09 abril 2018

Isla de perros











Título: Isla de perros
Título original: Isle of dogs
Dirección: Wes Anderson
País: Estados Unidos
Actores: Animación
Año: 2018
Duración: 101'
Crítico colaborador: David Hidalgo

Valoración:




Es una tarea harto difícil encontrar cineastas con un imaginario tan particular como el de Wes Anderson. Uno de los máximos representantes del cine indie norteamericano contemporáneo, su estilo bebe, en cierta medida, de la obsesiva simetría visual de directores como Ozu o Kubrick, mezclado con la estructura capitular de las cintas de Tarantino, pasando por ciertos temas e inquietudes ya tratados anteriormente por narradores como John Hughes: la soledad, el paso del tiempo, el relevo generacional, cómo mantenerse genuino en un mundo que solo tolera lo convencional…. Todo ello, pasado por un filtro único y personal, que le ha permitido consolidarse ante crítica y público como un artista polifacético, capaz de alternar entre cine de imagen real y películas de animación stop motion.

Y es, precisamente con esta última técnica, con la que Anderson nos regaló una joya en 2009: Fantastic Mr. Fox, que adaptaba un texto de Roald Dahl. El hecho de usar la técnica de la animación artesanal fotograma a fotograma no fue casual, ni tampoco una mera triquiñuela estilística: el stop motion le permitía controlar al máximo cada encuadre, de una forma que en el cine de imagen real nunca es del todo factible. Además, otorgaba a su cinta, no solo una estética y una textura memorables, sino que además le permitía disponer de la siempre agradecida licencia de romper con la siempre temida suspensión de incredulidad asociada al cine de imagen real. Dicho de otro modo: ¡en el cine de animación stop motion, todo es posible!

Es fundamental recordar esta premisa, porque este director la lleva todavía más lejos en su último trabajo, Isle of Dogs. Ya desde su épico y, al mismo tiempo, hilarante prólogo, acompañado por un texto que no duda en romper descaradamente la barrera entre cinta y espectador, Anderson nos avisa de que ésta no va a ser una historia convencional. ¡Y vaya que lo mantiene en todo momento!

Isle of Dogs es una película, desde luego no rompedora, pero tampoco fácil. Demasiado bizarra para el espectador más rutinario, demasiado orientalizada para quienes esperen una historia más conectada a lo que se supone que debe ser una cinta norteamericana, tal vez demasiado violenta para los más pequeños e incluso, con el riesgo de que los espectadores adultos decidan no ir a verla por ser de animación. Y, sin embargo, ¡todo aquel que le dé una oportunidad saldrá de lo más satisfecho!

Porque esta cinta es efectiva a muchos niveles. En lo narrativo, se permite combinar de forma ágil géneros tan dispares como el cine de aventuras, la comedia, el drama, la intriga política, las cintas de mafia e incluso la épica samurái, todo ello pasado por muchas referencias a la cultura nipona y a guiños culturales de todo tipo (atentos a los nombres de ciertos personajes), así como por numerosos cambios emocionales. De hecho, no pocas veces se pasa de un momento cargado de humor negro a una escena dramática, para después dar paso a un momento entrañable. A esto ayuda considerablemente el evidente mimo y perfeccionismo que desprende cada fotograma de este film, así como el excelente trabajo vocal que realiza el estelar reparto, con nombres como Bryan Cranston, Edward Norton, Scarlett Johansson o Frances McDormand poniendo voz a algunos de los personajes.

Por otro lado, su apartado técnico es apabullante, con un planteamiento visual reminiscente a la obra de Akira Kurosawa e incluso de Isao Takahata pero sin perder jamás las señas de identidad ni los referentes del cine de Anderson. En lo sonoro, la película cumple con mucha solvencia, con un diseño de sonido atmosférico y envolvente, así como una (por no romper su tradición) maravillosa banda sonora cortesía de Alexandre Desplat. Este compositor francés, ya habitual colaborador de Anderson y ganador de muchos merecidísimos galardones, nos deleita con una composición que alterna entre ritmos trepidantes y percusivos, con sonidos de viento que oscilan entre el humor cotidiano y el propósito de realzar la emoción contenida en cada pequeño momento.

También es reseñable que Anderson haya introducido claros elementos filosóficos en su obra. Por un lado, hay un claro discurso antiautoritario, donde se señalan los peligros y las consecuencias de que los votantes se crean los discursos demagógicos y totalitarios de cierta clase política. Además, en su estructura discursiva también se puede hallar cierto animalismo, así como un poderoso mensaje acerca del amor, de la familia, de la amistad y de cómo podemos crecernos ante las adversidades, ya que vale mucho la pena luchar por aquello que es justo. Eso sí, no esperéis que la cinta os aleccione: ante todo, su propósito es contar una buena historia de la forma más entretenida posible, y los mensajes se transmiten de forma sutil para quienes quieran verlos, en la mejor tradición del buen séptimo arte.

Si tuviera que ponerle un pero a esta obra, quizás le achacaría un tratamiento algo simplista de algunos personajes secundarios, así como un clímax algo precipitado, que se resuelve con simpatía y efectividad pero de una forma un tanto ramplona. Con todo, es una cinta con la que me he deleitado en lo sensorial, que me ha mantenido interesado e involucrado emocionalmente en todo momento, y con la que, en definitiva, he gozado de cada segundo. Sus 105 minutos se me han pasado volando, y siempre es de agradecer recibir una propuesta tan poco convencional como ésta en carteleras. Isle of Dogs vuelve a reafirmar por qué Wes Anderson es, desde hace mucho, uno de mis cineastas favoritos, y ya estoy esperando con mucho interés a saber qué nos ofrecerá en un futuro, ¡espero que cercano!




Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.

Opina
comments powered by Disqus