24 noviembre 2016

ALIADOS








Título: Aliados
Título original: Allied
Dirección:
Robert Zemeckis
País: USA
Actores: Brad Pitt, Marion Cotillard, Lizzy Caplan, Matthew Goode, Jared Harris, Jason Matthewson, Angelique Joan, Sally Messham, Iain Batchelor, Miroslav Zaruba, Raphael Acloque, Angus Kennedy, David Bonneville, Tiar Lounis
Año: 2016
Duración: 124'
Crítico colaborador: Tita Cortés


Valoración:


 



Si hay algo de lo que puede presumir esta película es de parejaza cinematográfica. Y no, no hablo de Marion Cotillard y Brad Pitt, cuya aventura o no aventura o lo que fuera o dejase de ser me es indiferente. Hablo de Robert Zemeckis y Alan Silvestri. Porque si alguna vez te has emocionado con la entrañable banda sonora de Forrest Gump y la forma de contar la historia de Zemeckis - o con cualquiera de sus películas juntos-: debes ver Aliados.



Robert Zemeckis tiene una forma de hacer las cosas que yo qué sé que qué se yo. A priori puede parecer que como está ambientada en los años cuarenta, la elegancia viene servida. Pero muchas películas se han visto que se asientan en el mismo período y pocas gozan de una estética tan limpia y elegante. Es un placer visual. Camisón por aquí, traje por allí, ametralladora Sten por acá. Deliciosa.
Nada emana soporífero calor africano como una buena duna desértica, una carretera inacabable y Brad Pitt sudando a mares. Una que sabe que en África el sol pega como en ningún otro sitio: se lo ha creído. Eso, y todo lo demás. Porque Zemeckis sabe. Sabe dónde poner, y dónde quitar. Y si ya tiene a uno de nuestros rebeldes aliados favoritos de protagonista, por qué no traer de vuelta directamente de Malditos Bastardos también a uno de nuestros nazis favoritos – el cual en esta ocasión ha podido conservar sus partes nobles, y hasta ahí puedo leer-. 


La pregunta que me asola es si no sobraba calma hacia el nudo de la historia. Y me refiero a calma calma. No calma tensa. Calma tensa hay al principio, y a raudales; que lleguen ya las 8:35, ¡por favor! Pero cuando lo que sabes que tiene que pasar ha pasado y esperas pacientemente a que llegue el plot twist, el final feliz se alarga tanto que no sabes si sigues en la mitad de la película o se ha acabado ahí el rollo y nadie te ha avisado. ¿O no?

¿Ha desmedido el tiempo Zemeckis? ¿O era esa exactamente la intención? Es muy sencillo sentarse a observar con detenimiento las encantadoras sonrisas y las miradas cautivadoras. Así es fácil ser espía. Lo difícil es estar en el terreno. Y aunque con mucha elegancia, y sin rasgarse la seda con las ametralladoras, lo dejan muy claro los intérpretes. Una Marion Cotillard muy en su salsa, que derrocha encanto y sensualidad, se alía con un Brad Pitt, que aunque ya no puede disimular los añitos que tiene, luce en gran manera la elegancia que propician los uniformes militares y los trajes de los años cuarenta. Si bien a ratos parece más perdido que un pulpo en un garaje: supongo que yo también me aturdiría en presencia de Marion Cotillard. Aquí todos somos Brad Pitt. 


 
Seducciones a parte hay un detalle que es muy de agradecer, y es que contra todo pronóstico, esta película ambientada en lo que venimos a llamar los años de Maricastaña, no solo supera el Test Bechdel: además tiene también una pareja queer. Porque no hay nada que les guste más a los contrarios a la representación que decir cosas como: “es que eran otros años, entonces la mujer no tenía tantos derechos”. O “por aquel entonces las parejas homosexuales no estaban de moda”. Aliados tiene cabida para mujeres, mujeres espía, mujeres tradicionales, mujeres de uniforme, y mujeres que salen con mujeres. Así que gracias, Robert Zemeckis, por no escaquearte y por darnos en pantalla un hueco que nos merecemos como cualquier Brad Pitt.



Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.

Opina

0 Comentarios somieriles:

Publicar un comentario

Todos comentarios serán moderados por el staff, si no aparecen en breve no te preocupes, serán aprobados lo antes posible. Puedes comentar también desde tu facebook, twitter, etc justo debajo.

comments powered by Disqus