21 marzo 2013

Grandes esperanzas






Título: Grandes esperanzas  Título original: Great expectations
Director: Mike Newell
País: Reino Unido
Actores: Jeremy Irvine, Ralph Fiennes, Helena Bonham Carter, Holliday Grainger, Robbie Coltrane, Olly Alexander, Jason Flemyng, David Walliams, Sally Hawkins, Jessie Cave, Toby Irvine, Ewen Bremner, Ralph Ineson, Richard James
Año: 2012
Duración: 128'
Crítico colaborador: Mary

Calificación:




Dickens no decepciona.
No han sido pocas las adaptaciones de esta novela. La última versión cinematográfica vino de la mano del mejicano Alfonso Cuarón, donde Ethan Hawke intentaba ganarse el corazón frío de una distante Gwyneth Paltrow en la época actual, pero cambiando el contexto inicial.
Decimonónica en sus inicios pasaba a narrarse en la época actual, y el Londres de la revolución industrial mutaba a la cosmopolita Nueva York. Esa versión dio un buen resultado, pero cambió detalles, y claro, perdía mucho del meollo de la historia que Charles Dickens escribió en su día. Sin embargo, en la última puesta en escena, cuyo artífice es el director Mike Newell, el libro se plasma más fielmente.


Pip es un niño huérfano que vive en un pueblo con su hermana y el marido de ésta, sin muchas aspiraciones en la vida. Pero unos años después, gracias a la ayuda de un anónimo benefactor, se traslada hasta Londres por orden de éste para convertirse en un auténtico caballero. El joven aprovecha su nueva posición para poder seducir al amor de su vida, la gélida Estella, aleccionada para hacer sufrir a los hombres. La película representa magistralmente ese mundo con las clases sociales tan separadas. Newell muestra un gran talento en la dirección y que está positivamente activo, después de dar títulos como “La sonrisa de Mona Lisa”, “Cuatro bodas y un funeral”, o “Harry Potter y el cáliz de fuego”.

Al igual que el autor, único en describir a la sociedad de su época, en la ambientación de la cinta la época victoriana está plasmada meticulosamente, pero añadiendo tintes teatrales en su atrezo, aunque sin caer en la exageración. Es creíble. La dirección artística se lleva sin duda la matrícula: Representa esa Inglaterra fielmente mediante su diferencia de clases: la exquisita clase alta y a la mugrienta clase baja.
 La historia hace una crítica directa a las clases sociales, a la vergüenza de una persona, a las aspiraciones en la vida, y eso no pasa de moda, ni en el celuloide ni en la vida real. Dado que es una producción inglesa, el elenco actoral también, y gracias a ellos el estilo “british” (acento y maneras por doquier) queda más remarcado. Y es un gran trabajo por su parte. Dada su trayectoria, Helena Bonham Carter parece destinada a interpretar a la estrafalaria Miss Havisham; hace el mismo papel al que tiene al público acostumbrado últimamente, pero aun así, y pese a que recuerde a la Novia Cadáver,  está brillante. Ralph Fiennes asombra, y las nuevas promesas del cine inglés -Jeremy Irvine, Holliday Grainger y Olly Alexander- están muy a la altura de sus compañeros veteranos.


Hay otro secundario siempre de lujo, Robbie Coltrane, -efectivamente, el Hagrid en la saga de Hogwarts- tiene también un rol dickensiano que desarrolla muy notablemente. Y también es toda una sorpresa ver a otro significativo actor británico como Ewen Bremner, -el inolvidable Spud de Trainspotting-, metido en estas lides históricas. Haciendo mención al título, para gran esperanza está el protagonista, Jeremy Irvine, que está espléndido en el papel de Pip y cautivará a toda fémina que vaya a ver la película.

Con tal personaje es difícil no conseguirlo, ya sucedió lo mismo con Hawke cuando interpretó al joven con futuro prometedor. “Grandes esperanzas” destila toda la exquisitez refinada sin llegar a chirriar por la pantalla; no entretendrá por sus efectos especiales, ni por la acción, pero sí por sus actores, por su puesta en escena y por una producción limpia y profesional. Es una película dirigida a los que disfrutaron de lo lindo con piezas británicas como “Orgullo y Prejuicio”, “Expiación”, o si se ahonda unas décadas atrás, como “Sentido y Sensibilidad”, en la que una estrella llamada Kate Winslet comenzó a brillar junto a Emma Thompson, otra reconocida hija de la Gran Bretaña que se atreve con cualquier etapa histórica (o fantástica). Siendo una de las novelas más versionadas, no cansa dado su intríngulis y sus personajes. Cautiva, seduce, hechiza,... Lo dicho, Charles Dickens nunca decepciona.



Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro foro.

Opina

0 Comentarios somieriles:

Publicar un comentario

Todos comentarios serán moderados por el staff, si no aparecen en breve no te preocupes, serán aprobados lo antes posible. Puedes comentar también desde tu facebook, twitter, etc justo debajo.

comments powered by Disqus