08 septiembre 2012

Holmes & Watson. Madrid Days


Título: Holmes & Watson. Madrid Days
Director: Doctor Somier (aka José Luis Garci)
País: España cañí
Actores: Gary PiquerJosé Luis García PérezLeticia DoleraVíctor ClavijoCarlos HipólitoManuela VelascoEnrique VillénBelén LópezMacarena GómezJorge RoelasJosé Corbacho, Alberto Ruiz GallardónInocencio Arias
Año: 2012
Duración: 131'
Critico: Serdna

Calificación:

Largo tiempo llevábamos en la web esperando el estreno de esta película, la última de José Luis Garci. Cualquiera que haya visto una sola vez el programa de Garci, sabe que este hombre es un gran cinéfilo, con una inmensa cultura cinematográfica y con muy buen criterio. Sin embargo, aunque el Garci crítico de cine merece todos mis respetos, el Garci director es sin embargo muy irregular. En su filmografía podemos encontrar buenas películas, adaptaciones decentes de grandes novelas o auténticas castañas.

Seguramente pensaréis que esta película que hoy comentamos se podría incluir en ese último grupo. Pero os equivocáis. ‘Holmes & Watson. Madrid Days’ va mucho más allá. El propio director dijo que no es comedia, ni es drama, ni es de misterio, ni es romántica, ni es tragedia, ni es melodrama… Y en realidad es cierto. Esta peli es una puta experiencia paranormal, más allá del bien y el mal, donde el aburrimiento, la risa, la vergüenza ajena y la incredulidad se dan la mano y te pegan una paliza.

Durante las dos horas largas que dura la película, no llegué a saber en ningún momento si lo que estaba viendo iba en serio o no.

 La premisa de traer mítico detective de Conan Doyle al Madrid de finales del XIX es sorprendente, pero podría haber funcionado. De todas formas da igual, los guionistas (el propio Garci y, ojo, nada menos que el actual fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce) se encargan de boicotear una premisa curiosa con una trama de lo más rancia: ¡Holmes y Watson vienen a Madrid en busca de un imitador castizo de Jack el Destripador apodado Juanito el Charcutero! 

Well, well, well, así que yo no haré de malo, ¿eh? 
Pues en ese caso, que el malo sea… NADIE

¡Pero eso no importa! ¡Nada importa! Porque eso es sólo un mcguffin que utiliza el bueno de Garci para contarnos lo que verdaderamente le importa: NADA.

La “trama” comienza en Londres, aunque eso lo sabemos porque nos lo dicen, porque en esta película, todos los actores hablan en perfecto castellano durante todo el metraje. Da igual que los personajes sean supuestamente británicos o españoles, SIEMPRE hablan en castellano. Bueno, salvo en una escena en la cual Holmes se pone a hablar en inglés con un personaje español, lo cual resulta totalmente absurdo y desconcertante. ¿Holmes habla en castellano con personajes ingleses cuando está en Londres pero se pone a hablar en inglés con un español al llegar a Madrid? No le busquéis la lógica.

El caso es que la película nos muestra a un Holmes crepuscular, interpretado por Gary Piquer, que viaja a Madrid porque tiene sueños premonitorios sobre asesinatos que se producen en la capital española, muy parecidos a los de Jack el Destripador en Londres.

A partir de ahí, se inicia una sucesión de escenas leeeeeentas con larguísimos diálogos pretendidamente sesudos, con un Holmes convertido aquí en un refinado intelectual amante de la literatura que aborrece las armas y suelta frases en francés. Este Holmes (que, evidentemente, nada tiene que ver con el de Conan Doyle) se pasea por Madrid, va a fiestas, habla con Irene Adler (quien CASUALMENTE también está en Madrid, pero por otros motivos), habla con Watson, habla con otros personajes, habla, habla, habla… Y no dice NADA.

El Holmes de Garci es un intelectual y un BISIONARIO, un personaje adelantado a su tiempo, que asegura que en el futuro habrá mujeres policías y perros policías (pero no gatos) y después de afirmar esto, pide de postre unas lenguas de gato, porque es un cachondo. ¡UMOR VRITANIKO! El guión contiene unas cuantas bromas así, pero ninguna hace gracia, ¡los únicos momentos graciosos son los que pretenden ser serios!

Mientras tanto, la trama principal avanza (o mejor dicho SE ARRASTRA) lentamente, algún personaje muere, pero si el espectador no está muy atento, lo mismo ni se entera. ¿Acaso pensabais que iban a aparecer asesinatos? ¡Claro que no! Aquí un personaje principal muere y luego otros lo comentan, pero de pasada, que lo importante aquí no es la intriga, sino ver a Holmes reflexionando sobre los perros y soltando frases grandilocuentes. Y los fundidos, sobre todo los fundidos. Son el verdadero protagonista de la película. 

En un thriller de José Luis Garci,
el asesino no es el mayordomo, sino un fundido en negro


En una escena sale Gallardón, pero no penséis que eso aporta algo a la trama. Simplemente… sale Gallardón. A Garci se le ocurrió que era una buena idea meter a un político a modo de transición entre un fundido y otro. La ausencia casi total de banda sonora se justifica también por eso, la música podría distraer al espectador, quien no podría apreciar la belleza de los fundidos. Por eso Garci necesita meter muchas, muchas, muchas escenas innecesarias, ¡solamente para poder hacer fundidos entre una y otra!

Al final, Holmes y Watson vuelven a Londres y lo único que han descubierto es la receta del cocido. Ofrecen rápidamente una explicación parcial de porqué pudieron haberse cometido los asesinatos, que parece adivinar Holmes por inspiración divina. Y el caso es que como idea no está mal, tal vez hubiese salido una peli decente si se hubiesen molestado en desarrollar la trama que exponen al final, pero eso NO es así, Garci prefiere invertir más de dos horas en largos planos de Holmes encendiendo lámparas o paseándose por jardines y salones. 

En el Gabinete hemos descubierto que la película en realidad está escrita, producida y dirigida por el Doctor Somier. Creemos que eso explica muchas cosas.

En breve podréis leer también la crónica de la quedada de ayer y de la premier del martes. ¡No os lo perdáis! 



Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro foro.

Opina
comments powered by Disqus