18 mayo 2017

El caso Sloane









Título: El caso Sloane
Título original: Miss Sloane
Dirección: John Madden
País: USA
Actores: Jessica Chastain, Mark Strong, Gugu Mbatha-Raw, Alison Pill, Jake Lacy, Michael Stuhlbarg, John Lithgow, Douglas Smith, Sam Waterston, Ennis Esmer, Alexandra Castillo, Meghann Fahy, Noah Robbins, Lucy Owen, Raoul Bhaneja
Año: 2016
Duración: 132'
Crítico colaborador: Tita Cortés

Valoración:





¿Habéis visto el gif ese del Saturday Night Live del tipo diciendo “mark me down as scared and horny”? Pues básicamente yo durante toda la película.

Para los de la LOGSE: “apúntame como asustada y cachonda”.



A mí no me hace falta que Jessica Chastain siga haciendo méritos para demostrarme lo jodidamente brillante que es actuando, me encomendé enteramente a su divinidad después de Criadas y Señoras: pero ella erre que erre. Y es que o lo hace bien, o no lo hace.

El mayor reto que puede imponerse una película a sí misma es superar sus propias expectativas. Las de Elizabeth Sloane, en este caso. “Sorprenderlos, y que no te sorprendan” ha sido el buque insignia de la promoción de ésta. Y ante tal alarde de superioridad, uno podría pensar que han reventado su mejor baza y que de ahí en adelante todo es de esperar. Vamos a dejarlo en que no. Y hasta ahí puedo leer.

El tiempo es vital a la hora de configurar algo de forma exitosa. Dos segundos pueden marcar la diferencia entre “lo sabía”, “hostias, a que pasa esto?” y “pero qué mierda acaba de pasar”. John Madden lo sabe y lo ha dejado claro.

A esto se añade una protagonista que contra todo pronóstico logra ganarse empatía a pesar de sus malas pulgas. Hay una especie de estigma que empaña la sequedad y la confunde con el hijoputismo. Elizabeth Sloane es un poco de las dos, no nos engañemos, pero Chastain transmite a una mujer que es directa, decidida, tiene problemas -como todos-, con principios – y no de los de boquilla-, con pocas ganas de que le toquen las narices; y que es una crack. Hubo un tiempo en el que ese tipo de personaje femenino habría sido la segundona odiosa del largometraje. Hoy no. Aquí no. Elizabeth Sloane en su peor día es mejor que yo en mi mejor día. Y de mayor quiero ser como ella. Mis felicitaciones a la intérprete y al guionista.

Pequeños placeres: las caras conocidas. De Scott Pilgrim, Touch, The Listener, The Office… El caso Sloan es un popurrí perfecto de actores de todas las favos. Sin faltar Mark Strong, que está en todo el hombre. Es el nuevo Stanley Tucci creo yo. ¿No os habéis fijado? ¿Dónde no sale (o salía) Stanley Tucci? Pues ahora es cosa de Mark Strong. Y yo que me alegro. Pon un calvito en tu vida.

Gran placer: si el guión y el timing no fueran ya suficiente para calificar esta película de perfecta, hay algo más. Pasa el test Bechdel. Para quien no lo conozca: este test pone a prueba películas para verificar la brecha de género que existe en el cine. Para superarlo, la cinta debe tener al menos dos personajes femeninos con nombre, que interactúen entre ellas en algún momento, hablando de algo que no sea un hombre – parece un requisito ridículo, pero la mayor parte de las películas no lo pasan-. Y las mujeres de esta cinta estaban demasiado ocupadas como para hablar de algún hombre que no tuviera que ver con su trabajo. Estoy que me hago pipí de la emoción.




Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.

Opina

0 Comentarios somieriles:

Publicar un comentario

Todos comentarios serán moderados por el staff, si no aparecen en breve no te preocupes, serán aprobados lo antes posible. Puedes comentar también desde tu facebook, twitter, etc justo debajo.

comments powered by Disqus