29 octubre 2014

Sitges 2014 : Under the Skin


Autor: Neuromante

Valoración:





De vez en cuando uno tiene la oportunidad, o la terrible desgracia, de ver cine de autor. Obras súper personales, que obedecen a alguna idea alocada del director de turno, a una neura extraña, o a un deseo ridículo de destacar con algo que nadie salvo él va a entender. Under The Skin es una de esas películas que entran en ese subgénero del cine de autor.

Y es una puta mierda.

Quiero ponerlo así, en su propio párrafo, que se lea bien. Si la frase superior está junto a algún otro párrafo, es que la han liado con la maquetación. Porque quiero que quede claro. Que se lea clarinete y que la gente sepa, desde el principio, que va a leer el comentario de la que probablemente sea la peor película que he visto en mi puta vida. El mayor y más desesperante trozo de mierda olorosa, de esa que no se quita ni aunque uses papel de lija para limpiarte el culo en el baño del curro mientras toda la oficina pasa por delante de la puerta cerrada y te preguntas si se están dando cuenta de que estás rompiendo todos los tratados de uso de armas biológicas contra población civil.

Under The Skin es la mayor puta mierda que ha parido madre. Y he visto Sucker Punch. Haceos idea de a que juego estamos jugando aquí y en qué liga estamos compitiendo. Es tan mala que se sale de la escala, se vuelve buena, vuelve a bajar y lo hace tantas veces que la jodida escala implosiona en un agujero negro al que el espectador es catapultado, entre bostezos, resoplidos y comentarios en voz baja en la sala de cine de "oh, no, otra escena en la que la Johanson se desnuda no, por Dios, QUE PASE ALGO YA." Y no, lo del agujero negro no es una metáfora, es literal: Es una película de 108 minutos que parece que dura tres horas. Jonathan Glazer ha descubierto lo que voy a denominar como cine relativista.

                                    Yo soy la voz de mi propio Dios. ¡La voz de mi propio dios!

Todo empieza con una entrada abstracta y extraña en la que sólo se oyen ruidos y vemos como un objeto circular va pasando de parecerse una taza de café de la mañana a un ojo, de un ojo a MIRA, YO QUE COÑO SÉ, SE OYE UN RUIDO Y SALEN IMÁGENES RARAS. Y YA. ¿VALE?

Hay un cadáver al que la Johanson, que se le parece un montón, desnuda. Y coge su ropa. Y se la pone. Y todo en un fondo blanco, como de luces. Y sale y se monta en una furgoneta. Y que Dios te pille confesado a partir de este punto.

Porque aquí empieza la tortura: La Johansson, en su fantástica furgoneta, se pone a dar vueltas, buscando gente solitaria para que se suba con ella con las excusas más estúpidas de la historia, llevárselas a pisos francos para tirárselos y hundirlos en una especie de cieno negro que aparece de la nada en una sala negra sin paredes así como conceptual donde se quedan ahí, flotando en el pringue ese, como si fuera una nevera de compota de manzana. Y sí, la Johanson se medio desnuda mientras hace eso. Y luego se vuelve a vestir. Y A LA PUTA FURGONA OTRA VEZ.


Le dije a la bibliotecaria que me dolía mucho la cabeza, le dije que me dolía mucho y no me creyó

El caso es que este proceso se ve unas CINCO VECES. Y en todas, es EXACTAMENTE EL MISMO: Tipo aleatorio entra entra en furgoneta, nos cuenta su vida, se van a casa, se hunde mientras sigue a la Johanson con un empalme que es lo único comprensible de toda la puta película. Todo corriendo sobre un ritmo narrativo tan lento que en ocasiones parece que el tiempo va hacia atrás. En resumen, en la primera mitad de la película, el director, con la complicidad del guionista, nos muestra lo que eminentemente es la misma puta escena cinco veces seguidas sin hacer avanzar a nada ni a nadie: No hay evolución de personajes, no hay explicaciones de qué cojones está pasando y a cuenta de qué vienen las escenas oníricas en la que los tipos son, a falta de una expresión mejor, enfangados, no hay más diálogos que el típico palique más propio de un ascensor en lunes por la mañana. Sólo lo mismo. Cinco veces. Hasta que la tía se encuentra a un tipo con elefantiasis y decide dejarle escapar y salir corriendo de lo que parece ser el coleguita de la Johanson.

  De verdad, me duele muchísimo la cabeza, me siento fatal.

Aquí el "argumento"parece que intenta avanzar en la dirección de que la Johanson se da cuenta de que está haciendo algo malo con esos señores, pero en ningún momento se permite al espectador asomarse a qué coño está pasando por la mente del personaje. No hay prácticamente diálogos, no hay monólogos, nada. Tampoco ayudan el buen hacer de la actriz, que hace un impresionante despliegue interpretativo sólo a la altura de Arnold (Espera que busco y copio su apellido) Schwarzenegger en Terminator 1 y 2, pasándose toda la puta película mirando al infinito y respondiendo con frases que podrían entrar en medio twit.

Es en este momento en el que la película ya termina de caer al suelo, como un maldito meteorito del tamaño de Texas al que Bruce Willis le ha dado el visto bueno “porque mejor que muramos todos a ver esta mierda.” Intentos de diálogos escritos por gente con ansiedad social. Planos de la campiña escocesa tan largos como un día sin pan. Silencios. Sonidos de electricidad. Árboles y lluvia. Escenarios pobremente enlazados. Ningún hilo argumental entendible. Nada.

Y a tomar por culo la bicicleta.


Por si no lo has pillado, fotos y pies de foto tienen tanto sentido como toda la película.

Buscando por internet, uno se entera de que este aborto cinematográfico está basado en un libro en el que, al parecer, la protagonista femenina resulta que es un alienígena que viene para matar gente, convertirlos en chucrut, y enviarlos a su mundo de origen para que los aliens se lo coman, que parece que les mola tela la comida cuya base son las personas. Y que parece que luego se da cuenta de que convertir personas en comida está mal, y se rebela, o algo así.
Y es entonces cuando la mierda que has visto empieza a tener puto sentido. Pero esta basura humeante no se molesta en ningún momento en decirte NI SIQUIERA que la Johanson es alienígena. Ni en comentarte qué cojones están haciendo o para qué, o por qué deja escapar al tipo con elefantiasis. Y de repente, termina. De la manera más abrupta y ridícula posible. Sin venir a cuento. Sin sentido. Como todo en la puta película.

Es decir, que Under The Skin es una puta mierda.

               Y aquí, la Johanson desnuda. Para ahorraros el tener que ver la película. De nada, eh.


 To be continued...



Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.

Opina

0 Comentarios somieriles:

Publicar un comentario

Todos comentarios serán moderados por el staff, si no aparecen en breve no te preocupes, serán aprobados lo antes posible. Puedes comentar también desde tu facebook, twitter, etc justo debajo.

comments powered by Disqus