31 marzo 2016

KIKI, EL AMOR SE HACE

 




Título: Kiki, el amor se hace
Director: Paco León
País: España
Actores: Paco León, Álex García, Natalia de Molina, Belén Cuesta, Luis Callejo, Candela Peña, Luis Bermejo, Alexandra Jiménez, David Mora 
Año: 2016
Duración: 90'
Crítico Colaborador: Horacio Applegate





Valoración:






Me gusta Paco León. Me parece un profesional que, pese a haber podido estirar su condición de celebridad televisiva, arriesga apostando por fórmulas industriales y comerciales poco exploradas, controvertidas y quizá cuestionables, pero que confrontan con la inacción dominante en el sector, sinónimo de fracaso en el contexto de crisis en que nos hallamos.

Dicho esto, Kiki, el amor se hace (título que pasa por derecho propio a situarse entre los peores del cine español) es una película menor, lo que no será óbice para lograr un más que probable éxito de taquilla, de manera inversamente proporcional a la recepción crítica que mayoritariamente obtendrá.

Se trata de una comedia coral y episódica en la que se abordan diversas formas de relación amorosa a través de personajes que padecen algún tipo de parafilia y como esto afecta a su vida en pareja. Evidentemente, semejante premisa argumental da pie a dotar a las distintas historias de un alto nivel de desprejuiciada procacidad y frecuente humor escatológico, aunque sin llegar a extremos que lleguen a ahuyentar a ningún potencial espectador en los tiempos que corren.




Como en casi todas las películas que responden a esta tipología, las historias suscitan un interés desigual, oscilando entre las que alargan innecesariamente la trama y las que nos hacen disfrutar por su adecuado equilibrio entre la vertiente humorística y la emocional: una joven que alcanza el orgasmo de su vida con la tensión de ser atracada en una gasolinera y como esto influirá en su novio (harpaxofilia), una pareja en la que ha anidado la rutina y que busca nuevas emociones que aviven la llama, una mujer que intenta quedarse embarazada y que descubre que solo se excita viendo llorar a su marido (dacrifilia), un cirujano plástico cuya vida sexual se ha ido al garete tras un accidente de su mujer y que descubre el erotizante efecto que le provoca el sueño profundo de esta (somnofilia), una joven sorda con predilección por ciertos tejidos y animadversión hacia otros (elefilia)… Historias principales que se alimentan de otras con menos enjundia y parecidas temáticas: fetichismo, lluvia dorada, locales swinger y semejante jaez.

El numeroso reparto raya a buen nivel, destacando por encima de la media Natalia de Molina, la siempre eficaz Candela Peña y Luis Bermejo; ciertos pasajes y líneas de diálogo son ocurrentes y desternillantes, pero abundan también los simplemente vulgares; y hay elementos tonales que nos retrotraen a la comedia celtibérica tan en boga hace varias décadas, incluido el pequeño papel de un icono del subgénero como Josele Román.

Resumiendo, una panorámica polimorfa sobre los insondables misterios del amor y el deseo y sus igualmente variadas formas de expresión, donde predomina una visión vitalista y musical, rematada con un inevitable y previsible happy end verbenero, cerrando así un círculo pretendidamente gozoso, pero que, en lo estrictamente cinematográfico, se queda en coitus interruptus.






Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.

Opina

1 Comentarios somieriles:

Pese a sus imperfecciones tengo curiosidad por verla, sus dos películas anteriores, las de Carmina, me encantaron y habrá que ver como evoluciona Paco León como director. Eso sí, esperemos que no confunda ser arriesgado con ser zafio.

Responder

Publicar un comentario

Todos comentarios serán moderados por el staff, si no aparecen en breve no te preocupes, serán aprobados lo antes posible. Puedes comentar también desde tu facebook, twitter, etc justo debajo.

comments powered by Disqus