21 enero 2013

Franky Banderas - La película de Raulito








Título: Franky Banderas
Director: José Luis García Sánchez
País: España
Actores: Juan Luis Galiardo, María Barranco, Pablo Carbonell, Raulito, Tete Delgado, Chiquito de la Calzada, Manuel Alexandre, Manuel Morón, Juan Valderrama, Simón Andreu
Año: 2004
Duración: 92'
Crítico: La Perra Verde

Calificación:




A mi me gusta ver a un niño esclavizado como a cualquier persona con dos dedos de frente, pero dentro de esa normalidad, a mi lo de que estén cosiendo carteras Gucci de imitación, balones Nike o fabricando balas, pues la verdad es que no me aprovecha, soy un tanto superficial para estas cosas y prefiero verles trabajar, así que obviamente, de toda la vida de Dios mis niños esclavos favoritos han sido y serán, los niños prodigio.

A mi me gusta más un niño prodigio que a un tonto un lápiz, no lo puedo evitar. Ya desde pequeña coreaba a grito pelao las canciones de Marisol, bailaba al compás de Pili y Mili e incluso veía las películas de Shirley Temple. Y ese gusto ha seguido hasta la actualidad, así que cuando me enteré que Raulito había hecho una película, tuve que verla si o si.

¿Quien es Raulito? pues Raulito era (ya no actúa) un niñito de 5 años que en el 2002 empezó a hacerse famoso por salir cantando los éxitos de la época, sobre todo se paseó por todas las televisiones cantando el "Que la detengan" de David Civera, vestido con una mini-chupa de cuero y bailoteando con cierta gracia. Para los espectadores verle vestido como un adulto venía a ser el equivalente de ver a un perrete con ropa de humano.

JAJAJAJA ¡¡Mira!! es un niño/perro y lleva ropa de adulto/humano
Un año y pico después protagonizó una película con un argumento de lo más peculiar y unos diálogos que no me queda claro si había un guionistatroll detrás y nadie se dio cuenta o que.
A día de hoy es un preadolescente de 15 años (hace poco salió en Qué tiempo tan feliz) que ha perdido toda la gracia que pudo tener, un chaval de lo más normal y anodino sin (al menos en la entrevista) pizca de esa gracia, desparpajo y caradura que tenía 10 años antes.

Comenzamos viendo "la presentación del niño Raulito" (adoro esa forma tan de los 60 de poner el elenco) en la que vemos al niño cantar "El rey" mientras su madre le plancha un traje de charro mexicano que ella misma ha confeccionado por que le va a llevar a un casting para meterle en el mundo del espectáculo.
En la agencia de casting se produce un momento enorme, pero os lo voy a contar al final de la crítica, es la recompensa para los más fuertes, pero sintetizando, el manager (que es un pedazo hijoputa de cuidado) les echa de la agencia a gritos y allí conocen a Avelino Lechuga (jajaja, tiene apellido de hortaliza ¡UMOR HINTELIJENTE!), un marginal actor reconvertido en payaso más marginal todavía.


Después de salir los 3 pitando, se encuentran en el bar cercano a la agencia y allí descubrimos dos cosas, una, que el niño es mu salao y que canta mu bien y que tiene mucha grasia y que viva la madre que lo parió y dos, que la gorda no es su madre ¡¡EH EH, alto fieras!!, no es que yo sea una anoréxica resentida, es que en la película no paran de denominarla así, la gorda para acá, la gorda para allá. Ella (Teté Delgado, irónico apellido donde los halla) lleva 6 meses cuidando al niño ya que su madre real está centrada en su trabajo, que viene a consistir en ser puta... Y además, puta, no prostituta o similar, yo soy muy fisna hablando y suelo llamar puta a las que me caen mal o a mis amigas más queridas y dejo el termino prostituta para las que ejercen la misma, que bastante tienen con lo suyo. Peeeeeeeeero como en la película dicen puta momento si, momento también, no seré yo quien viole la idiosincrasia, son sus términos y hay que respetarlos.

Después de esto la película nos centra en la vida de Avelino. Descubrimos que tiene un hijo cura (el hijo de Juanito Valderrama, que desde el cielo pensaba que por qué leches no se habría hecho un rosario de marfil con sus dientes cuando aún era niño) el cual está casi excomulgado (pero aún no nos dicen el motivo). Una mujer que le tiene más bien asco y un trabajo denigrante, y no por que el ser payaso en fiestas infantiles sea un trabajo indigno, si no por los pequeños hijosputa que se encuentra en cada actuación.

Estando trabajando (como el puto culo de mal) a los niños se les empiezan a poner los ojos brillantes y cuales niños de "El pueblo de los malditos" sus mentes colmena se unen y traman un maquiavélico plan para divertirse, consistente en tirar al payaso al agua ¿Lo mejor de todo? no es que los críos sean de la piel de Satán y se les ocurran esas maldades, lo peor es que le piden permiso a su abuela para volver (si, volver) a hacerlo y ella les dice que si, ofreciéndole posteriomente más dinero a Avelino por dejarse humillar. Así que una vez aceptado el trato, ahí van los putos chicos del maíz a cumplir su promesa de muerte y destrucción.

Si nosotros no reímos, tú tampoco reirás ¡¡llora payaso, llora!!
La Gorda firma con Avelino un contrato de exclusividad (por que le sale del mismísimo, por que ella no tiene la custodia, ni tiene na de na) y Paquito (que así se llama Raulito en el film) es rebautizado por su hijo cura como "Arkangel" y por fin comenzamos con lo que es la explotación infantil que tanto me hace disfrutar.
Para empezar a tantear al público y hacerse un nombre en la escena, empiezan cantando en El Retiro con un órgano, pero ojo, no semos gitanos, así que en vez de llevar una cabra haciendo equilibrios, lo que hacen es vestir al niño de blanco inmaculado y ponerle unas alas. Pero cuando están haciendo el recuento de los euros conseguidos, el malvado e hijoputesco dueño de la agencia se presenta y le recuerda que tiene un contrato de exclusividad con él, así que parte de esa actuación es suya y de paso que quiere al niño con en con en con ensalaaaaaaaaaada para gestionar su carrera.

Ahora seguimos con el amaestramiento del niño (las comparaciones con los perretes no son casuales), lo primero es decirle que ha de decir que es huérfano para dar pena y que llore cada vez que le mencionen a su santa madre (santa la ficticia claro, la otra no nos paran de repetir que es un zorrusco), y mientras asume esos valores, le dejamos viendo "Un rayo de luz" de Marisol (uys, que casi se me olvida, a todo esto de fondo La Gorda y Avelino se ponen a mantener sexo a todo trapo y haciendo sonar más la cama que un saco de grillos).

La próxima acción para seguir afianzando la carrera del niño es ir a castings, así que ahí van... y van, pero a la cárcel, ya que estando en la sala de espera se produce una redada ¿que? ¿una redada en un casting? si, por que resulta que era un casting de una película porno (yo que seeeeeeeeeeeee para que se supone que querían a niños pequeños). Una vez en comisaría por fin aparece la madre pródiga que entre otras cosas nos aclara que no es prostituta, si no que es masajista, paga sus impuestos y además da para la Cruz roja (a todo esto, el niño como si la hubiera visto por la mañana y no 6 meses antes por última vez, por que como bien reza el dicho "madre no hay más que puta").

Al salir de la comisaría Paquito se queda con su madre (después de saldar su madre la deuda de la manutención) y Avelino pasa de La Gorda para irse con La Puta ya que lo que él persigue es únicamente al niño. El chiquillo muy agradecido él, se despide de los cuidados de la gorda con unas cuchufletas (si no uso estas palabras en esta crítica no lo podré hacer nunca).
Ya instalados en la casa de la madre podremos conocer a uno de los clientes de "la masajista" (guiño, guiño), el entrañable Manuel Aleixandre, que es uno de esos actores que siempre fue mayor, incluso en las películas en blanco y negro ya tenía una edad más que considerable (sólo superado por José Isbert que directamente siempre fue viejo).

Masajes... de esos... ya sabéis... de esos... masajes...
Ahora viene uno de los momentos más extraños visualmente. Avelino, la madre y el niño van a la radio a promocionar al niño y dicen que son pareja. La mujer de él (que es taxista) lo escucha todo y en una escena que parece extraída de "Mujeres al borde de un ataque de nervios" se cruza la ciudad para liarse a ostia limpia con todos (yo creo que el dinero ganador por Raulito fue invertido luego en psicólogos).



Después no pasa nada así muy relevante y ¡¡OSTIA PUTA, CHIQUITO DE LA CALZADA!! pero, pero, pero... ¿que? ¿que hace Chiquito de la Calzada (aparte de aportar señorío) aquí?

Pues resulta que La Gorda llama al padre de La Puta para que ojocuidao le quite al niño y se lo de a ella ya que la otra es una golfa desnaturalizada ¡¡PLANACO SIN FISURAS!!
Chiquito llega y es Chiquito todo el rato, a todo el mundo le parece de lo más normal que chiquititee, así que yo no tengo nada que objetar. Su presencia otorga a la película una clase y una elegancia sin parangón, desde el primer "no puedorl" hasta el último "epetecán" dicho, son imprescindibles e insustituibles.

Antes el manager ha ido a buscar al verdadero padre del chiquillo (un novillero que la dejó embarazada siendo ella aún virgen... bueno, virgen hasta un ratito antes, cuando fue coronada reina del fresón en su pueblo) pero es que estaba deseando contar ya lo de Chiquito, era algo demasiado grande como para llevarlo dentro más tiempo.

Por si fueran pocos en la casa tras la llegada del abuelo, aparece también el hijo de Avelino, al que su madre ha echado de casa por que no sólo apoyar a su padre en sus proyectos, si no por que además ha sido suspendido para siempre como cura (no, aún no nos dicen por qué), pero ya lo dice Ikea, donde caben 4 caben 5.

Y ahora vuelven a sorprendernos con esos momentos que te reconcilian con el mundo. Se ve al jefe de una discográfica que dice de fichar al niño y algunas de las sugerencias que salen en despacho de Spectra, son:
  • Si se le priva de calcio en la dieta se retrasa su crecimiento
  • En la antigua Roma se les capaba
Tras (en principio) dejar de plantearse la manipulación genética del niño, por fin llega el momento del primer contrato.

Y el contrato... el contrato nada, el contrato no importa ¡¡por fin nos vamos a enterar de por qué han echado al cura de la iglesia!! leer, leer, que no defrauda.

Está el hijo tocando la guitarra (flamenquito bueno ahí) cuando sale la madre y le pregunta el motivo de su expulsión, ella elucubra que el motivo es que le gusta una mujer, no, responde él, la siguiente conclusión obviamente es que le gustaba un hombre, ¡no! vuelve a decir ¡a mi me gusta la Virgen! ¿?¿?:

  • A mi me gusta la Virgen
  • Aaaaais ¿y te han echao de cura por que te gusta la Virgen?
  • Si, es que pienso en ella y... cuando rezo la letanía me excito
  • ¿Que letanía?
  • Virgo Prudentissima. Virgo Veneranda. Virgo Predicanda. Virgo Potens. Virgo Clemens. Virgo Fidelis
  • Shhhhhh (mientras le tapa la boca). Se acabaron las vírgenes
Y SI, todo ello con erótico resultado, ya que un segundo después el tema acaba en cópula ¡¡ELEEEEEEEEEEEE, ELEEEEEEEEE, ELE AHÍ!! por mucho menos amenazaron con excomulgar a Madonna o Sinead O'connor, es una de las mayores herejías en una película española para todos los públicos que he visto jamás, maravillosa la escena de principio a fin, en la que visualizo a Valderrama dando misa y todas las beatas mirándole la zona genital y no sabiendo a ciencia cierta si lleva una casulla o una tienda de campaña  (nota mental, mirar la calificación por edades de este film). Estoy segura que ahora mismo Juan Luis Galiardo debe estar en el cielo dándole muchas explicaciones a Juanito Valderrama.

Ya para acabar lo hacemos con una escena un tanto sainetesca. Todos acaban en el abogado ya que a la madre le ha demandado todo perropote, La Gorda por no pagarle la manutención (cerda mentirosa, si te pagó, que lo pone arriba), el padre biológico para que le den dinero o si no luchará por la custodia, la mujer de Avelino diciendo que o llegan a un buen acuerdo en el divorcio o denuncia que la otra es muy puta y así que pierda al niño ¿? y finalmente el manager por que tiene contrato de exclusividad con Avelino tanto de su trabajo como del trabajo que él realice con otras personas (también management). La resolución de la escena es de lo más absurdo, Avelino rompe el contrato con la discográfica y luego en casa dicen de formar un grupo... genial, si no fuera por que el problema no era ESE contrato, si no el que tiene Avelino con el manager... pero nada, total, ya se acaba, no me voy a poner yo metafísica.

Y nada, que acaban  todos en la calle en navidades cantando un villancico con unos reyes magos y un papá noel mientras tú recuerdas que cuenta con la participación de TVE, tú televisión, mi televisión, la de todos.

¿Que? ¿Como se os ha quedado el cuerpo serrano? todo sea dicho, le doy a la película 2 somieres pero por que no tenemos puntuaciones medias, por que esta película para mi es de 5 sobre 10, osea, aprobada (puntuación editada, 2'5). Primero aprueba por los elementos sórdidos que contiene:
  • Explotación infantil. La mención (entre otras lindezas) de la castración del niño para que no le cambie la voz
  • Sexo y prostitución (Teté Delgado se tira a Avelino y al padre biológico y ya habéis visto la imagen de la madre con el abuelete)
  • Un cura que se excita pensando en la Virgen y es expulsado de la iglesia por ello
  • Insultos y palabras soeces continuadas (algunas dichas por el niño)
  • Chiquito de la Calzada
Pero también se salva de la quema por que está producida por Enrique Cerezo, por que hay buenos actores como Juan Luis Galiardo, Manuel Alexandre, María Barranco y ante todo por su guionistatroll que es ni más ni menos que Rafael Azcona, para quienes no le conozcáis guionizó maravillas como El pisito, El verdugo, La escopeta nacional, La corte del faraón, La vaquilla, ¡Ay, Carmela!, y así podría seguir un buen rato ¿que como llegó este señor aquí? quien sabe, pero gracias a su visión poco edulcorada de la trama y a su toque pesimistamente optimista, esta película se salva de ser una moñada de cuidado para ser una curiosidad (eso si, la BSO está pegada sin pudor de otra u otras películas pero por más que lo intento no la localizo).

Y ahora como regalo para los que habéis aguantado hasta aquí, os regalo el segundo mejor diálogo de la película (junto al del cura), esta escena se produce a los poco minutos de empezar.


Están La Gorda y el crío dándolo todo en la audición pero el manager va a lo suyo ya que está tratando unos asuntos por teléfono, al final surge el inevitable pique por la falta de atención y el manager se marca este pedazo de diálogo:

La Gorda: Oiga, el nene ¿sigue o no sigue?
El Manager: ¿Que?
LG: Cantando, que si sigue cantando, que no hemos venido a perder el tiempo
EM: ¡FUERA!
LG: ¿Pero que dice?
EM: ¡Fuera! el que no está aquí para perder el tiempo soy yo, así que fuera. A la puta calle.
LG: Pero oiga, no me hable así, que soy una señora.
EM: Usted que coño va a ser una señora, usted es una gorda y este es un enano que ni canta ni baila ni tiene gracia ni nada de nada
LG: ¡Mi paquito! ¡Vámonos!
EM: ¡Y además es feo!

Y acto seguido se ve al  niño en el bar en plena crisis de identidad preguntando que si de verdad es feo, eso sin contar que su padre biológico viéndole por la tele dice "pero ese niño es mu horrorosísimo, ha sacado el cabezón de mi madre".

Mi conclusión es que Rafael Azcona se estaba vengando del mundo con esta delicia.



Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro foro.

Opina

6 Comentarios somieriles:

Upa, tremendo artículo, voy a conseguir la película, tiene muy buena pinta.

Responder

Jajajajajaja, menudo peliculón. La verdad es que el Raulito ese tenía mucho desparpajo, pero vamos, casi el mismo que tenían todas las niñas andaluzas que cantaban y bailaban flamenco en programas como eurojunior.
Una pena, me perdí la peli y ahora ya me pilla un poco mayor, como al prota.

Responder

¿Quien dijo que la España cañí a muerto? oigan que aquí lo de explotar a niños y venderlos es tradición desde que el tío Paco era corneta. Que desgana y despropósito de películas, pero eso si...las ves y te dejan el cuerpo "cortao" por su subidon/bajón digno de la religión del payaso.

Nada, nada...que me quedo con la de los grupos musicales ratoneros (incluida la de Bom Bom Chip) y con Chispita y sus gorilas que al menos salían el tito y el piraña disfrados de Bud Spencer y Terence Hill.

Responder

Me acuerdo de Raulito y la ternura y gracia que provocaba el ver sus actaciones y charlas!!! Antes se estilaba mucho los programas y pelis de niños estrella!!!
Ahora bien estoy en contra del abuso infantil, en todos sus vertientes!!!
Saludos:-)

Responder

Es una de las comedias españolas más destroyer de este siglo XXI. Azcona era un amo.

La Perra Verde respondió...

Que alegría leer a alguien que aprecia este pedazo peliculón :D , si la empiezas a desgranar, la verdad es que causa estupefacción por algunas de las cosas que salen.

Responder

Publicar un comentario

Todos comentarios serán moderados por el staff, si no aparecen en breve no te preocupes, serán aprobados lo antes posible. Puedes comentar también desde tu facebook, twitter, etc justo debajo.

comments powered by Disqus