18 enero 2017

Los del túnel


 









Director: Pepón Montero
País: España
Actores: Arturo Valls, Natalia de Molina, Neus Asensi, Manolo Solo, Teresa Gimpera, Emma Caballero, Raúl Cimas, Àlex Batllori. 
Año: 2016
Duración: 97'
Crítico colaborador: Horacio Applegate

Puntuación:


La comedia española vuelve a estar de moda y, aunque con resultados desiguales, la taquilla parece avalar esta corriente. A este viento favorable se suma ahora la opera prima de Pepón Montero, que opta por partir de un suceso más o menos circunstancial, como es el derrumbe de un túnel que deja atrapado a un heterogéneo grupo de personas obligadas a colaborar para sobrevivir mientras son rescatados. Pero el director prefiere centrarse en la vuelta a la normalidad tras el acontecimiento, utilizando como recurso cómico las antagónicas personalidades de los protagonistas, que tratan de superar el shock manteniéndose unidos a través de constantes comidas, cenas y encuentros con la más nimia excusa. Dos policías totalmente contrapuestos (con veleidades heroicas uno y cobarde el otro), un matrimonio de ancianos al que su hija y yerno pretenden ingresar en una residencia, otro matrimonio adinerado con hija adolescente y sin apenas comunicación entre sí, un joven delincuente al que los policías llevaban detenido, un inmigrante que trabaja como repartidor en su furgoneta, una pareja gay renuente a salir del armario, una joven aspirante a escritora a punto de tirar la toalla y, por supuesto, un comercial locuaz e insensible que disimula sus frustraciones vitales con un carácter expansivo en permanente huida hacia adelante conforman el grupo. Sobre este último personaje, interpretado por Arturo Valls, recae el mayor peso de la historia y sirve como hilo conductor del endeble entramado que mantiene unido a tan variopinta fauna humana.


Nos hallamos, indudablemente, ante una comedia, pero no exenta de ciertos ribetes dramáticos, en ocasiones rayanos en lo grotesco, que tratan de dotar a la película de cierto afán trascendente que se nos antoja innecesario. Entre los aciertos de la propuesta, la gozosa recuperación en roles menores de actores tan gratos como Jesús Guzmán, Teresa Gimpera o Marta Fernández Muro, alguna que otra situación hilarante o gag afortunado y las canciones de Los Pecos acompañando la función. Pero hay también flaquezas notorias, como una evidente deuda con el medio televisivo del que proceden buena parte de los actores y el propio director; la confortabilidad interpretativa en que se sitúan algunos de los protagonistas, a riesgo de caer en el encasillamiento (más convincente Arturo Valls que Raúl Cimas); o la dudosa oportunidad de estirar la anécdota argumental a un metraje que acaba por resultar excesivo.

Balance global, por tanto, desigual para una película que logra a ratos su objetivo de arrancarnos una sonrisa (y alguna carcajada), pero fracasa cuando aborda reflexiones  existenciales o dramáticas, que, justo es reconocerlo, solo pespuntean tangencialmente el desarrollo fílmico sin constituirse nunca en la pretensión central del mismo.




Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.

Opina
comments powered by Disqus