22 junio 2017

Mi vida entre las hormigas




Equipo técnico
Duración: 96'
Redactor: La Perra Verde

Ser o parecer, es lo que diferencia a la gente auténtica de la que vive en el postureo.


Corrían principios de los 80 y surgieron muchas bandas que parecían duros subversivos, ese tipo de gente que no te gustaría encontrarte en un callejón y que enarbolaban en mayor o menor medida bajo el amparo de guitarras distorsionadas, un discurso de libertad y rebeldía.
Con los años nos enteramos que la mayoría eran "señoritos bien" con grandes casas en la Gran Vía que con el paso del tiempo (poco tiempo) volvieron a su comodidad burguesa y quitaron en general cualquier rastro de política en sus letras para centrarse en el pop comercial, una vez se pasó la moda de la movida madrileña y eso de ir con chupas de cuero y pelos punkys ya se les hacía desfasado.

Entre ellos, sí había unos cuantos grupos de origen infinitamente más humilde que "sí lo eran", cosa que a mi criterio y después de ver el documental, no tiene porque ser algo loable o positivo ni mucho menos.

Portada creada por la artista Ouka Oleele. Extraída de aquí


Poneros en antecedentes del grupo Ilegales sería absurdo, ya que la función del documental es hablarnos de ellos desde sus pre-inicios hasta el día de hoy, mostrándonos decenas de fotos, vídeos de conciertos en TV y directos y muchas entrevistas con miembros de todas las épocas de la banda y diversas personas que colaboraron de una u otra manera con ellos a lo largo de los años (productores, pipas, periodistas musicales, etc). Así que me centraré en la figura de "Jorge Ilegal", único cantante del grupo, y que hará de hilo conductor de toda la información presentada.

Jorge Martínez (del que a lo largo del documental descubrimos que no era un chico de baja clase precisamente) es un hombre con un extraño carisma, que no puede pasar de 0 al 100 porque rara vez baja de 50. Sobre todo en su juventud, ya que ahora se le ve más centrado y relajado (aunque "de aquella manera") veíamos a una persona que pasaba de estar filosofando de la vida, lo humano y lo divino a liarse a hostias (hablando en plata) por los motivos más peregrinos, o meterse en grandes peleas grupales por defender a un miembro de su equipo técnico en plan "a la manada no se la toca", evocándonos películas como Trainspotting o cualquier película de moteros y rockeros americana de los 50-60-70 y principios de los 80, donde las tribus urbanas estaban muy definidas y diferenciadas y se odiaban entre sí, como los mods, los punks o los hippies. Con la diferencia de que todo lo que Jorge y amigos contaban, es verdad y sucedió en España.

Resulta bastante perturbador ver como la gente ríe y aplaude las historias que Jorge nos va narrando, que van desde el "me metí a robar en una farmacia" a "y a este sí recuerdo que le pegué sin motivo, sólo por buscar pelea" pasando por un testimonio en primera persona que nos cuenta: "me equivoqué en una sonorización, vino y me dio un cabezazo, ya no me volví a equivocar más, je je je je", todo lleno de condescendencia y justificaciones por parte del resto del palo "él es así"... O yo estoy muy mayor y abuela Cebolleta, o algo se me escapa, ya que esta actitud la había notado antes de ver el documental, en alguna entrevista de radio.
Puedo entender que alguien tenga una personalidad que te cautive y de la cual valores más lo bueno que lo malo, pero ¿aplaudir y reírse a mandíbula batiente de robos y agresiones gratuitas? No sé, quizá es como cuando pasan X años y puedes empezar a hacer chistes de X desgracia sin que pase nada, como cuando se empezaron en su momento a hacer chistes y parodias del nazismo, quizá hoy en día han pasado los suficientes años (y Jorge parece no repetir patrones de forma habitual) como para que todo pueda ser relativizado y tomado a chanza.

El documental es muy interesante y nos presenta la visión de una parte del punk-rock que no ha sido tratado apenas, que no surgió en Madrid, que tenía letras agresivas que venían de la experiencia y que vivió los 80 al límite y que contra todo pronóstico, sobrevivió. Tanto conceptualmente, como a nivel humano. El grupo consiguió sobrevivir a las drogas (muchas) y ha conseguido llegar hasta nuestros días con una base de fans tan sólida como para poder financiar este documental mediante crowdfunding.



Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.

Opina

0 Comentarios somieriles:

Publicar un comentario

Todos comentarios serán moderados por el staff, si no aparecen en breve no te preocupes, serán aprobados lo antes posible. Puedes comentar también desde tu facebook, twitter, etc justo debajo.

comments powered by Disqus