08 octubre 2015

50 sombras. El musical.












Título: 50 sombras. El musical.
Actores: Miguel Ramiro, Teresa Abarca, María Blanco, María José Santos, Celia Vergara, Ángel Padilla, Sergio Arce, Eva Manjón
Duración: 105' (sin intermedio)
Lugar: Teatro Olympia
Crítico: La Perra Verde


Como todo éxito que se precie, 50 sombras de Grey debía contar con al menos, una parodia. En este caso he podido disfrutar de un musical.

No hace falta haber visto la película o haberse leído los libros para seguir el hilo, ya que a lo largo de su hora cuarenta y cinco (sin intermedio en este caso) te cuentan toda la trama de sobra.

Como yo soy de las que no conoce aún el material original, hice una gran labor de investigación, que consistió en girar la cabeza y preguntarle a mi santa madre:

-Ma ¿se va pareciendo esto a los libros?
-Pues sí, aquí te ríes, pero sí.
-Guay

Una vez documentada en ese aspecto, ya puedo pasar a comentar lo que es el espectáculo en si.

El musical está presentado como una historia dentro de otra historia. 3 mujeres se reúnen regularmente para realizar una especie de club de lectura. En una ocasión, una de ellas llegará con un libro que está haciendo furor y revitalizando los matrimonios y mentes de muchas mujeres aburridas.

Como suele pasar, los primeros 5 a 10 minutos suelen ser un poco un batiburrillo en el que no te queda claro el tono que van a usar y por algún motivo, suelen ser los más sobreactuados. Una vez ya entrados en materia, he de decir que me pareció un musical muy divertido, irónico y bien cantado.
Se agrade que hayan huido de esa molesta tendencia a usar voces muy agudas y chillonas.


Los diálogos están llenos de doblesentidos y bromas o equívocos sexuales explícitos, acompañados por un ingenioso uso de los elementos que tienen en el escenario para hacer transiciones entre localizaciones.

En varias ocasiones, rompen la cuarta pared e interactúan con el público, directamente en las butacas. Y hasta la orquesta participa de una forma muy peculiar, en una ocasión, en uno de los gags.

Una de las pocas licencias que se toma (dentro de que es una parodia), es la de hacer que uno de los personajes sea "andalú" típico, tópico y rancio, pero está bien integrado y tiene sentido dentro de la estructura.

En definitiva, un musical que puede gustar a cualquiera, conozca, le guste u odie, el material en el que se basa. Risas aseguradas.



Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.

Opina

0 Comentarios somieriles:

Publicar un comentario

Todos comentarios serán moderados por el staff, si no aparecen en breve no te preocupes, serán aprobados lo antes posible. Puedes comentar también desde tu facebook, twitter, etc justo debajo.

comments powered by Disqus