07 septiembre 2013

Cruce de caminos








Título: Cruce de caminos
Título original: The place beyond the pines
Director: Derek Cianfrance
País: USA
Actores: Ryan Gosling, Bradley Cooper, Eva Mendes, Dane DeHaan, Emory Cohen, Ray Liotta, Rose Byrne, Ben Mendelsohn, Bruce Greenwood, Mahershala Ali, Olga Merediz, Craig Van Hook, Gabe Fazio, Robert Clohessy, Luca Pierucci, Anthony Pizza, Kayla Smalls
Año: 2012
Duración: 140'
Crítico Colaborador: Mary

Calificación:




 La poesía de las historias pasadas
(Nota de la autora: No soy amiga de los spoilers en las críticas, pero quizá en esta hablo más de la cuenta. Queda avisado)

Un título así era digno de ir a verlo el primer día de su estreno. Por Ryan y por Bradley, no se va a negar, pero sobre todo, porque el director de Blue Valentine nos dejó con una aflicción e inquietud que pocas veces hemos padecido. Era necesario volver a las salas para descubrir las nuevas sensaciones en su nuevo proyecto.

Derek Cianfrance lleva dos películas pero ya es experto en mostrar las fatalidades y penurias de la América profunda y mostrarlas al gran público con la dulzura suficiente para embellecer hasta el más instante más sórdido de este mundo. Es un experto en contar lo máximo con lo mínimo. Único en acercar imágenes de lo más simple con un brochazo de ternura que llega a ser maravilloso con una banda sonora pulcra, sencilla y diminuta, pero que aporta más fuerza que cualquier otro ornamento.

Con una fotografía azulada y tenue basta. Derek no necesita más. Un ejemplo del cine indie americano bien hecho. Se le podría criticar de pretencioso y lento, pero el realizador sabe manejar bien las dosis de los actores y usar con acierto la iluminación y la fotografía.
En la primera ocasión optó por el relato entrelazado, y ahora escoge el tradicional esquema dividido en tres actos: El preludio de Luke (Gosling), el intermedio del agente Avery (Cooper), y el desenlace con los vástagos de ambos. Dos figuras antitéticas se cruzan, como bien sostiene el título español, y el choque de estas personalidades no puede ser mejor: intrínseca y extrínsecamente. El encuentro entre los personajes es bárbaro, pero las emociones manifestadas son mayúsculas.

Dejando aparte la escena en la que Gosling versiona a Peret -su “Borriquito como tú” se extendió por Youtube como el más esperado de los videoclips-, la narración es drama en toda regla, un sentimiento desprendido en cada minuto del metraje. Cierto es que los giros encontrados son muy drásticos, algo que no será de agrado para muchos.



Ryan Gosling se atreve con todo. Su Luke es una versión menos reservada de su personaje en la magnífica Drive. Llena la película con su actitud, y sin perder calidad, pasa el testigo a Cooper en la segunda parte, el cual se mete en el rol más difícil que ha tenido, al que le toca lidiar con Ray Liotta, que no baja el nivel.

A ellos les acompañan una perfecta Eva Mendes, quizá en su mejor actuación hasta la fecha, y unos incipientes Emory Cohen y Dane DeHaan (un rostro que se verá en la próxima de Spider-Man) que apuntan maneras de querer hacerse un hueco en el panorama hollywoodiense.

The place beyond the pines” es una reflexión a la moralidad, contada con un estilo poético que refleja el desencanto de la actualidad.
Si Cianfrance, amigo de las antítesis, trataba en su anterior pieza el amor y el desamor, ahora es turno de mirar hacia la crueldad de la forma más dulce.




Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro foro.

Opina

0 Comentarios somieriles:

Publicar un comentario

Todos comentarios serán moderados por el staff, si no aparecen en breve no te preocupes, serán aprobados lo antes posible. Puedes comentar también desde tu facebook, twitter, etc justo debajo.

comments powered by Disqus