15 febrero 2014

Cuento de Invierno




Título: Cuento de invierno
Título original: Winter's Tale
Director: Akiva Goldsman
País: USA
Actores: Colin Farrell, Jessica Brown Findlay, Russell Crowe, Jennifer Connelly, William Hurt, Eva Marie Saint, Matt Bomer, Kevin Durand, Lucy Griffiths, Kevin Corrigan, Will Smith
Año: 2014
Duración: 118'
Critico Colaborador: Mary




 
Valoración:


 


"Batiburrillo de ideas ya vistas con azúcar y fantasía"

Personajes cuya función no se entienden, actores hiperbólicos, fantasía mal dosificada y un argumento raro son los ingredientes perfectos para que te salga una producción de esas que pasará muy desapercibida. Y pese al elenco actoral, que es de lo más llamativo.

El cartel anunciaba una historia de amor al uso; sin embargo, tal idilio no se llega a percibir. El espectador pasa de ver un primer encuentro entre los dos personajes a otro en el que Peter (Colin Farrell), un ladrón irlandés, declara su amor a Beverly, una chica enfermiza. Y así, tan fríos como el título, es como se quedan los asistentes a las salas de cine. ¡Vaya, y yo que quería una buena pastelada ahora en pleno San Valentín!


Colin Farrell es el protagonista y no sale tan mal parado pese a que la historia no haya por dónde cogerla, al igual que con su corte de pelo a tazón y rapado por los lados… es de esos que requiere un momento de reflexión. Su compañera Jessica Brown tampoco lo hace mal. Ni Jennifer Connelly. Ambas desempeñan roles que el guion no ha sabido dibujar correctamente. Por ahí aparecerá el padre de la joven (William Hurt), un matón al servicio del malo (que siempre le toca a Kevin Durand), una abuelita editora jefe casi retirada, … Muy variopinto, sí.


Russell Crowe es otro cantar. En serio Russ, ¿Por qué te has abandonado? Con lo bien que se te daba antes esto de la actuación… Porque llevas una racha hijo mío… La trama, El hombre de acero… a ver cómo te las apañas en Noé. Ah, y Will Smith pasaba por allí y realiza el rol más raro de todos los vistos en mucho tiempo.
Caso aparte son las tramas: la primera que transcurre a principios del siglo XX, y la de la época actual, con Farrell con melenas y una ancianita que se conserva muy bien para ser octogenaria. Además del irlandés hay más nexos entre ambos argumentos, como un malo malísimo Crowe y de nuevo Will Smith –en serio, ¿Qué hace ahí? Que mira que me cae bien, pero da la sensación de que se aburría en casa y se pasó por los rodajes que había por Los Ángeles-. También hay un caballo alado mágico que se une para rizar el rizo. Y la nieve, el invierno, el frío, luces oscuras, abrigos… ¡Por favor, que llegue el verano!


Puede que leyendo el relato -el guion está basado en un libro-, la visión cambia un poco, y seguramente, sin haber echado un vistazo al libro, podría asegurar que los lectores se habrán llevado una decepción. Si hay que buscar un público que se pueda deleitar con semejante proyecto, diría que el preadolescente. Quizá ellos lo puedan apreciar un poco más.


Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro foro.

Opina
comments powered by Disqus