19 febrero 2014

Monuments men









Título: Monuments Men
Título original: The Monuments Men
Director: George Clooney
País: USA
Actores: George Clooney, Matt Damon, Bill Murray, John Goodman, Cate Blanchett, Bob Balaban, Jean Dujardin, Hugh Bonneville
Año: 2014
Duración: 118'
Critico Colaborador: Mary

Calificación:




Clooney, historia y obras de arte


George Clooney es de esos personajes que pese a su pose de galán típico no deja de sorprender: igual hace bodrios que papelazos, o dirige grandes película o americanadas que no hay por dónde cogerlas.
¿Qué pasa con Monuments Men? pues que quizá se ha dejado llevar por los estereotipos y ha efectuado una película bélica con toques de comedia típica. Y el resultado podría haber sido bueno; porque en el séptimo arte hay ejemplos que entremezclan guerras y humor con maestría.

La estrella de Hollywood se basa en el hecho real de la Segunda Guerra Mundial, en la que un grupo de hombres emprendieron la misión de recuperar las piezas de arte que los nazis habían robado para devolverlas a los dueños legítimos. Es una premisa más que interesante, pero el resultado final no cumple las expectativas. Dentro del argumento, más de uno recordará a varios títulos anteriores: para empezar Malditos bastardos, e incluso La mejor oferta, con tanto amor por las obras pictóricas. Y por supuesto a la trilogía de Ocean’s Eleven, porque esto pareces como si Danny Ocean metido en lides de época que sustituye los casinos por los escondites alemanes.




Esto aliñado con chascarrillos típicos a los que la comedia americana nos tiene tan habituados, y con una trama muy débil. Apenas ésta consigue captar al espectador porque no hay garra. Los chistes no hacen reír y las tristezas no consiguen calar.
Eso sí, los actores serán el imán para el púbico. Empezando por George, el eterno galán. Luego está un Matt Damon cada vez más maduro (ya no es el niñito apadrinado por el Señor Ocean). Bill Murray aparece en una línea que maneja como nadie: la pasota, y con su respectiva cara, por supuesto. John Goodman, un gran actor que igual asombra con un peliculón o bien con un bodrio; da igual, a él lo que le echen. Y Cate Blanchett, que menos mal que ahí está Blue Jasmine, o Jean Dujardin, marcando su senda por Hollywood. Sí, los intérpretes están correctos, pero parecen que salan por la trama por los espacios tan inmensos que ésta posee.

¿El resultado? Una historia con un contenido potente pero con un continente flojo, de esos que no deja huella, sino más bien templado. Con el buen sabor de boca que nos dejó Los idus de Marzo, y no solamente por Ryan Gosling, y ahora va y nos viene con esto.



Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro foro.

Opina

0 Comentarios somieriles:

Publicar un comentario

Todos comentarios serán moderados por el staff, si no aparecen en breve no te preocupes, serán aprobados lo antes posible. Puedes comentar también desde tu facebook, twitter, etc justo debajo.

comments powered by Disqus