18 febrero 2013

El último desafío







Título: El último desafío Título original: The Last Stand
Director: Kim Ji-woon
País: USA
Actores:Arnold Schwarzenegger, Eduardo Noriega, Forest Whitaker, Johnny Knoxville, Luis Guzman, Harry Dean Stanton, Peter Stormare, Zach Gilford, Jaimie Alexander, Rodrigo Santoro, Génesis Rodriguez
Año: 2013
Duración: 107'
Crítico colaborador: Pagalitros

Calificación:




Gabriel Cortez (Eduardo Noriega), el más destacado capo del narcotráfico del hemisferio oeste, efectúa una espectacular y sanguinaria huida de un convoy penitenciario del FBI. Respaldado por una banda de forajidos cuyo jefe es un frío mercenario llamado Burrell (Peter Stormare), emprende una endiablada carrera hacia la frontera mexicana a 400 km/h en un Corvette ZR1 modificado llevando consigo a una rehén (Génesis Rodríguez). La ruta de huida pasa justo a través de Summerton, tranquila localidad fronteriza, donde el crimen no abunda precisamente. Su sheriff, Ray Owens (Arnold Schwarzenegger) tiene una última oportunidad de interceptar al violento fugitivo antes de que se escabulla para siempre al otro lado de la frontera, con la ayuda de su equipo, prepararse para un desafío de proporciones épicas.



Ha pasado casi una década alejado del cine, el austriaco no parece haber frecuentado mucho el gimnasio (todo un sacrilegio para un culturista de su talla). Y eso se nota, más aún cuando ya carga sobre sus espaldas 65 tacos.

Teníamos muchas ganas de verle de nuevo en acción (o por lo menos servidor) y con El último desafío demuestra porque fue una de las más grandes estrellas de Hollywood de los 80 y 90.
Vamos a dejar de ponernos nostálgicos y vamos al lío (o al turrón), la película es un filme de acción algo más modesto de los que nos tenia acostumbrado, con ciertos toques a western muy interesantes y con un sentido del humor desenfado que se agradece (las pintas con las que aparece Schwarzenegger al comienzo del filme o muchos chistes sobre la edad de nuestro protagonista).

En esta ocasión nos encontramos a nuestro Arnold, aquí haciendo de Sheriff en un pueblito fronterizo con encanto que va a tener que plantar cara a unos mercenarios comandados por Peter Stormare, que trabajan a sueldo para un importante narcotraficante. Para ello contará con la ayuda de sus ayudantes y un par de refuerzos encarnados por el loco de Johnny Knoxville (bastante más contenido de lo que cabría de esperar de la estrella de Jackass) y de Rodrigo Santoro (Jerjes en 300).

Al más puro estilo del western y con cierto halo a los últimos filmes de John Wayne, el sheriff Owens hace frente a los forajidos con el arsenal (tremenda la escena en la que se arman y Luis Guzmán pilla ciertas armas que a más de uno le arrancará una buena carcajada) que tiene a mano y con la ayuda de su equipo.

Schwarzenegger en realidad hace de Schwarzenegger, es decir, como un abuelote con ganas de repartir estopa si la ocasión se lo exige. Nuestro Terminator no se lo piensa dos veces a la hora de reírse de su edad, admitiendo en la ficción que ya no está para estos trotes. Pero esto no es una peli de Fernando León de Aranoa, aquí hay acción pese a quien le pese.

Nuestro “Chuache” sigue teniendo algo que a los nuevos actores les falta, carisma, que llena la pantalla. Con la ausencia de ello, en realidad estaríamos hablando de otra cinta más de acción para el mercado domestico (decir ahora videoclub es un poco raro, no se a vosotros pero ya en mi barrio solo queda uno y todo el mundo sospecha que allí no se alquilan pelis sino otro tipo de cosas), y eso que detrás de las cámaras tenemos Kim Ji-woon, uno de los directores más alabados del cine asiático actual.

Su debut en Hollywood se podría tachar de alimenticio; pero tenemos casos de muchos otros (citar John Woo con Blanco Humano, que se dirá todo lo que se diga pero sin duda es de lo mejor que rodó jamás Van Damme en los 90) aun siendo impersonal y funcional ya les gustaría a muchos otros directores tener un filme como este en su carrera. Supongo, que en el futuro contará con proyectos con más sustancia.



En otras palabras, aunque la peli peque de falta pretensiones de “El último desafío” es un detalle que juega a su favor. La acción es bastante burra y se agradece, pero lo mejor de la misma es su sentido del humor, a veces delirante (El amigo Knoxville, cierta abuelita del pueblo, o alguna broma por parte de Luis Guzmán). El guión es más simple que el mecanismo de un chupete, pero todo funciona a la perfección gracias a la labor de dirección, que lleva estupendamente la narración y ofreciendo un filme de lleno acción trepidante y cumpliendo su objetivo principal que es entretener al público.

Por su parte, Eduardo Noriega me ha sorprendido gratamente en su rol de villano principal. Tiene poco minutos (el villano más directo es Stormare) en el filme pero se desenvuelve bien como villano de la función (me sorprendió que ha realizado una buena función en su doblaje al español), y en los momentos de acción da bastante bien el tipo.

El resto del reparto, bastante variado, cumple con su cometido y dejan que sea la estrella de la función quién se luzca. Dicho esto, podemos constatar, sin discusión alguna, que Arnold ha vuelto.




Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro foro.

Opina

0 Comentarios somieriles:

Publicar un comentario

Todos comentarios serán moderados por el staff, si no aparecen en breve no te preocupes, serán aprobados lo antes posible. Puedes comentar también desde tu facebook, twitter, etc justo debajo.

comments powered by Disqus