars. Los últimos Jedi: Me conformaré con decir, en medio del alboroto general y del caos de opiniones, filias y fobias de todo tipo, que me ha parecido bastante mejor que el Episodio VII y que los aciertos pesan más que los fallos en la balanza.


El autor: Más que curiosa (y maliciosa) combinación de intriga y comedia negra, que va sobre el fracaso, la inspiración, y en general, todo de lo que es capaz de hacer un escritor mediocre para alumbrar una obra maestra de la novela inspirándose en la realidad.


Déjame salir: Pequeña joya del cine de terror independiente, que echa mano tanto de elementos ya vistos como de otros más sorprendentes. Muy mala leche tiene su moraleja, sobre las nuevas formas que adopta la discriminación racial en nuestros días.


The disaster artist: Homenaje memorable al cine cutre y perfecta recreación del fenómeno The Room. La interpretación de James Franco del colgado Tommy Wiseau puede que sea insuperable.


Guardian's Inferno: TOP 1 DEL AÑO. Cuanto más veo esta pequeña, hipnótica joya de la caspa, más maravillosa me parece. Merece con todos los honores figurar entre lo mejor del año y de la década. Nunca olvidemos el profundo mensaje que contiene: “In this times of hardship, rememeber... we are Groot”.




LO REGULAR Y “MEH”


Mimosas: Cine religioso-trascendental hispano-marroquí de aventuras, con eso queda todo dicho. Tendría que darle una segunda oportunidad para ver si me termina de convencer semejante cosa.


Manchester frente al mar: Apuesta fuerte indie y dramática en los Oscars. Sobra música clásica pretenciosamente empleada y faltan unos sentimientos humanos demasiado ausentes como para calar en un servidor.


Logan: Muy bonito el plano final... lo que hay antes, sintiéndolo mucho, oscila entre una serie B del montón y una mini-serie comprimida en dos horas. Mi veredicto, no es para tanto.


Kong: Super-espectáculo simiesco que prometía una de bichos gigantes a la antigua usanza, y termina por predominar un fría y desaprovechada exhibición de digitaladas. Otra vez será.


La cura del bienestar: Me quedo con las estimables intenciones antes que con el atropellado resultado final de esta bizarrada zetosa, atmosférica y enfermiza de Gore Verbinsky.


Le llamaban Jeeg Robot: Lo mismo digno de esta delirante italianada de superhéroes que, cuanto menos, propone una alternativa de bajo presupuesto a lo que nos ofrece cada año Hollywood.


Wonder Woman: La superheroína a la que da vida la exhuberante Gal Gadot es, con diferencia, lo más digno que ha conseguido producir el calamitoso universo DC, pese a ser en el fondo un título de lo más olvidable.


Colossal: Colosal es lo que fumó Nacho Vigalondo antes de rodar ésto, una comedia de treintañeros irregular aunque diferente de lo habitual, con bichos gigantes de por medio.


Abracadabra: Pablo Berger es un director tan poco prolífico como libre y radical en sus propuestas (aquí, una comedia negra con fantasmas donde brilla Maribel Verdú), pero también parece un tipo que se quiere mucho (demasiado) a sí mismo y lo demuestra en cada plano.


Verónica: El hit de terror patrio del año me ha dejado más bien indiferente, pues más allá de sus aciertos técnicos y ambientación noventera, es más de lo mismo y no veo en ningún momento cumplidas sus intenciones de retratar los problemas de la adolescencia.


Blade Runner 2049: Tal vez el tiempo y posteriores visionados me ayuden a valorar mejor el ambicioso y frío remake de un título fundamental del cine moderno y la sci-fi.


Thor Ragnarok: Marvelada que he visto ya demasiadas veces, simpática pero rutinaria, adornada de un humor graciosete que intenta disimular lo absolutamente convencional que es todo.




JAVIER MARÍAS ECHÁNDOTE EN LA CARA EL HUMO DE SU PIPA CON DESDÉN


La autopsia de Jane Doe: Ridiculez supina con una primera mitad prometedora, sugerente, que desemboca en la arbitrariedad, en lo gratuito y en la tontería más absoluta. Mucha cara dura.


Dunkerque: Otro ladrillazo hiper-intensito del grandísimo artista del momento, que nos epata a todos con sus constantes clímax y sus brillantísimas lecciones de historia nacional british.


La momia: El esbirro del enano malvado J. J. Abrams nos echa a la cara, y sin que le hayamos hecho nada, un truño despiadado, que intenta ser nada menos que el inicio de un universo cinemático “oscuro” que no hay ni por dónde agarrarlo.


Rey Arturo: Guy Ritchie nos repite unos truquitos y clichés que hacían gracia hace dos décadas y que en 2017 producen vergüenza ajena, tanta como el insufrible videojuego digitaloide con el que nos castiga.


The greasy strangler: Inclasificable y grotesca comedia cuya única intención es ser lo más desagradable posible, que no tarda en agotarse a sí misma. La banda sonora continuará sonando en tus peores pesadillas.


Guardians: Plagio ruso cutrón de los Vengadores sin el menor interés, que ni siquiera resulta especialmente ofensiva... más bien queda en un intento triste de aprovechar la moda de los superhéroes.


MENCIÓN ESPECIAL



 No es cine estrictamente hablando, pero Twin Peaks: The Return es algo así como lo nunca visto, lo que debió ser el auténtico desenlace de la serie original hace años, es decir, David Lynch en estado puro y desbarrando muchísimo, llevando lo más lejos posible sus obsesiones oníricas, hasta el punto de trascender todos los géneros imaginables, lo cómico, lo melodramático, lo policíaco, el terror puro... para ser, sencillamente, Lynch. Una obra inabarcable, un enigma que resonará eternamente en torno al misterio que inició la serie (quién fue el asesino de la joven Laura Palmer) y que todavía debemos asimilar. Pero por encima de todo, una experiencia visual distinta a cualquier cosa y que pulveriza cualquier expectativa que el espectador pueda tener.



WTF



¿Cuál ha sido la película del año que ha descolocado por completo mis esquemas mentales y me impide emitir una valoración sensata sobre lo que he visto? Sin duda, el premio al WTF del 2017 se lo lleva Darren Aronofsky y su (puñetera) Madre... en la crítica que hice en su momento me despacho a gusto con esta cosa de la cual no sé decir si me apasionó o me pareció algo aborrecible.



Y eso es todo por este año, nos vemos el siguiente y esperemos que este 2018 (ya empieza a vislumbrarse el final de la década) nos depare el mejor cine posible.



Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.

Lo mejor, peor y MEH de 2017 por La Perra Verde




Como cada fin de año, aquí os traigo mi ranking fílmico de "Lo mejor, peor y MEH del año", y ojo ¡¡este año no hay peor!! he oscilado entre cosas que me gustaban y mediocridades. No están en orden salvo las que están en los 3 primeros puestos (si es alguna más, lo indicaré en la explicación) y obviamente, habrá algún spoiler, quien no quiera saber X cosa de alguna película, que se limite a leer el título:


LO MEJOR



  • Logan: ¡¡HOSTIA PUTA!! o eso decía en el doblaje castellano Logan en un momento del film. Me ha encantado esta película y la pongo en mi top 1 sin dudar. Este ha sido un film del que no puedo decir "está muy bien para ser una peli de superhéroes", porque sería quedarme corta, me ha parecido una buena película en sí misma, sin tener que englobarla en ningún género (cosa que además se suele hacer para menospreciar su calidad, pero darle un plus dentro de un contexto en el que hay otras producciones similares). Logan, ahora sí poniendo etiquetas, es una road movie con toques de western crepuscular. Aunque tiene unos cuantos fallos de ritmo y demás a lo largo del metraje, a mi personalmente me dejó hecha trizas anímicamente, estuve llorando y compungida una buena parte de la proyección, pero es que luego estuve al menos 2 o 3 días pensando en la película y poniéndome triste cuando la recordaba. Estos personajes han salido (con sus distintas caras) a lo largo de toda la saga X-Men, son los más populares y queridos, así que, para mí, que aunque no soy lectora de cómics sí que veía con devoción la serie de dibujos cuando era adolescente, ver marchitarse la privilegiada mente de Charles Xavier y el fuerte carisma y cuerpo de Logan me supuso un mazazo. Aún pienso en ella y me pongo tristona

  • Múltiple: lo tenía todo para ser una película ridícula, una serie B de las que acaban siendo comedia involuntaria, y sin embargo resulta opresiva y hasta ciertamente creíble. Sobresaliente la interpretación de James McAvoy, por favor, el Oscar para este señor ¡ya! Como pasó con el protegido, Shyamalan ha creado una película (en este caso de supervillanos) con un aire totalmente costumbrista (esto sí que es realista y oscuro). Está en el 2 sólo porque, aunque me dejó mal cuerpo, no es comparable a cómo me dejó Logan

  • Wonder woman: ¡así, sí! si DC sigue este camino, por mí genial. Y no, no es cuestión de ser más o menos oscuro y realista o hacer una "marvelada" para que funcione, el asunto es hacer un reloj que funcione bien, no puede ser bonito estéticamente pero con un engranaje defectuoso, que es lo que ha ido pasando hasta ahora, bueno, si consideramos bonito la basura de CGI que hacen (en esta hay algunas escenas vergonzosas). WW es divertida pero no tonta, es emotiva y creo que mezcla bien las partes más lentas con las dinámicas. Me ha parecido una muy buena presentación. Merecido 3er puesto

  • A todo gas 8 (que sí, que sí, Fast and furious 8): en esta saga, mientras siga siendo divertida y entretenida, por mí pueden hacer lo que les salga del higo, ya hace tiempo que decidieron violar cualquier ley de la física más elemental, pues nada ¿Para cuando una pelea entre The Rock y un T-Rex o entre Vin Diesel y Hitler? por soñar...

  • Star Wars, episodio VIII (La guerra de las galaxias de toda la vida de Dios): no entiendo nah... nah y menos... salí enfurecida del episodio VII porque me pareció una tomadura de pelo, era un claro refrito y a mucho peor, sin carisma, sin ritmo, sin emoción, sin embargo, después de lo alegre que me dejó Rogue one, compruebo atónita que, los mismos que alababan aquella, ahora confluyen en una masa enfurecida que odia esta, llegando incluso a pedir firmas para que no forme parte del canon de SW ¿?¿?¿? y claro, servidora que salió del cine diciendo "oye, aunque haya tenido unos cuantos fallos gordos, esta vez sí me ha gustado, más divertida, dinámica y por fin me importa lo que les pase a los protagonistas, porque en la primera, como si les hubieran matado dolorosamente, además de por fin avanzar en el universo y no seguir autocopiándose" se queda pizcueta ante tanto odio, cuando la primera, la cual me pareció un bodrio, generó tanta pasión ¿digo lo de "para gustos colores" y me gano un +1 en cuñadismo?

  • Thor 3: para mi gusto, peca de excesiva en cuanto a cantidad o tono de chistes (y mira que soy mega fan de "Lo que hacemos en las sombras"), pero pese a eso, me resulta de lejos y de largo la mejor película de Thor, un personaje que siempre me ha parecido que Marvel no ha sabido rentabilizar en solitario, siendo sus mejores apariciones en Vengadores. Un buen cierre de trilogía.

  • Spiderman Homecoming: nos han contado otra vez lo mismo, pero sorprendentemente no ha sido igual. Un chico realmente jovenzuelo que causa simpatía y ternura, con una panda de amigos con carisma, un malo, que oye, ni tan malo, alguien gris, con matices, obligado por las circunstancias ¡¡que saca conclusiones de lo obvio!! (este señor si que descubriría que Clark Kent es Superman, os lo digo yo) y con una chica "objeto amoroso" que se sale de la mera función de chica florero para resultar ser un personaje inteligente y bueno desde el principio, sin la necesidad de la intervención del protagonista para darse cuenta de que era un snob o similar, como suele pasar en el grueso de las producciones donde el protagonista humilde y brillante redime a la fría y clasista chica guapa

  • Gru, mi villano favorito 3: una oda a todo lo hortera y casposo de los 80's, a mi me tenía ganada de antemano, soy público totalmente objetivo ¡¡arriba los mullet!!

  • Señor, dame paciencia: es un hecho que esta película resulta una suerte de capítulo largo de la serie "La que se avecina" y que no innova nada en cuanto a enfoque y desarrollo, pero me resultó entretenida, simpática y entrañable

  • John Wick 2: deseando la tercera, no os digo más

  • Es por tu bien: ¿copipego el texto de "Señor, dame paciencia"?

  • Train to Busan: esta he estado a punto de ponerla en "MEH" ¿el motivo? la película está bien, es dinámica, desarrolla a los personajes, aunque por lo frenético de la acción parezca que sea imposible, y en líneas generales, me gustó mucho ¿y entonces, a que se debería el MEH? pues vendría suspirado por mis expectativas, tenía mucho hype con este film, lo había visto mil veces recomendado como muy sobresaliente, que daba un giro al género o lo refrescaba, y sinceramente, no me ha parecido nada de eso, está bien, sí, pero más allá de eso, creo que las opiniones que leí sobre ella estaban muy infladas, no sé si porque hay demasiadas películas del género en los últimos años que han resultado terribles y con que se haga algo simplemente bien, ya lanzamos confeti y nos abrazamos

  • Fe de etarras: una película desconcertante por su tono (original de Netflix y estrenadas en cine para competir en los premios Goya). Viendo el plantel, el espectador puede hacerse ideas muy equivocadas de lo que va a ver, ya que todo incita a que el film será una alocada y absurda comedia sobre etarras, y nada más lejos de la realidad, tenemos a un grupo de perdedores en un film bastante costumbrista con un humor irónico y pausado. Si como yo, esperabais ver algo parecido a "Cuerpo de élite", ya os puedo confirmar que ni se medio acerca. Una tragicomedia entrañable

  • Ferdinand: siendo un sota caballo y rey de lo obvio donde además todos los españoles somos "canela" como el padrastro del hijo de la Luna (que cantaba Mecano), y teniendo momentos en los que con desagrado, me parecía acudir a un blanqueo del mundo del toreo, he de decir que Ferdinand es la típica película de perfecta fórmula familiar, divertirá a los niños y los mayores encontrarán, al igual que sucede en dibujos como "Los Simpson", bromas y guiños que sólo ellos podrán entender y apreciar

  • La liga de la justicia: ¿que es lo que tiene ir al cine con las expectativas por los suelos? que cualquier cosa medio decente te parece más que correcta. En esta película hay mil fallos al igual que pasa en el universo DC en general, donde tienen un material potentísimo y se empeñan en crear nuevas tramas o cambiar personalidades que acaban por no gustar a nadie, ni al fan, ni al neófito ni al que simplemente va a ver una película de superhéroes sin importarle el material original lo más mínimo. Pero en este caso, a diferencia de otras, al menos me entretuvo y apenas sentí vergüenza ajena, y de hecho algunas escenas (pese al omnipresente horrible CGI y EL BIGOTE NO BIGOTE de Superman... ay, parfavar) me parecieron muy notables, como esa suerte de homenaje a El señor de los anillos. Aquí aunque como siempre se notan los remiendos y el CGI es basura, pese a que han cambiado personalidades de personajes tan importantes como Batman, que pasa de ser un personaje de vuelta de todo, entre amargado y crepuscular a ser un tío majo, entrañable y divertido con alguna salida de tono, pero no muy oscuro en general... pese a todo eso, me lo pasé bien y me dio la sensación que entre unos y otros consiguieron salvar los muebles, ojalá esto sea el inicio de algo mejor y duradero
  • Abracadaba: otra película que, al igual que Fe de etarras desconcertará al espectador al quizá no ver lo que esperaba, donde uno creía que iba a ver una comedia de enredos con un histriónico José Mota, encuentra un drama costumbrista con temática paranormal que se mete de fondo en el terreno sentimental, siendo una tragicomedia en toda regla. Me ha recordado un tanto a "La mujer que hablaba con los muertos", del director amigo de la web César del Álamo.



MEH


  • Underworld 5: adoro esta saga, igual es alguna parafilia que tengo, pero me encanta su iconografía y puesta en escena, pero eso no me ciega para admitir que, de lejos, esta ha sido la entrega más floja y con menos carisma de todas, pese a eso, si hicieran otra, ahí iría a tirar mi dinero

  • Guardianes de la galaxia 2: excesiva, repetitiva, quemando la fórmula, haciendo lo mismo, pero a peor. Tenía unas ganas locas de ver esta película porque me encantó la primera, pero me pareció todo tan forzado, que  no pude meterme en ella y empatizar lo más mínimo con los personajes. Y cambios como que por ejemplo Drax haya pasado de dar la puntilla con sus comentarios a empezar, sostener y finalizar los gags, me han parecido muy poco acertados. No puedo decir que no me haya gustado o entretenido, pero si se ha quedado muy por debajo de lo que esperaba de ella

  • La torre oscura: pues bueno, pues vale... aunque he leído mucho de Stephen King, nunca le he hincado el diente a esta saga, así que yo no venía con ningún prejuicio, y me daba igual si el protagonista era blanco, negro o a topos, así que, valorando la película como película en sí, y no como adaptación, he de decir que me pareció un telefilm venido a más, sin carisma o personalidad, un guión lleno de generalidades que parecía hecho con un generador

  • Valerian: como no conocía la existencia de este material de antemano, me pasa como con la anterior, no iba con ninguna expectativa o llevaba ningún prejuicio por el casting, pero el resultado... pues es un quiero y no puedo, un casi, pero no. Visualmente es sobresaliente, pero los personajes oscilan entre lo plano y lo odioso (el momentazo en el que matan a un compañero en la salida del mercado y a ella sólo le preocupa el haberse roto una uña... fuego purificador para la joven, por favor)

  • Resident evil 6: de 6 he visto unas 3 y de los juegos habré jugado a unos 0, así que ídem, 0 prejuicios, 0 expectativas. La película tiene grandes altibajos en los que influye claramente cuando vemos material original y sorprendente y cuando todo está claro de antemano o muy visto en otras películas, pese a que es entretenida, este ¿cierre? deja un sabor agridulce


  • Bright: David Ayer, el eterno aspirante... o esa sensación me da cada vez que veo un film suyo, un director que ha sido guionista de unas cuantas películas famosas de acción y rodado películas como Sabotage o El escuadrón suicida, consigue que siempre que vea una película suya piense "oye, este director promete, en cuanto coja tablas, puede ser bueno, pese a sus fallos en la estructura narrativa, que a veces es farragosa y demás", pero llega una película tras otra y siempre me deja la misma sensación, concretamente con Brihgt pensé "Si hubiera sido un film independiente de un director novel o con un par de películas y un presupuesto pequeño, de 10.000 de dólares o poco más, hubiera estado muy bien", pero claro, nada de esto se cumplía, no era un film independiente, no era un director novel, como bien podemos comprobar (de ésta incluso ha sido productor) y desde luego el presupuesto no ha sido pequeño, que no, no ha costado los 150 a 250 millones de media que cuestan las producciones de Marvel o DC, pero coges los señores 90 millones de dólares que ha costado y los comparas con los 58 que costó Deadpool y desde luego el resultado es como el día y la noche. En esta no se ve justificado el presupuesto por ningún lado, un maquillaje correcto (en el que no abundan las prótesis estrambóticas, vamos, no esperéis un Tim Curry en Legend) y un CGI pasable y muy escaso, hace que el presupuesto no se vea reflejado, a diferencia de la otra que, puede gustar o no por su humor tremendamente bruto y escatológico en algunas ocasiones, pero ve infinitamente más amortizado su presupuesto, teniendo 32 millones menos (yo hay meses que no llego a ganarlos, os lo juro). Además desaprovecha la iconografía y no desarrolla el imaginario que han creado, quedándose todo en generalidades que no pasan de la superficie, como por ejemplo el hecho de que en 1 minuto y poco y en perfecto orco, te comenten que Will Smith es especial y... ya ¿tenían ya pensado profundizar en ello en una segunda parte? (en principio ya confirmada). Hay cosas realmente atrayentes y acertadas, por eso no puedo decir que sea una película mala, pero si totalmente fallida, al igual que Escuadrón suicida, que mala, mala, no me resultó, pero fue un quiero y no puedo, un poco Frankenstein.





Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.

04 enero 2018

The Disaster Artist





Titulo: The Disaster Artist
Dirección: James Franco
País: USA
Actores: James Franco, Dave Franco, Alison Brie, Josh Hutcherson, Seth Rogen, Zac Efron, Sharon Stone, Bryan Cranston, Kate Upton, Hannibal Buress, Jacki Weaver, Nathan Fielder, Jerrod Carmichael, Zoey Deutch, Kristen Bell, Lizzy Caplan, Megan Mullally, Jason Mantzoukas, Adam Scott, Eliza Coupe, J.J. Abrams, Tommy Wiseau, Melanie Griffith, Judd Apatow, Christopher Mintz-Plasse, Zach Braff, Randall Park, Greg Sestero
Año: 2017
Duración: 98' 
Crítico: Blueberry




Valoración:





Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.

30 noviembre 2017

Coco













Título: Coco
Título original: Coco
Dirección: Lee Unkrich, Adrián Molina
País: Estados Unidos
Actores: Animación
Año: 2017
Duración: 109'
Crítico colaborador: JJ Bonal

Valoración:



¿Y si tuvieras la oportunidad de despedirte de tus seres queridos cuando no pudiste al tiempo que intentas cumplir tu sueño?

Esa sencilla premisa sigue la película “Coco”, la última película de Disney.
Miguel, un chico de 12 años que sueña con ser músico (algo que su familia rechaza totalmente) se encuentra accidentalmente transportado al más allá, en pleno Día de muertos. Una vez allí, deberá obtener la bendición de sus ancestros para volver, pero no será tan sencillo, pues su tatarabuela le impone la condición de que nunca jamás intente ser músico. Desesperado, Miguel decide intentar llegar hasta su difunto tatarabuelo, un famoso músico mexicano. Desgraciadamente en el Más Allá es toda una celebridad y verle, no resultará sencillo. Por si fuera poco, solo tiene hasta el amanecer del Día de Muertos. De lo contrario se quedará atrapado allí para siempre.



No suelo ver mucha animación, lo confieso. No es un género que me atraiga, ya que la mayoría de las películas de ese tipo son, lógicamente, infantiles. Coco no es una excepción,  sin embargo, me ha gustado muchísimo. Como me sucedió con Trolls, salí encantado de la sala de proyecciones, y entiendo perfectamente que se haya convertido en la película más vista de la historia de México. La película te sumerge de lleno en la forma en que se vive allí el Día de Muertos, desde detalles como la comida, a las tradiciones que se siguen. Por si fuera poco, el Otro Mundo está repleto de pequeños detalles como la presencia del espíritu de Mario Moreno “Cantinflas” o Frida Khalo en una de las fiestas para conmemorar tan importante día, los alebrijes o espíritus guía, de aspecto maya/azteca o pinceladas tan simples como la bebida, la arquitectura o, evidentemente, la música.


-->
¿Musico? ¿Tu? ¡Por encima de mi cadaver!

El apartado técnico, bueno, que esperar, es Pixar, sería extraño remarcar nada por debajo del excelente. El guión en algunos aspectos se hace un pelín denso, hasta el punto de perdernos en algunas subtramas, (tipo culebrón, pero es lógico si se tiene en cuenta que México es uno de los paises que más series de este tipo rueda y es otra forma de introducirnos en el ambiente) pero todas saben llevar al punto deseado con total armonía y sin hacerse lenta o tediosa. El villano de la película (porque al final hay un villano), es tan correcto como se espera de él una vez le descubres, aunque en el fondo su papel es secundario. La película no trata de héroes y malvados, sino de la familia, la pérdida de los seres queridos y la importancia que tiene mantener las tradiciones generación tras generación, sin por ello evitar las innovaciones. Personalmente me ha encantado y, no voy a mentir, hubo una escena donde se me escapó una lágrima (aunque influyeron algunas circunstancias personales a ese aspecto, por lo que oía, no era el único). De hecho, es importante tener en cuenta lo arriesgado de Pixar con respecto al tema de la muerte de los seres queridos, pues no hemos de olvidarnos de que se trata de una película infantil. Creo que si quieres explicar a tu hijo la pérdida de un ser querido, esta película puede ser un buen ejemplo.

En mi opinión: Coco aprueba con un sobresaliente alto y se postula como una de las mejores películas que he visto este año.






Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.


-->

27 noviembre 2017

El sacrificio de un ciervo sagrado










Título: El sacrificio de un ciervo sagrado
Título original: The Killing of a Sacred Deer
Dirección: Yorgos Lanthimos
País: Reino Unido
Actores: Colin Farrell, Nicole Kidman, Barry Keoghan, Raffey Cassidy, Sunny Suljic, Alicia Silverstone, Bill Camp, Denise Dal Vera, Jerry Pope
Año: 2017
Duración: 109'
Crítico colaborador: Daniel Pérez Sánchez

Valoración:





Aún pecando de pomposidad, especialmente en el primer y último tercio de la película, Yorgos Lanthimos consigue colocarnos en una incómoda y dramática situación a caballo entre la cotidianidad y la más absoluta inverosimilitud. Un film que deja claro el tipo de experiencia que ofrece con su primer plano: Malestar, miedo y -entre ambos, a veces oculto- asco.

Una película que sin llegar a serlo hace uso en su primera mitad de una narrativa propia del thriller psicológico para después convertirse en un drama poco convencional. La dosificación de la información juega un papel importante a la hora de recrear la desasosegante atmósfera de misterio que rodea a los particulares personajes de El Sacrificio de un Ciervo Sagrado. "¿Por qué?" es una pregunta que tarda un porcentaje importante del metraje en responderse, siendo al mismo tiempo la herramienta más poderosa del film y su punto débil, llegando a derramar, una vez respondida, buena parte de la bien construida tensión de los primeros treinta minutos en pos del extraño drama del que se nos quiere hablar.

Una faceta admirable de la película es la capacidad para introducir cápsulas de comedia en una trama eminentemente dramática. Hacer reír no es nada fácil pero hacer reír en un contexto que no tiene un atisbo de comedia explícita es extremadamente difícil, y más aún sin que esto perjudique a la seriedad de la historia. Lanthimos lo consigue ayudado del guión y de las interpretaciones destacables en el caso de los niños y Nicole Kidman, sobresaliente en el caso de Barry Keoghan y bastante mediocre en el caso de Colin Farrell, que como de costumbre parece interpretar cada línea de su personaje con el mismo deje, haciendo su diálogo mecánico y poco creíble.

La extravagante y atmosférica banda sonora enfatiza de manera obvia pero efectiva aquellas emociones que El Sacrificio de un Ciervo Sagrado lucha constantemente por desatar, apoyando con fuerza una fotografía a ratos destacable, a ratos convencional.

Una buena película que da en ocasiones la impresión de esforzarse demasiado en sí misma. Un film con contados momentos de brillantez y con un resultado más sencillo del esperado, una obra que deja poco en la cabeza del espectador, una historia que no resuelve nada y que funciona sencillamente como el retrato de un drama extraño y psicológico, un drama que aunque despunte moderadamente deja a sus espectadores como al personaje interpretado por Colin Farrell: Dudosos e impotentes.




Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.