01 febrero 2016

El renacido (The Revenant)





Título original: The Revenant
Director: Alejandro Gonzalez Iñarritu
País: USA
Actores: Leonardo DiCaprio, Tom Hardy, Domhnall Gleeson, Will Poulter, Forrest Goodluck, Paul Anderson, Kristoffer Joner, Joshua Burge, Duane Howard, Melaw Nakehk'o, Fabrice Adde, Arthur RedCloud, Christopher Rosamond, Robert Moloney, Lukas Haas, Brendan Fletcher, Tyson Wood, McCaleb Burnett
Año: 2015
Duración: 156'
Crítico colaborador: Mary






Valoración:





El renacido: Leo, el superviviente


Al César lo que es del César. Y a DiCaprio su Oscar ya. Otra cosa es que se lo merezca realmente en esta película o no. Que nadie se equivoque, DiCaprio hace un estupendo papel. Aprueba con nota alta, pero no se lleva el sobresaliente que sacó con El lobo de Wall Street o la matrícula de honor que se llevó con ¿A quién ama Gilbert Grape?. Alejandro González Iñárritu le ha regalado un protagonista que está a la altura del actor, y una historia de supervivencia, de venganza, de honor, de sangre y de injusticias. y todo en la más agreste y ruda naturaleza. 


La acción se sitúa en la América de 1820. Una expedición va hacia el oeste norteamericano donde habitan tribus indias. Uno de los exploradores de Hugh Glass (DiCaprio) es atacado por un oso, y sus compañeros le dan por muerto. Glass queda desvalido en medio del frío dentro de un territorio que no puede ser más hostil. Peor él aguanta, con voluntad y cegado por la venganza.

La cinta dura dos horas y cuarenta minutos. Hay muy poco guion, pero mucho efecto visual. La belleza bruta traspasa la pantalla en todo momento. el que dirigió el año pasado Birdman compone un descarnado cuadro a la perfección, lo que no le quita densidad que a veces se vuelve en su contra. A más de un espectador le costará aguantar tanto metraje. Y eso que su arranque no puede ser más apetecible y poner al público más en situación. Iñárritu firma poniendo todos los recursos estilísticos para emanar poesía a través de la pantalla. Con metáforas y comparaciones en su argumento, peleas hiperbólicas (no pueden ser de otra forma) y anáforas bien justificadas dentro de esa supervivencia. Parsimonioso, eso sí. 


Los secundarios agrandan el rol del principal: Domhnall Gleeson, Will Poulter (ese chaval que conocimos en Narnia y hace poco en Somos los Miller), pero sobre todo Tom Hardy sale descomunal convertido en hombre sin escrúpulos. Uno de los mejores villanos de los últimos años.
Y cómo no, mención merece el aliado de Iñárritu, Emmanuel Lubezki es el gran artífice de esta proeza. Conocido del director también ha trabajado con otro paisano suyo de renombre, Alfonso Cuarón, y con realizadores tan dispares como Tim Burton o Terrence Malick. Aquí Lubezki compone una fotografía que recegoe toda la potente puesta en escena, grisácea, terrosa y mugrienta.



DiCaprio tiene mejores actuaciones en su haber. Pero el año pasado Julianne Moore se hacía con su merecida estatuilla por ese telefilme simple llamado Siempre Alice. La Academia ha tenido momentos en los que la nostalgia no ha ablandado su corazón (el año pasado Michael Keaton se quedó sin él, al igual que la dolorosa edición de 2004 que Bill Murray se fue con las manos vacías). Pero a Leo se lo deben y se hará con él seguramente.



Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.

Opina

0 Comentarios somieriles:

Publicar un comentario

Todos comentarios serán moderados por el staff, si no aparecen en breve no te preocupes, serán aprobados lo antes posible. Puedes comentar también desde tu facebook, twitter, etc justo debajo.

comments powered by Disqus