El musical "Un chico de revista" llega a Valencia

Desde el 19 de diciembre hasta el 6 de enero, se representará en el Teatro Olympia de Valencia el musical "Un chico de revista". Un espectáculo que nos traerá de vuelta a Rosa Valenty, haciendo su género clásico.

Podréis encontrar las entradas aquí desde 28€ +GDG. Y además cuentan con una función especial de nochevieja, que se puede adquirir desde 40€ +GDG.

Aquí os dejamos más información, tanto de la sinopsis de la obra, como al respecto de la función especial de nochevieja:

"Después de su espectacular estreno en Madrid, el musical Un chico de revista llega al Teatro Olympia. Un espectáculo musical inédito, con libreto original y con música versionada de los grandes éxitos de la revista musical española.
El musical, que nace de la idea de reivindicar el teatro musical español a lo largo de la historia, acercará a los más jóvenes a un formato totalmente actual de teatro musical, con un texto original pero versionando grandes éxitos musicales de siempre en el mundo de la revista musical española. El público más maduro revivirá los grandes éxitos de antaño pero llevados a escena de una manera actual por grandísimos actores y actrices y una puesta en escena de gran atractivo visual.
Un chico de revista es un musical moderno, atractivo en su forma y puesta en escena pero manteniendo la clase de los grandes espectáculos musicales españoles.


Finales de los sesenta. La acción comienza en el Sacromonte de Granada. Rafael, joven gitano con grandes cualidades para el flamenco cumple su mayoría de edad, la familia celebra tan esperado momento. Su primo que trabaja en Madrid como guitarrista ha venido a verle y pronto surge la idea de que Rafael pueda demostrar su talento en Madrid, como artista flamenco, pues en Granada no podrá desarrollar sus grandes cualidades.
Yolanda del Val, famosa vedette de revista quiere estrenar un nuevo espectáculo en Madrid, ella cree estar en su mejor momento, pero no es así, hace tiempo que no llena los teatros, pero lo ignora. Rafael, no lo ha contado a nadie pero sueña con el mundo del teatro musical, ser un auténtico boy de revista, pero es gitano, del Sacromonte y eso es imposible. Al llegar a Madrid una circunstancia nada agradable hará que Rafael sin saberlo su familia, sobre todo su madre, consiga entrar en la compañía de Yolanda, ser un auténtico boy de revista.
Pronto surgirá un gran problema, la vedette abandona la compañía y Rafael tendrá que tomar riendas de la situación. Por primera vez en la historia de España un chico va a ser la máxima figura en La Revista, pero no va a ser nada fácil, Yolanda no va a permitir que un chico, joven y gitano pueda triunfar siendo la máxima figura del espectáculo, un hombre no ha sido nunca 'la estrella' en ese género de teatro musical, eso siempre ha sido reservado para las mujeres. Precisamente una mujer, la más poderosa del momento, hará posible que Rafael llegue a triunfar en el mundo de la revista musical.

FUNCIÓN ESPECIAL NOCHEVIEJA 

¡Celebra la noche más mágica del año con nosotros! Cotillón, cava, uvas y el espíritu de fiesta invadirá desde las 22:30 de la noche el Teatro Olympia. Unos veinte minutos antes de dar la bienvenida al nuevo año, el elenco dejará a un lado sus personajes y saldrán al escenario. Tras ellos, en una pantalla, se proyectarán todos y cada uno de los movimientos del reloj para que no haya equivocaciones con los cuartos. Y, para finalizar, se brindará con el público por un próspero y feliz año 2019, cargado de ilusión y mucho teatro. Después de esto, la función seguirá su curso. Consigue tus entradas pinchando aquí para la función especial Nochevieja."





Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.

La Purga, la serie - Temporada 1





Título original: The Purge (TV Series)
Año: 2018
Duración: 45 min.
País: Estados Unidos
Dirección: James DeMonaco (Creator),  Anthony Hemingway,  Nina Lopez-Corrado, Julius Ramsay,  David Von Ancken,  Michael Nankin,  Tara Nicole Weyr
Guion: James DeMonaco
Reparto: Gabriel Chavarria,  Jessica Garza,  Amanda Warren,  Colin Woodell,  Lili Simmons, Hannah Emily Anderson,  Sabrina Gennarino,  Lee Tergesen,  William Baldwin 
Productora: Blumhouse Productions / Platinum Dunes. Distribuida por USA Network / Syfy / Supervids
Género: Thriller futurista, Distopía, Crimen
Estreno: 4 de septiembre en USA.

Valoración:



En 2013, de la mano de la Blumhouse y de Dune Platiniums (la productora de Michael Bay), se estrenó un filme de bajo presupuesto llamado La purga, con Ethan Hawke y Lena Heady. La trama nos situaba en una distopía, donde el gobierno de los Estados Unidos decide que una vez al año, los servicios de seguridad dejan de actuar durante 12 horas para que el resto de la población se tome la justicia por su mano. Pero en vez de disfrazarse de Charles Bronson, se ponen ropas muy horteras acompañadas de unas mascaras que tendrían que dar miedo pero que no le llegan a la altura del último éxito de Leticia Sabater.




La saga de películas de La purga ya lleva cuatro exitosas entregas, y ahora da su salto a la televisión. Su creador James LoMonaco DeMonaco no se ha querido perder la oportunidad de llevar su historia a la caja tonta, y a través de Amazon Video nos encontramos con esta primera temporada de 10 episodios, que no tiene ninguna relación con las películas.




¿De que va la serie? Pues más o menos de lo mismo que las pelis. La "polémica" purga se va a celebrar, y en una ciudad desconocida se van a cruzar diferentes personajes. Entre ellos tenemos a un joven matrimonio que ha sido invitado a la fiesta de un ricachón que pertenece a los padres fundadores (los que crearon la purga y la defienden). Una ejecutiva que tiene una cuenta pendiente con su baboso jefe, ésta contrata a una asesina para que acabe con él y quedarse con su puesto. Dos hermanos, que en el pasado perdieron a sus padres en la primera purga, el mayor (un ex-marine) tiene que ir al rescate de la pequeña que ha caído en las redes de una secta que se suele "sacrificarse" durante la purga.




Durante esta primera temporada, al tener más tiempo que en una película, la principal novedad es la incorporación de flashbacks, donde poco a poco conoceremos a los personajes, sus dramas y demás idas de olla. En un principio a todos nos dará más o menos igual, salvo un misterioso personaje, que sirve de nexo en común de todos y que no aparece hasta bien empezada la trama, que se irá encargando de reunirlos a todos. Se agradece ciertos giros y alguna que otra sorpresa. Por lo demás, el que haya visto una película de la saga ya sabe lo que se va a encontrar.




Dentro del reparto, se puede reconocer a gente como Lili Simmons (vista en True Detective), que interpreta a la hija de los ricachones, la cual tiene un ménage à trois con el matrimonio protagonista. Lee Tergesen (Shaft, La chica explosiva) es el misterioso personaje obsesionado con la purga. Y William Baldwin es el baboso jefe de una de las protagonistas.




Da un poco de coraje, que tanto las pelis como la serie no apuesten por el sentido del humor, ya que la propuesta principal daba para tomárselo todo por el pito del sereno. La supuesta realidad de todo esto es bastante descabellado, pero si hubieran tenido la mala baba de gente como Paul Verhoeven o de John Carpenter (hay un determinado momento muy deudor de Rescate en Nueva York), estaríamos hablando de una subida de calidad. También añadir que estamos en formato televisivo con lo que se han reducido las dosis de violencia y sangre (aunque no la del mal gusto en vestir).




Y por cierto, la serie ha sido renovada para una segunda temporada, y han prometido que purgarán el reparto de esta temporada.




Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.

Suspiria (2018)








Título: Suspiria
Dirección: Luca Guadagnino
País: Italia
Actores: Dakota Johnson, Tilda Swinton, Chloë Grace Moretz, Mia Goth, Jessica Harper, Sylvie Testud, Angela Winkler, Malgorzata Bela, Renée Soutendijk, Ingrid Caven, Lutz Ebersdorf, Vanda Capriolo, Toby Ashraf, Fabrizia Sacchi, Elena Fokina, Christine Leboutte, Olivia Ancona
Año: 2018
Duración: 152'
Crítico colaborador: Warriors77

Valoración:





Saludos somieres, hoy regreso para traeros el último preestreno que he tenido la oportunidad de ver, gracias a la web. Se trata de una nueva versión del clásico de terror Suspiria, dirigido por Dario Argento en 1977.

El argumento de esta nueva versión es el siguiente: Susie Bannion (Dakota Johnson), llega al Berlin de los años 70, en vez del Friburgo del original, para estudiar danza en la prestigiosa escuela de danza "Helena Markos" dirigida por Madame Blanc (Tilda Swinton). Pero al poco de llegar, sucesos extraños comienzan a producirse.

Y hasta aquí llegan las semejanzas, ya que el guionista de esta nueva versión decide integrar a un psicoterapeuta, Tilda Swinton de nuevo, que investiga el diario de una paciente, antigua alumna de la escuela, que revela lo que allí ocurre.

Hay que agradecer la apuesta, arriesgada y valiente sin duda alguna, de intentar alejarse lo máximo posible del original de Argento, del cual se ha declarado el director de Call me by your name ferviente admirador. Pero el principal problema de esta nueva versión de Suspiria es, precisamente, el original, una de las mejores cintas dirigidas por Argento, y que significó el inicio de la conocida como "Trilogía de las madres".

Cuando salió el tráiler de esta nueva versión no me acabó de convencer del todo, a pesar de ello, cuando se me ha dado la oportunidad he acudido a verla. Y la experiencia sin duda ha acabado siendo satisfactoria, pero con reticencias. Que el realizador sabe como crear una buena atmósfera de terror es evidente, pero es precisamente en la parte de la investigación donde la cinta pega un bajón considerable, y hace que uno quiera que se vuelva a enganchar a la trama principal, en la cual destacan una sorprendente Johnson, alejada de su rol en Cincuenta sombras de Grey, y la siempre excelente Swinton.


Una de las cosas que no me acabó de convencer, además de su larga duración, fue que la sorpresa y el misterio que tenía la original, aquí se desvela a los pocos instantes de comenzar esta nueva versión. Para que os hagáis una idea, es como si hicieran de nuevo El sexto sentido, y a los cinco minutos se desvelara "lo de Bruce Willis". Esto es algo que no me gustó, ya que así se muestran sus cartas desde un primer momento. Lo que caracterizaba al original es como todo se iba desvelando poco a poco, hasta llegar a la verdad. Aquí deciden saltarse a la torera todo el misterio, por lo que se pierde el encanto que tenía la de Argento.




Tampoco me gustó que el realizador intente hacer un film de terror de autor, e intentando aportar su toque personal para intentar acercarse al film original, algo totalmente innecesario. Y el hecho de que a la trama se unan los fantasmas del Tercer Reich o las revueltas políticas del Berlin de finales de los 70 no hace sino añadir tedio y lastrar con esa trama a una historia que no lo necesita.

Allí donde el original de Argento insinuaba, esta nueva versión muestra. Donde la cinta de Argento hacía gala de buenas secuencias de terror, así como de muertes bastante conseguidas, aquí las mismas escasean, salvo el que es sin duda uno de los mejores momentos de la cinta en donde el terror hace acto de aparición. Y la música de Goblin del original, sin duda es mucho mejor que la partitura creada por Thorn Yorke.

Una cinta de terror que se ha llevado numerosos aplausos por sus diversos festivales, pero a los cuales no me sumo. No niego que tiene sus cosas buenas, pero es que lo tenía complicado para superar, o ni siquiera acercarse, al original. Y es que la cinta es un experimento, no se me ocurre otra forma de definirlo. Navega entre dos aguas, entre el cine de terror normal y el de autor, y no sabe por donde tirar, quedándose de este modo en tierra de nadie.

Si queréis ver una cinta de terror, que no sea lo mismo de siempre y bien interpretada, os la recomiendo. Si por el contrario sois más del terror normal, no os recomiendo que la veáis, salvo bajo vuestra propia responsabilidad. Se os hará pesada, lenta y saldréis echando pestes una vez hayáis acabado de verla, eso sí, no os vayáis antes de que acabe... Por mi parte os recomiendo ver la original, dura casi la mitad, es más entretenida, y no necesita irse por las ramas para contar una buena historia de terror que es un cuento de hadas oscuro.




Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.

Red Dead Redemption 2 [Análisis]





Titulo: Red Dead Redemption 2
Año: 2018 
Plataforma: Playstation 4 / Xbox One 
Duración:  50-60 horas (mínimo) 
Crítico colaborador: Balding



 Es por la mañana, un día tan común como inusual. Me levanto plenamente recuperado de la jornada anterior. Acaban de preparar café, algo que mi cuerpo demanda si se quiere poner en estado de persona, por tanto voy y me sirvo una taza. Estamos unos tantos ya despiertos, otros viendo ahora el sueño tras la velada desmadrada. Mientras bebo mi café, contemplo la salida del Sol, donde la calma y serenidad se pueden respirar. La brisa se nota. 


Parecerá que estoy hablando de las 7.30 de la mañana de cada día que suele ser cuando me levanto, si no fuera porque acto seguido de tomarme el café en lugar de ir a coger el metro me subí a lomos de mi caballo a cobrar unas deudas pendientes, sintiéndome como un absoluto engendro por el camino, todo hay que decirlo. Porque en Red Dead Redemption 2 el significado del roleo pivota con fuerza. El habitar un mundo virtual y hacerte creer que estás en él de verdad es algo que se persigue. Al fin y al cabo, en un videojuego la cantidad de horas que se pasan en él es desproporcionada, creándose un vínculo inabarcable en muchas ocasiones entre jugador y mundo. En Red Dead Redemption 2 hay que comer, hay que descansar, lavarse, las armas se desgastan y al usarlas el cañón no se quita sólo. Hay que preocuparse de tu montura para que no enferme o muera, cepillándola  periódicamente, alimentándola y de paso teniendo cuidado de no toparse con un oso pardo o una serpiente por el camino, es un animal que se asusta y uno puede correr el riesgo de acabar en el suelo por el camino (y de paso sin sombrero), como es lógico.
 



También hay un campamento sobre el que gira todo el juego. No es algo nuevo, al fin y al cabo a estas alturas es raro quien no hay pasado horas a bordo de la Normandía de Mass Effect, el concepto aquí viene a ser similar. Una base donde residen el resto de miembros de la banda y desde la que se planifican misiones, actividades y eventos. Aquí, - aparte de tratarse de un campamento que se va moviendo conforme avanza la trama principal- Rockstar ya ha tenido tiempo de hacer los deberes y por ello no veremos a alguien haciendo calibraciones eternamente, los personajes tienen vida propia. Tienen sus propias rutinas completamente variadas según el momento, hay eventos que suceden entre ellos, diálogos, disputas, ponerse a cantar incluso al alba, algo que lo mismo los vemos o no. Dependiendo de lo que hagamos se dirigirán a nosotros de distinta manera, algo que depende del momento de la historia en que nos encontremos principalmente. Son seres humanos al igual que nosotros, por ello necesitan comer, para ello hay hasta un cocinero propio en el campamento. Me he hartado de comer estofado, aunque si os digo la verdad, no creo que fuese todo lo bueno que podría, ya que en mis más de 60 horas de carrera poco he cazado, porque sí, eso también depende de nosotros y cómo abastezcamos los suministros del campamento, ya sea lo dicho, cazando o haciendo donaciones y gestiones desde el libro de cuentas.

Ese Efecto Belén del que hablaba no sólo no sucede en el campamento, el mundo entero está en continuo movimiento. Es muy inusual que en un videojuego uno de los momentos más satisfactorios sea simplemente darse un paseo por una ciudad o simple asentamiento ranchero de paso, y ver lo que sucede a nuestro alrededor. O entrar a una taberna mientras se puede oír ese crujido de la madera reproducido con tremenda precisión en medio del jolgorio y la multitud. Es por ello que los NPCs tienen mucha más vida que lo que uno cabría esperar. Ese desconocido que por algún motivo ha perdido su caballo a lo mejor llega un día donde nos devuelve el favor. Momentos como este se repiten en numerosas ocasiones, aunque es cierto -  y aquí debo dar un tirón de orejas – que a veces puede llegar a ser un tanto desesperante ver cómo han puesto precio a tu cabeza que ya anda por 100$, por cosas en algunas ocasiones carentes de sentido e injustas. O el que las confrontaciones con los NPCs fuera de los eventos den poco de sí, generalmente o se acaba a puñetazo limpio o evadiendo el conflicto.  




Fuera de eso, el mundo está lleno de actividades. Algunas pueden resultar algo más tediosas de completar, ya depende de la calma de cada uno, aquí el que escribe carece de paciencia para ver morder el anzuelo. Personalidades de lo más excéntricas y variadas que uno podría esperar repartidas a lo largo del mapa, que dan lugar a momentos muy curiosos y satisfactorios, y ayudan a su vez a aderezar ese retrato de la sociedad del Salvaje Oeste de finales del Siglo XIX que trata de dibujar el trabajo de Rockstar.  

Al igual que en todo videojuego que se precie, existe un núcleo y unos complementos. Hasta ahora he hablado bastante de esos complementos, faltan por supuesto, las misiones principales, el corazón que se encarga de mover y alimentar al resto del cuerpo. Al igual que en las actividades secundarias, hay misiones de todo tipo. Todas con un esquema similar, ya que en todas hay una escena de duración precisa y editada con mucho gusto (es un juego muy cinematográfico), un trayecto donde no faltan esos diálogos que para servidor amenizan mucho los trayectos y que para otros puede resultar un suplicio a la hora de leer los diálogos si no se domina el inglés; y finalmente una situación a resolver, donde entran tiroteos, escapadas, cazar, participar en una manifestación o algunas situaciones más pasivas, pero que dejan algunas memorias realmente fuertes. Obviamente de esto último no hablaré. Resulta un tanto frustrante que aún habiendo tanta variedad, el juego no termine de brillar todo lo que podría, empañado por un sistema de control y mecánicas shooter que demandan una revisión. Algo que me duele, si digo la verdad. Para un juego que llega a niveles altísimos en muchos aspectos y donde el feedback que uno recibe al desenfundar ese revólver es tremendamente satisfactorio, que sea ese control y sistema tan restrictivo que no da pie a la improvisación ni inventiva algo que a veces puede frustrar y empañar la experiencia. La pantalla de “Fracaso” es raro que no se aparezca en más de una ocasión.   



Decía que Red Dead Redemption 2 trata de retratar esa sociedad cambiante de finales del Siglo XIX, algo que cada página del texto de Houser, Unsworth y Humphries deja patente. Un juego que se moja al hablar del cambio, de la fuerza de la civilización que se lo lleva todo por delante sin escrúpulos y sobre todo, de la lealtad. Es por ello que Arthur Morgan se ha ganado un hueco especial en mi agenda, algo que no hubiera sido posible sin la figura de Dutch de por medio. Porque Red Dead Redemption 2 no es la historia de Arthur, sino de la transformación de Dutch y el devenir de la banda. Me he llegado a cuestionar en determinados momentos cosas que sucedían en pantalla, incluso ha habido algún momento de frustración por tener que ser un sabueso sin cabeza que ejecuta sin pensar. Al fin y al cabo, uno no puede saber hasta dónde son capaces de llegar los tentáculos de sus actos, siempre queda gente de por medio que es capaz de ver esa realidad y está dispuesta a cambiar. 


La aventura de Arthur Morgan al fin y al cabo es una precuela, para los que ya jugaron como John Marston haya por el 2010 habrá muchas cosas que cobrarán sentido conforme avance el metraje. Es esa la sensación que le queda al que suscribe, y por ello debo hacer un pequeño inciso, cuando hay precuela de por medio siempre surge la eterna duda de “por cuál empezar” en caso de ser amateur. En este caso, y a diferencia de otras precuelas, empezar por RDR2 sería lo ideal, ya que esa es quizás su mayor piedra en el camino. Habrá muchos momentos de incertidumbre donde si no sabe el devenir de los acontecimientos en la aventura de John Marston , cobrarán mucho mayor suspense. Para los que no, siempre quedan respuestas que quedan resueltas en este episodio, además de tratarse de una historia escrita con mucha precisión y unos diálogos vibrantes. No por ello está exenta de algunos problemas. Algún capítulo cuyo número no voy a decir pero que quien llegue a él lo reconocerá que sinceramente no le acabo de ver todo el sentido y situaciones donde la da sensación de que al juego le cuesta arrancar y el ritmo se resiente. Algo más cohesionado pienso que le hubiera sentado mejor. Aunque lo dicho, en un texto de 500.000 líneas es raro quien no se equivoque, y no por ello tampoco debe obviarse. 

 
Cualquiera que me haya seguido hasta el final podrá percibir que Red Dead Redemption 2 ha sido una experiencia no perfecta debido a ciertas asperezas y determinadas decisiones con las que uno no termina de estar de acuerdo. Y aún así, al terminar queda esa sensación de cierto vacío que más de uno reconocerá. A pesar de esos problemas, las virtudes son capaces de brillar en favor de la balanza en muchas ocasiones. Y sí, me lo he pasado genial tratando de contar gotas de lluvia, contemplando esos paisajes renderizados con un precisión sin igual que te aíslan por completo del mundo, o simplemente ver esa recreación de interiores que  no no me dejan dormir pensando en el dolor de cabeza que ha tenido que ser modelarlo. Al final y aparte de todo lo demás, Red Dead Redemption 2 quiere también contar algo, de lanzar un mensaje y de forma muy acertada. Eso, en mi agenda, lo consiguen juegos que son realmente especiales.


Veredicto/Resumen

Un juego enorme y absurdamente detallista que es difícil que le deje a uno indiferente. Tiene algunos problemas, pero si uno se trata de adaptar a su ritmo y sistemas de juego, se llevará una experiencia donde la narrativa y su mundo brillan con luz propia. Un tributo al género Western. 


Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.

Fedra (Teatro - 2018)



Título: Fedra
Duración: 95 minutos aprox (sin intermedio)
Fecha de representación: desde el 28 de noviembre hasta el 9 de diciembre
Lugar: Teatro Olympia
Preciodesde 15€ + GDG
Crítico: La Perra Verde


Fedra, originalmente, era una obra de Eurípides (428 A.C), pero, ya en su momento, el autor se vio obligado a crear 2 versiones, en la primera, Fedra era una mujer más libre de seguir sus impulsos, aunque estos fuesen casi incestuosos, pero la mala recepción del público de la época, le hicieron autocensurarse y escribir una segunda versión en la que la protagonista sufría llena de remordimientos por sus pensamientos y acciones. En la historia, los protagonistas, padecían las influencias (o casi posesiones) de los dioses griegos, de quienes adquirían sus vicios o virtudes (o a los cuales incluso pedirían favores). Después fue readaptada por el dramaturgo francés Jean Racine (1677), el cual eliminó esas influencias sobrehumanas, y se centró en la historia.

A día de hoy, ha sido reinterpretada por el dramaturgo Paco Bezerra, el cual ha cambiado la trama, eliminando 2 personajes importantes de la misma (una humana que formaría parte de un triángulo amoroso, y un dios), para crear una obra más minimalista y costumbrista, ya que al no haber excesivo número de personajes que influyan en los sucesos, ni dioses a quienes achacar los vicios y pasiones que embargan a los protagonistas, todas las acciones recaen sobre ellos mismos.
Según las palabras de Paco Bezerra y el director Luis Luque Cabrera: "Nos gusta pensar que hemos rescatado se primer texto perdido de Eurípides, con esa Fedra ardiente, inmoral y rechazada por el público del momento, creando así una nueva mujer más combativa y con menos miedo; una Fedra exenta de culpa, capaz de luchar por lo que siente y que, ante todo, se atreve peligrosamente a amar."

Lolita, Paco Bezerra y Luis Luque Cabrera. Foto extraída de Info.Valladolid.es


Entrado ya a analizar la obra, empezaré por la escenografía. Nos encontramos con un decorado fijo que mediante videoproyecciones, nos hará pasar de la alcoba de Fedra a una cueva del bosque, o, de manera alegórica, gracias a las videoproyecciones y el apoyo sonoro, nos recreará situaciones concretas que se suceden, y que se saben llenas de acción, sin tener que mover nada ni un milímetro.
Tanto las videoproyecciones, como el apoyo sonoro, que no solo sirve para crear situaciones dinámicas, sino que también está casi constantemente de fondo, para crear una atmósfera de tensión y opresión (por los sentimientos reprimidos y la situación que se está creando), originan una serie de performances abstractas, alegóricas y con mensajes implícitos, muy del estilo "ARCO".

Continuaré con los actores. Protagonizada por Lolita,  antes de hablar de ella, os quiero contar una conclusión que me resulta de lo más divertida. Esta conclusión es el haber comprobado de forma empírica el como los arreglos a una obra, la pueden transformar totalmente. Bien sea en la música, cogiendo una canción pop o rock famosa y haciéndole unos arreglos intimistas, para que suene así en el programa de Bertín Osborne, o bien como en este caso.
Hace unos meses ya vi a Lolita en el teatro, en este caso (Prefiero que seamos amigos) era una comedia de enredos en la que ella estaba enamorada de su mejor amigo, el cual no la correspondía... Aquí es una mujer enamorada (o al menos obsesionada) con su hijastro el cual ¿la corresponderá, o no? (eso ya deberán comprobarlo ustedes).
Como se puede apreciar, ambos argumentos se podrían coger de la mano, sin embargo, los arreglos que se le hace a cada obra, harán que una pase a ser, como ya he mencionado, una comedia de enredos muy "linamorguesca", y la segunda, un dramón.
Y ahora sí, volviendo a Lolita, reseñaré que hace un gran papel, y quiero reivindicar su valía como actriz, tanto de teatro y televisión, como de cine, medio que por H o por B, después de darle un Goya a la actriz revelación, le ha dado injustamente la espalda.

Fedra e Hipólito. Foto extraída de DigitalExtremadura.com


Le acompañan en escena el actor Juan Fernández (Amar es para siempre, La casa de papel, Víctor Ros o Tierra de Lobos, entre otros muchísimos papeles) como Teseo, Críspulo Cabezas (al que conocimos en la película Barrio, y comparte con Juan Fernández apariciones en Victor Ros o Amar es para siempre, por ejemplo) como Hipólito, Eneko Sagardoy (actor vasco que a nivel nacional hemos podido ver en las películas La higuera de los bastardos, Handia o Errementari) como Acamante, y la incombustible y veterana actriz, Tina Sáinz (insértense aquí decenas de papeles), haciendo de la criada Enone. Todos ellos bordando su papel, y creando la necesaria atmósfera de secretismo, connivencia, amargura, represión, traición y dolor.




Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.

Arma Letal - Temporada 3


 Resultado de imagen de lethal weapon season 3 poster

Título: Arma letal. La Serie
Título original: Lethal Weapon (TV Series)
Año: 2018
País: Estados Unidos
Director: Varios directores
Showrunner: Matthew Miller
Reparto: Damon Wayans, Seann William Scott, Kevin Rahm, Keesha Sharp
Productora: Warner Bros. Television
Género: Policíaco. Acción
Duración: 43'
Crítico colaborador: Pagalitros
Valoración:
 



En su día hablé del primer episodio de Arma Letal, además para bien (no siempre se puede poner todo a cardo). La serie aunque no iba de camino de convertirse en la nueva Corrupción en Miami o al menos una digna heredera de la saga de películas en la que se basa, por lo menos es entretenida. Durante sus dos primeras temporadas, con episodios conclusivos y alguna pequeña trama relacionada con el asesinato de la mujer de Riggs y su padre. 

El equipo formado por Damon Wayans (Roger Murtaugh, o sea Danny Glover en las pelis) y Clayne Crawford (Martin Riggs, exacto lector, lo interpretaba Joe Pesci) funcionaba delante de las cámaras. Pero por lo visto, detrás de las risas, los actores se llevaban a matar. Hasta el punto que una vez finalizada su segunda temporada, Wayans (también productor de la serie) hizo que despidieran a Crawford por su actitud poco profesional (vamos que no le decía buenos días y se comía todos los donuts de catering sin compartirlos). 

Tú sigue riéndote que tienes los días en la serie.
¿Entonces esto ya no es Arma Letal? ¿Una serie sin Riggs? El estudio seguramente ya tenía algún plan B, donde no se muy bien como aparece el Stifler de American Pie en todo esto (que ahora os explico). Alguien del estudio seguramente una noche antes del despido de Crawford, vería por televisión El monje aquella cinta de acción y fantasía protagonizada Chow Yun Fat, y Seann William Scott era el secundario cómico que aparte daba alguna guasca y daba el pego ¿Por qué no ficharlo para una serie? Viendo que su carrera era inexistente y que su cache tampoco tiene que sobrepasar los dos bocatas de chopped y una caja de zarzaparrilla, la idea gustó a los ejecutivos.

Vamos a la historia, Riggs ha sido asesinado por su hermanastro (¿Comorl? Tenéis que ver las dos primeras temporadas para poneros al día). En vez de optar por algo tan burdo, como cambiarle la cara por otro actor (alguien se acuerda del cambio de Juanjo Echanove por El gran Wyoming en Hermanos de leche? No, ni falta que hace), entra en escena Wesley Cole (Scott un poco más cachitas y lleno de tatuajes para dejar bien claro que es un malote de buen corazón), el nuevo compañero para Murtaugh que ahora tiene una depresión de caballo por el asesinato de su antiguo compañero (pero todos sabemos que Wayans se está partiendo el ojete de risa). 

¿Oye tu madre no era es que decían que era una MQMF?
El tal Cole, es un exagente de la CIA más quemado que las pistolas del Coyote, que decide dejar el espionaje y trabajar en algo más tranquilo como la policía de Los Angeles (¿alguien me explica lo fácil que es pasar de un cuerpo de seguridad a otro?). Para poder estar cerca de su hija, ya que Cole es divorciado (vamos que en el fondo es un padrazo).

Tras un primer episodio lleno de acción, situaciones cómicas y mucho ritmo la serie vuelve por sus derroteros de siempre, cerrando de un carpetazo la trama del asesinato de Riggs. Para volver a sus episodios de siempre, con algún invitado especial y un malo de la semana para no complicarse mucho la vida. Scott para mi sorpresa se desenvuelve bien en la acción, vamos no va a ser el nuevo Bruce Willis pero por lo menos no da el cante como Seth Rogen en The green hornet. Además otra que se ha caído del reparto es Jordana Brewster, que interpretaba a la psiquiatra que trataba a Riggs y que ahora bien poco pintaba en la serie.


Con todo esto, en líneas generales la serie sigue funcionado. Fastidia sobremanera el cambio, además de esa sensación que la serie se apoya más en la investigación que en la acción como en la películas, dejando de lado ese buen rollito de buddy movie de antaño. Pero para más INRI, el propio Wayans hace poco ha declarado que después de los primeros 15 episodios de esta nueva temporada (él si está demasiado viejo para esta mierda), abandonará la serie, con lo que salvo algún nuevo fichaje de última hora la serie parece que está más que condenada.



Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.

Death Kiss

Título original: Death Kiss
Año: 2018
País: Estados Unidos
Dirección: Rene Perez
Guion: Rene Perez
Música: Rene Perez (The Darkest Hour)
Fotografía: Rene Perez
Reparto: Robert Kovacs,  Robert Bronzi,  Richard Tyson,  Daniel Baldwin,  Eva Hamilton, Stormi Maya
Productora: Millman Productions / iDiC Entertainment / Mosquito Entertainment
Género: Acción cutre, Policíaco
Valoración:
 


Pagalitros aparca su faceta de crítico televisivo (¿crítico?) para hablar de un estrenazo que ríete tú de la nueva entrega de Animales fantásticos. Se trata de Death Kiss dirigida, escrita, musicada Rene Perez (que seguro que hará hasta los bocadillos del catering que riete tú de Robert Rodriguez). Comentar que el tal Perez, tiene más de 20 trabajos acreditados en el IMDB, como director desde el 2010, así que uno puede ir sacando sus conclusiones. 

"Me parece muy bien, ¿Pero de qué narices trata este Beso de la muerte, Pagalitros?" De acuerdo, no me enrollo. Una ciudad asolada por el crimen, la policía (que nunca aparece en el filme) está ausente ¿A quien vas a llamar? A Los Cazafantasmas, a tu vigilante amigo de turno. Pues si amigos, en el filme aparece un tipo con un mostacho que va a acabar con todos los villanos de turno y de paso les saquea para darle todo el dinero que reúne para dárselo a una mujer que tiene una hija paralitica y punto. 
La próxima campaña de Rayban va a ser explosiva
Con semejante argumento (escrito en una servilleta), ríete de la premisa de Origen. Aquí se va a repetir una y otra vez el mismo esquema, nuestro clon de Charles Bronson acaba con unos facinerosos, aparece un incendiario locutor de radio (o tal vez un podcaster) alabando las movidas de nuestro vigilante protagonista y luego aparece la madre con el dinero y así hasta casi al final. Donde aparece un malo de medio pelo, que esta relacionado con el pasado de la madre ¿Compañeros del coro? ¿Participaron juntos en la última edición del casting de La voz? no algo mucho más recurrente, una sorpresa que nos ha dejado Rene Perez, que riete del giro de las sorpresas de los finales de M. Night Shyamalan

La película intenta reflejar ese espíritu de la Cannon, con lugares y situaciones sordidas ya vistas en títulos como Yo soy la justicia y principalmente con su protagonista, Robert Kovacs. Apodado cariñosamente Bronzi, por su gran parecido físico con el protagonista de El justiciero de la ciudad y tantas otras. Se agradece el nivel de violencia y sobretodo la sangre, que de los pocos villanos que muerden el polvo (no más de una docena), emanan litros y litros de tomate. 

Actores del método
Pero claro, no todo son genialidades. La película coquetea con el cine de serie Z, apenas tiene presupuesto para secuencias de acción medianamente coreografiadas. Como ejemplo tenemos, toda la secuencia en el desguace es ridícula por el abuso de la cámara lenta y su resolución final que termina con nuestro justiciero obligando a una chica que ha sido violada (interpretado por una chica mitad humana, mitad plástico llamada Stormi Maya) a acabar con uno de sus captores.

Por si no fuera suficiente, Rene Perez acompaña las imágenes de una horrible banda sonora que él mismo ha compuesto bajo el seudónimo The Darkest Hours (a horas muy oscuras y intoxicado de sustancias desconocidas) a ritmo de hip hop de baratillo y horribles guitarreos.

Que no chavales, al Pagalitros no hay que hacerle caso. Esta película es cremita de la buena.
Kovacs no es ningún Michael Fassbender, pero para lo que tiene que hacer (poner caras impasible y disparar), cumple de sobras. El resto de compañeros de reparto, se puede sorprende ver a un Baldwin, Daniel  que interpreta a ese reaccionario locutor de radio que da la sensación que vendría de su casa después de estar de farra toda la noche por la pintas con las que aparece. Y el resto como suele ser habitual los conocerán en su casa a la hora de comer.

Con todo esto Death Kiss, es ideal para aquellos fans de toda la vida del protagonista del protagonista de Yo soy la justicia. Ya según su criterio querrán aplicar su particular justicia o no con Rene Perez, el autor de todo esto.

Chavales comeros toda la verdura y estudiar mucho si no queréis terminar como yo.






Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.

La obra de teatro Fredra, con Lolita, llega a Valencia



Desde el 28 de noviembre hasta el 9 de diciembre, el teatro Olympia programará la obra de teatro "Fedra". Protagonizada por Lolita, esta cambia de registro, y se pasa de la comedia de su último trabajo teatral (Prefiero que seamos amigos, al cual acudimos) a la tragedia griega.

Las entradas pueden adquirirse en la web del teatro desde 15€ + GDG.

Sinopsis oficial:

Fedra, la reina de la Isla del Volcán, está enferma: ni come ni habla ni duerme. Los médicos son incapaces de averiguar el origen de su padecimiento y el país entero anda preocupado por su estado de salud. Algunos dicen que se ha vuelto loca. Otros, que las largas ausencias de su esposo, el rey de la isla, han terminado por devastar y asolar su corazón, pero nadie conoce la verdad y todos se equivocan. Y es que la gran responsable de la dolencia de Fedra no es otra que una pasión que la atormenta desde hace tiempo y que ya no puede reprimir más; un erotismo inmoral e impúdico, un deseo violento e indómito, un amor prisionero e indecente.

El amor, en muchos casos, es sinónimo de dicha y felicidad, pero, en otros, es también tormento y grandísima condena (en especial cuando te enamoras de la persona que no debes). Pero, ¿cómo actuar cuando la razón y el deseo entran en conflicto? ¿Es más justo atender a lo que plantea el cerebro o a lo que demanda el corazón? ¿Qué debería pesar más? ¿Pensar o sentir?
Tradicionalmente, éste es el conflicto interno al que siempre ha tenido que enfrentarse Fedra, un personaje que, atrapado en las redes de la tragedia, se debate y no se puede decidir. Y esto mismo es lo que la ha terminado convirtiendo en un personaje un tanto inactivo, alguien que, incapaz de elegir, se decide por darle la mano a la muerte como la mejor de las opciones.
Lo que hemos querido con esta Fedra es sacar al personaje de ese letargo en el que siempre se ha encontrado para crear una mujer más combativa y con menos miedo; una persona que, huyendo de la tragedia, se sumerja de lleno en ella y peleé frente a frente; una mujer exenta de culpa, capaz de luchar por lo que quiere, y que, ante todo, se atreva a amar. 




Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.

Get Shorty - Temporada 2





Género Comedia, Crimen
Director Adam Arkin, Daniel Attias, Colin Bucksey, Daisy von Scherler Mayer, Ed Bianchi, Allen Coulter, So Yong Kim
Guión Davey Holmes, John S. Newman, Laura Jacqmin, Dan Nowak, Alex Carmedelle, Hiram Martinez, Nancy Fichman, Jennifer Hoppe, Etan Frankel (Novela: Elmore Leonard)
Fotografía Attila Szalay, David Franco, M. David Mullen
Reparto Chris O'Dowd, Ray Romano, Sean Bridgers, Isaac Keys, Lidia Porto, Goya Robles, Lucy Walters, Sasha Feldman, 
País Estados Unidos
Temporada 2
Episodios 10
Cadena original FX
Duración 60 min.
Estreno 14 agosto de 2018
Crítico colaborador: Pagalitros

Puntuación: 



Después de mi triunfal regreso a Doctor Somier con la nueva temporada de Ballers, con el incombustible Dwayne Johnson, hay que seguir trabajando. Pagalitros continua hablando de series (porque de momento eso de ir al cine en pases de prensa como que no es factible y el tema de preestrenos como que hay sequía). Para esta ocasión os traigo Get Shorty, una serie poco conocido para el gran público.

Seguramente el nombre de Elmore Leonard, para muchos no significará nada pero si empiezo a mencionar pelis como Un romance muy peligroso, Jackie Brown o Como conquistar Hollywood os sonará. Se trata del escritor cuyas novelas se basan esos filmes. Si os acordáis de la última mencionada, se trataba de un filme muy majo, protagonizado por un John Travolta donde interpretaba a un mafioso que intentaba poner en marcha una película. 



Pues Como conquistar Hollywood (que después contó con una horrible secuela llamada Be Cool) se titulaba en inglés Get Shorty. El año pasado se estreno en el canal FX (con producción de la MGM), esta serie se inspira en parte de la novela del mencionado Leonard.

¿Sólo en parte? os preguntaréis algunos, pues sí, el principal aliciente (¿os acordáis del copia y pega que hizo Robert Rodriguez hace unos años cuando llevo a televisión Abierto hasta el amanecer), que solo toma la premisa de un mafioso que quiere dejar la vida delictiva para dedicarse a una de sus aficiones que es el cine. Pero que trae una serie de nuevos personajes con un toque de humor negro. 



En la primera temporada Miles Daly y su compañero de fechorías Louis Darnell (un mormón de pura cepa), tras arreglar unos "asuntillos" con un guionista, consiguen su ultimo libreto. Para Miles, que está en un momento de su vida peliagudo (está separado de su familia), el libreto le viene como una señal para abandonar Las Vegas y fugarse a Hollywood en busca de un nuevo futuro. Allí dará con  Rick Moreweather, un productor de serie B, que ve una oportunidad de dar el salto a primera línea y trabajar con un gran estudio. Lo que no sabe Rick es que Miles es un mafioso que trabaja para una de las mayores mafiosas de Las Vegas, Amara, una semi analfabeta con cara de muy pocos amigos.

En esta segunda temporada, el filme ha finalizado pero su montaje es un autentico desastre. Miles tendrá que intentar arreglarlo en la sala de montaje mientras que la película tiene que ser presentada en breve en un festival de cine. Por si no fuera suficiente, Miles está a punto de divorciarse, Louis se casará para poder tener sexo (en su religión el sexo prematriomonial está prohibido) y Rick empezará a trabajar como soplón para el FBI. Pero además un nuevo filme e importante filme se está cocinando en el estudio y nuestros protagonistas terminarán participando en él para poder evitar terminar en una bolsa de cadáveres.


Esta segunda temporada en líneas generales sigue manteniendo el nivel de la anterior, es más, se podría decir que es más completa y entretenida. El tono de humor, las situaciones enrevesadas en la que se ven involucrados los personajes mantienen al espectador pendiente de todo ello y eso que los episodios son de casi una hora de duración.

Por cierto, el reparto lo encabeza Chris O'Dowd (Roy en Los Informáticos o para los más gafapasters del lugar, The IT Crow) en un cambio de registro muy sorprendente, de un tipo duro pero que al fin al cabo intenta ser un buen padre de familia. La otra cara conocida es Ray Romano, el protagonista de Todo el mundo quiere a Raymond, que aquí es interpreta a Rick, el productor de serie B con un aspecto que parece Al Pacino de marca blanca. Su personaje es un tipo pasado de vueltas de todo, que sólo quiere intentar producir su siguiente filme en esa fauna que es Hollywood. 



A la pareja protagonista habría que destacar al compañero de Miles, Louis interpretado por Sean Bridgers (actor de cierto parecido a Will Ferrell) con el que O'Dowd tiene buena química. Además en pequeños roles podemos ver a gente muy conocida como Felicity Huffman (Mujeres desesperadas), Topher Grace (Traffic, Aquellos maravillosos 70), Alan Arkin (Argo), Peter Bogdanovich (Los Soprano) o Dean Norris (el cuñado de Breaking Bad) entre muchos otros.

Si ya estas harto de comedias con personajillos repetitivos, de policíacas que ya sabes quien es el asesino, ya sabes lo que tienes que hacer, ver Doctor Somier y luego te ves Get Shorty.





Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.