22 septiembre 2015

Mongolia: el musical



Título: Mongolia: el musical
Actores: Darío Adanti, Eduardo Galán
Duración: 90'
Lugar: La Rambleta
Crítico: La Perra Verde



El placer de sentirse culpable


La revista Mongolia es un medio satírico que no deja indiferente, sobre todo a los "medios de la caverna", que se hacen cruces cada vez que hacen alguna referencia especialmente hiriente sobre algún político afín y de "alguna señora del espacio", como llaman a La Virgen y demás vírgenes que pasaron de ser "la fea del pueblo" a "figurita a la que poner velas".

Leyendo su revista y viendo sus redes sociales, donde comentan noticias políticas y nos confirman cada domingo "que otra vez más, no van a misa", puedes hacer una clara radiografía a nivel ideológico y humorísitco del staff. Con esa radiografía en mente, cuando me enteré que tenían un espectáculo girando por España, no pude menos que ir de cabeza a verlo.

Se llama "Mongolia: El musical", como podría llamarse "Carnicería Mongolia" o "Mongolia: proctólogos", porque no cantan o hacen un triste "plié, plié, chasé" (toda mi cultura de ballet salió de ver "Un paso adelante"...), hacen lo que se espera de ellos, ser más corrosivos que el ácido sulfúrico.

Apoyados por proyecciones en el fondo del escenario (que incluyen vídeos, montajes y dibujos propios), durante todo el show contaremos únicamente con la presencia de Darío Adanti y Eduardo Galán, que ejercen como esos grupos punkys de únicamente 3 miembros que llenan todo el escenario con su energía, vinieron a ser como los Toy Dolls de la comedia.

Su actuación se basa en la provocación y el humor negro, consiguiendo un espectáculo que en ocasiones, llega a hacerte sentir realmente mal por reírte de las referencias y ejemplos usados, y sinceramente, si no te sientes mal o culpable en algún momento... háztelo mirar, que quizá debas tomar medicación y alejarte de la sociedad un poco.

Pero así somos la gente que disfrutamos del humor negro:

-Somos conscientes de la ironía que desprende el diálogo, en el cual se suele magnificar y satirizar la situación, adoptándose el rol de la persona (situación) con la que no se está de acuerdo, para "desacreditarla desde dentro".

-Muchas veces nos sentimos mal por reírnos de según que situaciones, pero somos plenamente conscientes de que simplemente es humor, un humor que da calambrazos y no deja indiferente.

-Somos unos sufridores que tenemos que soportar que mucha gente nos mire como si fuéramos la mezcla de Hitler+Stalin+Ed Gein por contar según que chistes. Hasta que nos conocen y descubren que no somos unos hijos del mal... o bueno, sí, pero muy achuchables.

Regresando al espectáculo, podemos ver un show dividido en 3 actos seguidos que incluye distintos tipos de teatrillos, monólogos y proyecciones que fagocitan la actualidad más candente y la vomitan "mongolizada".

Eduardo Galán nos adopta el rol de "poli malo", siendo quien más se crece en los diálogos, metiendo insultos explícitos y las referencias más negras e hirientes, consiguiendo con sus ademanes y subidas de tono, que el público se "engorile" y entre de lleno en el juego que nos proponen.



Por su parte, Adanti adopta el rol de "poli menos malo", porque como bien indicó en un momento Galán cuando casi todo el teatro se quedó mudo por la burrada soltada "sabíais a que veníais".
Así que, aunque resulte una cara más amable y comedida y sus diálogos y "tramas" estén más elaborados, Darío Adanti también da caña a nuestra conciencia sin concesión.

En definitiva, el show supone una amalgama de sentimientos, más allá del mero análisis político, que te hace pasar de la risa franca a la risa culpable, y llega incluso a dejarte congelado, pensando en si por reírte de lo que acaban de decir, te acabas de asegurar un jacuzzi de azufre en el infierno.

Por desgracia, no puedo hablaros sobre el coloquio posterior, tuve que ir en bus y servidora no se veía con ganas de volverse sola a la 1 y pico de la mañana, que aunque no viva precisamente en el Bronx, hay cosas que prefiero evitar.

Como conclusión:

  • Espectáculo sólo recomendable para los amantes del humor negro y que nunca vayan a votar al PP
  • No, ninguno de los implicados vamos a llegar a ser concejal...



Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.

Opina

0 Comentarios somieriles:

Publicar un comentario

Todos comentarios serán moderados por el staff, si no aparecen en breve no te preocupes, serán aprobados lo antes posible. Puedes comentar también desde tu facebook, twitter, etc justo debajo.

comments powered by Disqus