Mirai, mi hermana pequeña











Título: Mirai, mi hermana pequeña
Título original: Mirai
Dirección: Mamoru Hosoda
País: Japón
Actores: Animación
Año: 2018
Duración: 100'
Crítico colaborador: Antonio Ramón Jiménez Peña

Valoración: 





Kun, un cascarrabias de 4 años de edad, es el protagonista de ‘Mirai, mi hermana pequeña’. La nueva película de Mamoru Hosoda es un relato fluido y discontinuo conducido por la percepción del pequeño en un nuevo evento de su vida: el nacimiento de su hermana Mirai. La mirada del niño, guía de la película, explica las fluctuaciones que afectan al relato en su estructura episódica, como recuerdos concretos de nuestra infancia que permanecen en nosotros y aparecen inconexos en nuestra mente, pero también a la convivencia entre realidad e imaginación, fundidos en un binomio inseparable.

El niño se convertirá, a través de un simbólico árbol que le servirá de modo de zona de despegue, en un viajero de sus fluctuaciones entre su vívido ingenio y su propia realidad, paseando por sus hojas a través de pasado, presente y futuro y, finalmente, entre recuerdo y verdad. No lo hará solo, pues como si de una navidad dickensiana se tratase, espectros de otro tiempo (su perro humanizado en el presente, su hermana desde el futuro y su abuelo desde el pasado) le acompañarán en un camino que le llevará, como al excéntrico Ebezener Scrooge, a conciliar su particular y odiada fiesta: su condición como hermano mayor.

El exceso de verbalización a lo largo de la película, demasiado explicativa en su tramo final, delata las intenciones de Hosoda, que con su séptimo largometraje prolonga la exploración que le obsesiona en su carrera: las relaciones interpersonales, desde la conciliación entre la niñez y la vejez en ‘Summer wars’ hasta las relaciones paterno-filiales en ‘El niño y la bestia’, pasando por la amistad adolescente en ‘La chica que saltaba a través del tiempo’ a la relación materna con sus hijos en ‘Los niños lobo’.

En ‘Mirai, mi hermana pequeña’, la preocupación temática principal es la relación entre hermanos, pero también hay reflexiones muy marcadas sobre la paternidad, la división de los cuidados o el trabajo doméstico del varón, exteriorizadas desde los padres de Kun. Sin olvidar otras cuestiones como el paso del tiempo, el recuerdo frente a la verdad e incluso las secuelas de la Segunda Guerra Mundial, que aún resuenan en la memoria japonesa. Hosoda construye la que es, hasta la fecha, su película más ambiciosa.



Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.


Opina

0 Comentarios somieriles:

Publicar un comentario

Todos comentarios serán moderados por el staff, si no aparecen en breve no te preocupes, serán aprobados lo antes posible. Puedes comentar también desde tu facebook, twitter, etc justo debajo.

comments powered by Disqus