Llega a Valencia "La función que sale mal"

 


 

 

 Desde el 16 de diciembre hasta el 30 de enero se podrá disfrutar en el Teatro Olympia de la obra de teatro "La función que sale mal". 

Una producción en la que todo saldrá perfectamente... desastroso. Risas aseguradas mientras los espectadores ven sufrir a los actores intentando enmendar en directo los disparatados problemas que irán surgiendo.

Se pueden conseguir entradas desde 22€ +GDG, y como es habitual, el teatro ofrece distintos descuentos como el de carnet joven/universitario/jubilado o el de grupos.

Podréis encontrar toda la información sobre la compra de entradas, descuentos y horarios en su web.

 

 

 



Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.


La FSO inicia la gira 2021-22 y vuelve a Valencia


 

Gracias a Vaiven comunicación y Relabel por la nota de prensa.

 

Tras más de un año sufriendo las limitaciones de la pandemia, Film Symphony Orchestra regresa por fin a los escenarios de toda España con su nueva gira FÉNIX. Un emocionante espectáculo que hace parada obligatoria en Valencia los días 23 y 24 de octubre en el Palacio de Congresos de la ciudad. La mejor música de cine que este año representa el resurgir de la vida, del arte y de la cultura. Un zarpazo, un rugido, un espectacular viaje musical a través de una nueva selección de las bandas sonoras más icónicas que el séptimo arte nos ha dejado.

Con FÉNIX, FSO resurge con nuevas energías y un espectáculo para volver a disfrutar, para volver a reencontrarse con esas emociones desvanecidas, sentimientos que la pandemia nos arrebató y que hace tiempo perdimos. FÉNIX es reencuentro, es recuperar las ganas de vivir, volver a creer en que, a pesar de todo, la "La vida es bella". 

Porque tras luchar como verdaderos “Gladiator” contra una "Bestia" que nos atemoriza, queremos celebrar que la vida tiene una parte “Bella” que nos ilumina y nos da esperanzas.

Porque FSO declara su espíritu combativo al más puro estilo de “Los intocables de Elliot Ness”, para defender que la música nos hace libres. Pero también para declarar su amor por el cine, a lo “West Side Story” y por las series, que nos han acompañado en nuestras casas durante estos largos meses de oscuridad. Por eso, el programa de este año incluye también más música de series que nunca.

Porque FÉNIX es dejarse llevar, celebrar el regreso a los escenarios y el resurgir de Film Symphony Orchestra y la mejor música de cine de entre las cenizas tras la pandemia.

 

Sobre el programa

FÉNIX será una gira para renacer, y por eso, coincidiendo con el estreno de Matrix Resurrections, la orquesta incluirá en su programa el mítico título original, Matrix, en un homenaje a la revolucionaria BSO que Don Davis nos dejó y que fue fuente de inspiración para, entre otras cosas, el emblemático vestuario del director de la FSO.

Una gira en la que Constantino Martínez-Orts nos llevará una vez más de la mano de grandes partituras como las “oscarizadas” La Bella y la Bestia, con la que Alan Menken, ganó en 1992 dos de sus ocho Oscar (mejor canción y mejor banda sonora), La vida es bella, de Nicola Piovani, Oscar a la mejor BSO en 1998;  El Señor de los Anillos, trilogía que catalizó el premio de la Academia para Howard Shore en 2002; o la magistral West Side Story, por la que un descomunal Leonard Bernstein recibió la estatuilla a la mejor orquestación en 1961 y de la que ahora celebramos el 50 aniversario.

Y si de grandes compositores hablamos, no podemos olvidar algunos nombres habituales en cada gira de FSO como Hans Zimmer (10 veces nominado al Oscar y con una estatuilla en su poder), del que podremos disfrutar el sobrecogedor tema “Chevaliers de Sangreal” de El Código Da Vinci y una nueva selección de temas de Gladiator; Ennio Morricone, que esta vez nos llega con una impactante suite de Los Intocables De Elliot Ness; Bernard Hermann, del que escucharemos el elegante Vals Lento de Fascinación; o Alan Silvestri, de quien disfrutaremos una suite de Polar Express...

Incluimos MATRIX, al hilo del estreno de Matrix Resurrections (resurrección ligada al renacer de FENIX) en diciembre de 2021.

En un homenaje a la revolucionaria banda sonora que Don Davis nos dejó y que fue fuente de inspiración para, entre otras cosas, el vestuario del director de la FSO.

Títulos clásicos como La Conquista del Oeste de Alfred Newman, Ben-Hur de Miklos Rozsa o El Maravilloso Mundo del Circo, de Dimitri Tiomkin; títulos de los 80’ y 90’ como Mucho Ruido y Pocas Nueces de Patrick Doyle o la mítica serie El Equipo A de Mike Post & Pete Carpenter; y de rabiosa actualidad como las series The Mandalorian de Ludwig Göransson, premio Emmy en 2020 a la mejor BSO o Los Bridgerton de Kris Bowers, de la que disfrutaremos una suite que incluye lo mejor de la banda sonora.

En definitiva una gran gira con la mejor esencia de FSO que llegará de nuevo a más de 30 ciudades de toda España, además de Oporto y Lisboa, que arrancará el 10 de octubre en Madrid y se prolongará hasta junio de 2022 con cerca de 60 conciertos y de los que ya están disponibles las entradas de las primeras fechas.

Todas las fechas actualizadas en filmsymphony.es

 

 



Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.


Llega el espectáculo de Esteso y Arévalo a Valencia

 

Desde mañana 23 de septiembre hasta el 3 de octubre, los fans de Fernando Esteso y Paco Arévalo están de enhorabuena, ya que llegan al teatro Talia con su obra de teatro conjunta "Quién se confiesa primero".

Una comedia en la que no faltarán los enredos y las situaciones cómicas al más puro estilo "typical spanish".

Se pueden comprar las entradas desde 20€, y hay distintos tipos de descuentos, tanto para este espectáculo como para otros, de los que quizá os podréis beneficiar.

  



Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.


Dirty dancing - El espectáculo



Título: Dirty dancing
Duración: 120 minutos + 20 de intermedio aprox
Fecha de representación: del 27 de febrero al 22 de marzo de 2020
LugarTeatro Olympia
Preciodesde 26€ + GDG
Crítico: La Perra Verde

Después de haber estado en Valencia hace casi 2 años, vuelve el espectáculo "Dirty dancing" a la ciudad. Esta vez trasladando su emplazamiento del Reina Sofía al Teatro Olympia.

Lo primero, y como se puede intuir por el título con el que gira, a diferencia de "Flashdance, el musical" lo que aquí veremos es una obra de teatro con números musicales, lo que viene a ser la película en sí, pero con algunos números nuevos creados ad hoc para aumentar la presencia de bailarines y cantantes en escena, y hacer la obra más entretenida y amena.

Mediante una gran escenografía móvil que ocupa casi todo el escenario reproduciendo el hotel, otra más pequeña para la cabaña de huéspedes y varias transportables, recrean los emplazamientos más representativos del film.
Gracias a un juego de telas semitransparentes solventan distintas situaciones insalvables de otra manera, como por ejemplo la presencia de lluvia frente a ellos, y no detrás, como sucedería con una pared led. También consiguen resolver con mucho atino la escena del lago usando estos trucos.

Para que la obra sea más entretenida, a parte de crear nuevos números musicales, como comentaba anteriormente, han echado mano de lo que llamo la "linamorganización" de personajes. Si bien la hermana ya era risible en la película, aquí han hecho a Baby considerablemente más torpe y gestuda de lo que su homóloga resultaba. Con unas caras de "¡Ay, omá! que guapo el mozo, aunque no tenga tierras", las piernas más bien patizambas y una actitud de persona más simple y menos tímida respecto a la que se le presupone, Baby es transformada en un personaje más divertido y entrañable, que consigue arrancar continuas risas en los espectadores, llevando por este motivo más el peso de la trama que sus compañeros, que conservan unas personalidades más similares a las conocidas.

Un detalle que me ha gustado es la presencia de personajes interpretados por actores acorde a la edad que se supone que tienen, y no por gente maquillada y con pelucas. A destacar que, sin mirar el libreto reconocí a Paco Morales, un actor al que le había perdido la pista (si no trabajas en una TV nacional parece que ya no existes) y que he de reconocer que [modo Sofía Petrillo] era uno de mis amores platónicos de adolescencia, sobre todo cuando presentaba el karaoke en Telecinco (me siento ahora mismo más vieja que un árbol). [/modo Sofía Petrillo]

En cuanto al cásting, no puedo decir mucho dado que hay 3 posibles personas que pueden interpretar cada papel principal dependiendo de las necesidades de la producción, e incluso hay actrices y actores que pueden llegar a interpretar varios personajes distintos (no en la misma función) dependiendo del día.
Lo que sí me gustaría reseñar es que sería interesante cuidar más la vocalización. A veces, cuando los diálogos eran muy intensos y se decían rápido (una discusión, o un momento muy motivado del personaje) resultaba un tanto costoso entender el texto. Quizá es algo propio de las nuevas generaciones como Mario Casas (¿nuevas generaciones? matadme ya, por favor) pero hay que poner más mimo en esa faceta.

En conclusión, el espectáculo recrea fielmente la película y añade bastante humor. Hay alguna interactuación con el público rompiendo la cuarta pared. Es ideal para quienes nunca han visto el film, y si además eres fan declarado (como servidora), con seguridad te lo pasarás genial con esta adaptación que respeta en gran medida los diálogos originales, por lo que podrás decir con mucha solemnidad y pasión contenida a la vez que él:

 "No permitiré que nadie te arrincone"



Gracias a Let'sGo Company por volver a contar con nosotros después del musical de La familia Addams.




Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.

SONIC: La película


Título: Sonic: La pelicula
Dirección: Jeff Fowler
País: USA
Actores: Ben Schwartz, James Marsden, Jim Carrey, Neal McDonough, Tika Sumpter, Adam Pally, Leanne Lapp, Shannon Chan-Kent, Debs Howard, Bailey Skodje, Frank C. Turner, Dean Petriw, Natasha Rothwell, Elfina Luk, Emma Oliver, Breanna Watkins, Lee Majdoub, John Specogna, Nicholas Dohy, Lisa Chandler, Melody Nosipho Niemann, Jeanie Cloutier, Jeff Sanca, Michael Hogan
Año: 2020
Duración: 99'
Crítico: Blueberry




Valoración





Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.

Lo mejor, peor y MEH de 2019 por staff y colaboradores



Nunca es tarde si la dicha es buena, y más vale madrugar que pájaro en mano... o algo así.
En definitiva, que publicamos nuestro especial de películas vistas en 2019 ya en febrero porque: 1- así hemos podido ver los estrenos de finales de diciembre, 2- nuestra redactora y webmistress Perra Verde ha estado de exámenes hasta hace poco y no le alcanza la vida.

Como siempre, comprobaréis que los redactores somos de lo más heterogéneo y que muchas veces nuestros gustos distan mucho de coincidir. Y además muchas veces los films visionados tampoco coinciden en temática, siendo unos más independientes y otros más mainstream.

Gracias por seguir con nosotros un año más.



Para leer las críticas, sólo debéis clickar en el nombre de cada redactor.

Miembros de la web:














Colaboradores:








Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.

Lo mejor, peor y MEH por La Perra Verde



Señoras y señores, por primera vez en la historia ¡no he puesto ninguna película mala! Pero sinceramente, creo que es porque es uno de los años en los que menos cine he visto. Entre los estudios y que veo muchas series (de acción real y animes) en Netflix y un par de plataformas más que uso, tengo pendiente una cantidad ingente de películas (y que sinceramente me apetece ver). Pero como suele pasar en estos tiempos, es más fácil sacar 20 o 40 minutos al día que de hora y media a 3 de forma seguida.
Como siempre, hay una buena representación de cine español, sobre todo comedias, a las que he acudido con mi sacrosanta madre.
Las películas están ordenadas por fecha de estreno.


LO MEJOR

  • Glass: AMO esta trilogía. Tan friki, hecha por gente que ama el cine y los cómics para gente que ama el cine y los cómics. Brutal la interpretación de James McAvoy (me pueden comer el higo los de los razzies, así de fina os lo digo).
¿Mal actor? ¡Estoy mamadísimo! ¡Os meto un meco que os reviento, payasos!

  • Dolor y gloria: es alucinante esta película. 2 horacas de film en el que apenas pasa nada, con un tono costumbrista, lleno de conversaciones y momentos contemplativos que... RESULTAN SER UNA MARAVILLA. No puedo explicar por qué me encantó esta película, pero lo hizo. Supongo que esa es la diferencia entre hacer buen o mal cine. Que una película de acción trepidante de hora y media te aburra y se te haga larga, y ésta de 2 horas en la que casi no pasa nada, se pase en un suspiro y te guste mucho.
  • Lo dejo cuando quiera: divertido remake que es bastante más divertido y menos soez de lo que parecía en un principio.
  • La pequeña Suiza: es un sota, caballo y rey de manual, con todos los clichés posibles, pero es divertida y entrañable.
  • Pokémon - Detective Pikachu: más o menos lo que esperaba de ella. Pokémon para millenials (que por si no lo sabéis, somos los nacidos desde el 81 hasta el 99 y ya tenemos una edad, a ver si usamos bien el término).
  • Aladdin: casi calcada a la versión original de dibujos, se ve con agrado y llega al espectador, a diferencia de (al menos para mí) El Rey León.
  •  
    John Wick, capítulo 3 - Parabellum
    : AMOR, y esperando la 4, y la nueva de Matrix y la nueva de Bill y Ted y lo que sea que Keanu haga, como simplemente existir.
  • Rocketman: un proyecto mucho más arriesgado que Bohemiam Rhapsody que no ha corrido la misma suerte, pese a no haber sido un fracaso. Totalmente recomendable.
  • Toy story 4: te siguen divirtiendo y haciendo llorar. Con Toy story siempre hay un amigo ahí.
  • Spider-Man - Lejos de casa: me gusta muchísimo Tom Holland como Spider-Man, me resulta entrañable, achuchable y simpático. Creo que hace un Spider-Man más equilibrado entre las distintas personalidades que ha ido teniendo.
  • Fast and furious - Hobbs and Shaw: hostias a tutiplén, insultos absurdos, samoanos descamisados (premoh de Jason Momoa incluido), Idris Elba pasándoselo pirata... ¡pues lo que iba buscando!
  • Padre no hay más que uno: otro remake que triunfa en España y ya rueda su secuela.
  • Joker: si vives en Gotham, definitivamente o eres uno de los malos o una de las víctimas. Una película en la que te alegras cuando el protagonista se pone a matar a chicos jóvenes, blancos, cisgénero llenos de vida y un futuro prometedor ¡palazo y al hoyo! hombre ya. Impresionante actuación de Joaquin Phoenix y una puesta de largo del género de cómics. Si bien no es de superhéroes tal cual, dado que es una película de inicios y además Joker no adquiere ningún poder, si abre un camino muy interesante para The Batman, que ya se está rodando.
  • Maléfica - Maestra del mal: seguimos con el giro de trama del clásico cuento, donde se trata de una manera muy acertada las relaciones entre mujeres, más allá de la clásica rivalidad por un hombre o ser simplemente unas bichas.
  • Si yo fuera rico: tercer remake a la española ¡marchando, oiga! me parece la más floja de las 3 vistas, pero sigue siendo disfrutable.
  • Frozen 2: por mí pueden hacer la 3 ya.
  • Jumanji - Siguiente nivel: ha perdido la frescura de la primera, ya que se ha perdido la sorpresa del giro respecto a la Jumanji original, pero lo de introducir a Danny DeVito ha sido un total acierto.
  • Vivir dos veces: no es ni de lejos redonda, pero emociona mucho y es simpática. Además, se agradece esta aproximación tragicómica a la dura enfermedad que es el Alzheimer.
  • Historia de un matrimonio: es tan real, que parece que has grabado a tus vecinos a lo largo de todo su periplo a la hora de divorciarse. Es difícil tener una cierta edad y no sentirse identificada, e ir cambiando de bando a medida que se van desarrollando los hechos, porque en la vida, no todo es blanco y negro, ni para bien, ni para mal. Kylo y Viuda Negra pasando un mal momento.


MEH

  • Alita, ángel de combate: como no he leído el manga, no sé hasta qué punto lo adapta fielmente o no, y si el material original tiene calidad, pero visto lo visto, me parece que había mucho potencial y se ha quedado en un quiero y no puedo. Aún así, si hiciesen una segunda parte iría a verla.
  • Capitana Marvel: me gustó en su momento, pero salir del cine diciendo "pues es mejor de lo que esperaba" tampoco es que sea para echar cohetes.
  • Vengadores, Endgame: esperaba tanto, que al final se me quedó descafeinada. Que sí me ha gustado, pero aún tenía más expectativas.
  • El rey León: a diferencia de Aladdin, y como le ha pasado a muchas personas, el hiperrealismo de los animales no llega a emocionar (aunque es impecable e impresionante, sin duda). No tiene diálogos graciosos como las de perros que quieren volver a su casa y demás, y los animales son tan perfectos que parece que estás viendo un documental. Aquí por un lado hay un campo lleno de potencial, pero por otro puede ser un estilo que caiga en el olvido pronto, dependiendo de cómo se lleve. Sin duda, yo me quedo con la original.
  • Mascotas 2: la primera me gustó mucho, sin embargo esta me ha parecido demasiado aturullada y con exceso de energía. Las 2 tramas paralelas al final agotan, y todo resulta demasiado exagerado.
  • Terminator - Destino oscuro: oye, pues no ha estado mal... véase Capitana Marvel. Es duro competir con la 2 cuando haces una casi clavada, aún así, es disfrutable.
  • Star wars - El ascenso de Skywalker: oye, pues no ha... Es muy dinámica, pero eso de meter 2 películas en una, no ha funcionado. El señor JJ se ha pasado por el arco del triunfo la 8 y ha gastado media película rodando "su episodio 8" para que el resto cuadrase con lo que tenía en mente. Mal, mal, no está, pero bien, tampoco. 


LO PEOR



via Gfycat



Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.

Lo mejor, lo peor y lo meh de 2019, por Harkness


En un suspiro ha pasado este 2019 y aquí estamos de nuevo con nuestro tradicional resumen de lo peor, lo mejor y lo meh del año. Año que ha destacado por la importante presencia del cine chino (no he visto ninguna de las que han ido saliendo, eso sí), por el desenlace del culebrón Marvel, abriendo un panorama incierto para la franquicia (¿mantendrán el mismo nivel que hasta la fecha, o bien pincharán?). Y por el final, también, de la última y tan polémica trilogía de Star Wars. Ha sido también el año de la gran locura que ha supuesto Joker. Los Oscar han sido bastante poco interesantes (especialmente en comparación con los del presente año), algunos veteranos han estrenado película con aroma a gran despedida, y como de costumbre, ha habido grandes películas y también grandes truños o simples decepciones. Me ha parecido, aún así, un año estupendo y donde puedo recuperar grandes títulos cuando echo la vista atrás.



MUY BIEN

Érase una vez en Hollywood: magistral homenaje cinéfilo, cuento de hadas y síntesis del universo tarantiniano donde simplemente puedo quedarme fascinado con las interpretaciones, las músicas, la libertad con la que se desenvuelve el guión, las imágenes de Brad Pitt yendo de aquí para allá en su coche, los insertos visuales simulando anuncios, series... nada más y nada menos que una ensoñación en torno a una época clave en la que el cine iba a cambiar para siempre.

La perfección: simpático thriller de terror del cual lo mejor es conocer lo menos posible, pero sólo diré que me quedo con el humor negro que destila, con la capacidad de retorcer nuestras expectativas (cuando parece que no nos puede sorprender nada a estas alturas), o con su truculencia y romanticismo freak, siendo además una película rabiosamente actual (puro cine de la era “me too”) que toca un tema serio, el de los abusos de poder ocultos bajo una fachada llena de glamour.

Parásitos: desde Corea del Sur, país de donde han surgido los thrillers más inclasificables de las últimas décadas, nos llega esta fábula sobre las diferencias entre ricos y pobres, con una elegancia y un dominio del espacio en cada plano dignos de un virtuoso tras la cámara, y además con la suficiente distancia como para no condenar ni demonizar a ninguno de los personajes, sean de la clase social que sean… aunque tampoco es que nadie salga muy bien parado.

El irlandés: Scorsese firma un testamento fílmico en toda regla, una historia de mafiosos, de amistad, honor, violencia, que también es la historia política reciente de los Estados Unidos. Un uso por completo magistral de los flashbacks y una gran reunión actoral son solo algunos de los ingredientes de esta obra inabarcable en pocas líneas, donde podemos disfrutar tanto del ritmo endiablado que imprime este hombre a sus películas como de una honda reflexión sobre el paso del tiempo.

Puñales por la espalda: el denostado Rian Johnston se convierte en Agatha Christie y nos brinda una estupenda trama de misterio a la vieja usanza, que funciona como entretenimiento sin pretensiones, pero también por sus dardos envenenados y su brutal componente satírico hacia la América de Trump y el neoconservadurismo actual. Inolvidable galería de personajes, caricaturizados con muy mala leche, así como un Daniel Craig cual Poirot de nuestros días que es simpatiquísimo.

Atardecer: vuelve Nemes tras su celebrada El hijo de Saúl con otra propuesta arriesgada e impactante, contando la odisea de una joven que busca su hermano en la Budapest previa al estallido de la gran guerra. El director húngaro recurre de nuevo a sus larguísimos planos-secuencia para convertir la trama en un auténtico viaje hacia los infiernos para un espectador aturdido y fascinado, que en ningún momento se separa de la protagonista y, al igual que ésta, debe interpretar los hechos que ve.

Lo que arde: Pocas veces se ha filmado el fuego (de un incendio real) con tanta visceralidad. La historia de un pirómano que vuelve al hogar, y también una auténtica oda a la naturaleza de Galicia, a sus gentes sencillas y cerradas, a un paraíso que también puede convertirse en un infierno. Una película, en definitiva, muy especial, una experiencia visual capaz de abrirte los ojos y los oídos, con el descubrimiento además de una gran no-actriz como es la anciana protagonista.


BIEN

Glass: concluye Shyamalan su trilogía de superhéroes de forma triunfal, aportando su granito de arena al género y funcionando además como antología de su propia obra, en la que aborda cuestiones como el miedo, la fe y los mitos. El apartado visual (sin alcanzar las cotas de El protegido) se mantiene a un muy digno nivel. Difícil entender el varapalo crítico por parte de unos críticos estadounidenses que parecen atacar por sistema todo lo que haga este hombre, en sus mejores o peores momentos.

La favorita: el niño terrible del cine europeo también quiere un Oscar. La estilizada envoltura de época y un potente trío actoral son los principales ingrendientes de esta truculenta disección de las relaciones de dominación y de la putrefacción social que esconden las más solemnes apariencias. Una reivindicación del terror como forma más fiable de gobierno, e incluso de relacionarse con el prójimo. Para Lanthimos, el ser humano es un bicho repugnante y miserable que no merece otra cosa.

Vengadores. Endgame: el cierre de la saga del infinito viene a ser la sobredosis de grandilocuencia que todos esperábamos y la conclusión de este inmenso proyecto artístico y empresarial; no ofrece ni más ni menos que lo que cualquier fan podría esperar, desde la inmensa batalla final a momentos emotivos y definitivos, todo ello surcado de un inevitable sentido de la autoconsciencia que funciona como homenaje de la propia saga a sí misma y a quienes la han seguido. Kevin Feige, un genio.

Spiderman. Lejos de casa: Simpática entrega del trepamuros que consigue su objetivo gracias al carisma de Tom Holland como Spiderman, a los secundarios (de nuevo la pareja de profesores) y a la ligereza del tono adolescente. Me pareció destacable una secuencia muy lisérgica y alucinatoria. Lo demás es más bien rutinario, y sobre todo, blandito; el recordado beso bajo la lluvia del Spiderman de Raimi parece porno duro en comparación con el que sale aquí.

Midsommar: con la vista puesta muy claramente en “El hombre de mimbre”, el director revelación del terror “artístico” actual plantea un drama de considerable dureza en torno las relaciones de pareja, que puede recordar a Bergman. A la vez, es una de terror, pero de un terror luminoso, a plena luz del día, basado en rituales, paganismo y cultos olvidados. Como en su opera prima, Aster habla de la familia, de superar los traumas y de abrazar el monstruo que habita dentro de uno mismo.

Los hermanos Sisters: poco convencional western que mezcla diversos géneros y se asemeja más bien a un cuento de hadas, con dos hermanos, un tesoro, un sabio inventor, por no hablar de freudianos detalles como la ausencia del padre, la mutilación, la autoridad en la sombra… el final feliz, contrario al habitual fatalismo y los tiroteos que encontramos en el género (aquí están filmados de forma que apenas distinguimos nada, como si fueran tiroteos reales), resulta chocante y hasta onírico.

Joker: una rareza en el cine de superhéroes actual que prescinde de fórmulas y se atreve a abrazar mensajes poco edificantes para la audiencia, en su retrato horripilantemente humano de un villano que ya es más un simbolo de nuestros tiempos. Se inspira demasiado en referentes mejores, algunas tramas sí que resultan tópicas y no me convencen tanto… sin embargo, me gustaría pensar que estamos ante la película que escribiría un Albert Camus si hubiera sido un guionista de cómic.

High life: indescriptible odisea espacial de la francesa Claire Denis, una directora que cuenta historias formadas por fragmentos que el espectador debe completar por su cuenta y darles un significado… indigesta y demasiado críptica ciencia-ficción en torno a la que planea la sexualidad, la muerte y los tabúes rotos, con una cámara siempre pegada a unos personajes (paradójicamente) encerrados en sí mismos. Me sobra el grotesco numerito erótico-psicotrónico que monta Juliette Binoche.


REGULAR

Capitana Marvel: lo cierto es que, sin haberme parecido de lo más flojo de Marvel (como Black Panther o Doctor Strange), es una película que olvido fácilmente, pese a que el guión tiene tal vez un punto de complejidad (es un decir) superior a la media, mientras que el apartado visual es lo que más sale perdiendo (sería algo así como el extremo contrario a un Thor: Ragnarok… que era una chorrada mil veces vista, aunque con un envoltorio visual muy apabullante).

Nosotros: decepcionante lo nuevo de Jordan Peele tras la curiosa “Déjame salir”, una historia de dobles malvados que recuerda a Romero y a Clive Barker, acompañada de su correspondiente dosis de crítica social. Muy bien dirigida y contada en su primer tercio, pero lamentablemente Peele se hace la picha un lío hacia el final y acaba llevándolo todo al terreno de las reglas absurdas y de lo rebuscadamente incomprensible. Aunque tiene el mejor chiste del año: “¡son las vodka en punto!”

Pokemon. Detective Pikachu: era prometedora la premisa de una trama de cine negro ambientada en el universo Pokemon y protagonizada por un pikachu parlanchín, pero el resultado es una película tontorrona, poco memorable y con ocasionales momentos melodramáticos que son espantosos… sin duda podría haberse sacado mucho más partido a un material que era digno de ser abordado desde la nostalgia y lo referencial, sin que sirva de excusa el hecho de ser cine infantil.

El hijo: debut apadrinado por James Gunn que propone un reverso tenebroso de los orígenes de un superhéroe. Un engendrito que no sabe muy bien lo que quiere, que tan pronto sigue ese camino del héroe (camino del villano aqui) como tira de sustos, escenas gore y recursos del slasher. Le falta más desarrollo del niño protagonista (que sí que consigue dar cierto mal rollo) para que parezca que su transformación no ocurre porque sí y porque se lo dice un voz maléfica.

Mujercitas: ambiciosa adaptación de un clásico literario juvenil con la que Greta Gerwig busca aportar savia nueva a la historia de estas cuatro hermanas y sus tribulaciones. Muy injusto por mi parte ponerla en esta categoría, lo sé, pero el nivel de este año ha sido alto y la competencia es dura… muy encomiable la estructura en flashbacks, el contraste entre pasado y presente y el factor metarreferencial, pero peca de un exceso de importancia y el relato se dispersa peligrosamente.

Cuando fuimos brujas: se ha restaurado y reestrenado este título islandés de los años 90, protagonizado por la cantante Bjork, que adapta libremente un cuento de los hermanos Grimm. Una historia de tiempos medievales que transcurre en un paisaje de gran fuerza visual, en torno a la brujería como último recurso de dos mujeres para sobrevivir en tiempos hostiles. Muy curiosa película, pero para un servidor en ningún momento deja de ser eso mismo, una curiosidad.

Infierno bajo el agua: lo nuevo de Alexandre Ajá es una combinación de cine catastrófico y cocodrilos asesinos, plagada de inverosimilitudes típicas de la serie B, con un drama intimista de por medio de lo más cliché, aunque en general está muy bien dirigida y narrada (especialmente por cómo el director maneja el espacio con su cámara), cosa que salva la papeleta. Demasiado poco memorable, aunque es la típica peli ideal para un visionado con resaca.


MAL

¡Shazam!: el universo DC continúa sin levantar cabeza. Un bodrio mayúsculo que, para colmo, va de gracioso y no logra sino dar pena y resultar ridículo, con una mezcla absurda de tonos (marca de la casa) que no tiene problema en insertar un dramón sobre niños abandonados en lo que supuestamente es una comedia infantil y de espíritu ochentero. El final, por supuesto, es una insufrible traca de digitaladas metida con calzador, con un villano lamentable. A evitar como la misma peste.

Godzilla. Rey de los monstruos: fruto de la desesperación de Warner por sacar adelante una franquicia exitosa tenemos este truño que convierte la película de Gareth Edwards es una obra maestra. Se supone que seguimos a un grupo de gente por lugares fantásticos en pos de unas criaturas extraordinarias y toda la película parece que transcurre en dos putas salas llenas de ordenadores, con eso queda todo dicho. No olvidarse de las secuencias de acción oscuras para disimular las cantosas digitaladas.

It. Capítulo II: La adaptación en dos partes de la novela de Stephen King parecía una buena idea en principio, pero al final ha demostrado ser más una excusa para estirar el chicle y aprovechar el tirón de los chavales y de la moda ochentera-poser de “Stranger things”. Metraje excesivo, personajes-florero, abuso de sustos constantes y de digitaladas… hasta nos cuelan un chiste sobre que King escribe malos finales. Pues bien, el propio guionista de ésto debería hacérselo mirar.

Hellboy: tristona y cutrísima nueva adaptación en la que la trama, más que ser contada, parece que se arrastra patéticamente. Ni punto de comparación el nuevo actor con Ron Perlman, su carisma y su físico diabólico (sin necesidad de las diez capas de látex que recubren a este alcornoque). En cualquier caso, un batiburrillo confuso, carente de gracia y pretendidamente molón de leyendas artúricas y serie B sobre elegidos que salvan el mundo. Pa’ su padre.

X-Men. Fénix oscura: el punto y final a la saga de los mutantes no podía ser peor. Un pobre y desangelado cagarro con el que ni ensañarse merece la pena, que parece escrito, dirigido e interpretado entre bostezos y porque tocaba. A destacar como mucho la banda sonora de Hans Zimmer y algún momento aislado. Jessica Chastain iba a cobrar el cheque (menuda mierda de villana y de personaje) y el escenario ruinoso de videojuego lo debieron de tomar prestado de DC.

Serenity: la fumada del año (y no en el buen sentido) es este galimatías demencial que comienza como un “noir” marítimo, pretendidamente serio y dramático y se destapa con uno de los giros finales más lisérgicos de la década. Aplaudamos a Matthew Macónajiu imitando a Nic Cage y a un guionista posiblemente fumado jugando a ser un gran genio y fracasando miserablemente en el intento. Una castaña, pero las risas involuntarias que puede generar no tienen precio.

Star Wars. El ascenso de Skywalker: el pobre Abrams ha terminado como ha podido el ambicioso proyecto de continuar la saga Star Wars y ha fracasado por completo en el intento. Su película a duras penas puede ser considerada cine, más bien es una simple acumulación de acción, personajes que no van a ningún lado, yendo del punto A al punto B mecánicamente, de supuesta emoción sin emoción, de deus ex machina, de ideas recicladas… una auténtica mierda que nunca debió de existir.


HEPATITIS AGUDA

María, reina de Escocia: lo menos malo que puedo decir de este bodrio “prestigioso”, espantoso y repugnante, posiblemente la peor película que me he tragado este 2019 (y posiblemente, en toda mi puta vida), es algo que para muchos sería lo peor de lo peor: la inclusión de actores de razas variadas en una historia que transcurre en la Inglaterra del siglo XVI, así como la continua sucesión de anacronismos flagrantes que buscan introducir cuantos más elementos inclusivos y progresistas mejor. Inacabable la sucesión de momentos de vergüenza ajena en lo que además es una película pésimamente contada, semejante a una serie de televisión o telenovela condensada en apenas dos horas, con subtramas delirantes que no tienen nada que ver con nada, haciendo gala siempre de un trazo grueso en la descripción de personajes malvadísmos y buenísimos sin mácula. Ojalá se quemaran todas las copias de esta película y que nadie recordara así jamás semejante horror.



Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.

Lo mejor, lo peor y lo meh por Blueberry








Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.

Lo mejor, lo peor y MEH por Serdna


El 2019 ha sido sin duda un año de finales. El año en que la presente década se aproxima a su fin, ha sido también el año en que hemos visto el final de una serie que ha hecho historia, como es Juego de tronos, así como la conclusión del gran arco principal del Universo Cinematográfico Marvel con Vengadores: Endgame, de la trilogía superheroica de Shyamalan o de la tercera trilogía de la saga Star Wars con El ascenso de Skywalker. Y dejando a un lado estos grandes eventos, también ha sido un año de regresos muy esperados con cintas de Tarantino, Scorsese o Almodóvar. Y en general, el nivel de calidad ha sido bastante alto, como se puede ver en las nominaciones para la próxima gala de los Oscar, con títulos bastante interesantes, de películas estrenadas tanto a lo largo del 2019, como a lo largo de estos primeros meses de 2020, que tendremos ocasión de repasar el año próximo.


LO MEJOR 

Entre lo mejor del año, ha habido un poco de todo. Hemos tenido los nuevos trabajos de grandes maestros como Quentin Tarantino y Martin Scorsese, con Érase una vez en Hollywood y El irlandés, dos películas de duración desmesurada y sabor clásico, que en ambos casos son un homenaje al cine que estos dos directos mejor saben hacer y aman. Y en ambos casos, se trata también de historias crepusculares, sobre personajes acabados cuyos mundos desaparecen, ya sea un actor de seriales del Hollywood clásico en horas bajas, o un viejo sicario de la mafia. 

Por otra parte, tenemos también los nuevos trabajos de dos directores con trayectorias bastante interesantes y que los terminan de consagrar, como es el caso de Parásitos, de Bong Joon-ho y Puñales por la espalda de Rian Johnson. Dos comedias negrísimas con marcada crítica social, con guiones muy ingeniosos y grandes interpretaciones. 

Por último, una de las sorpresas de 2019 ha sido la china Largo viaje hacia la noche, un inquietante thriller, dividido en dos partes claramente diferenciadas, con un hipnótico plano secuencia final que sin duda la hace merecedora de estar entre lo más destacado del año. 


LO BUENO 

El año se inició con las películas de temporada Oscar, que en esta ocasión fue bastante flojo. Entre las más destacadas estuvieron El vicio del poder y La favorita, dos disparatadas sátiras sobre el poder. También tuvimos ocasión de ver como Shyamalan cerraba su peculiar trilogía superheroica con Glass, un más que digno final a uno de los más extraños y personales proyectos del subgénero de superhéroes. Y si hablamos de finales, es inevitable referirse a uno de los acontecimientos del año, el estreno de Vengadores: Endgame, la esperada culminación de una década y de una veintena de películas, que es tan excesiva y autorreferencial como cabía esperar. Resulta satisfactoria en general, aunque siempre nos quedará la duda de cómo hubiera terminado esta saga de haber seguido Joss Whedon al frente. 

Entre los trabajos de corte más autoral, tenemos la extraña e inquietante High life, con un Robert Pattinson que cada día puede presumir de una trayectoria más interesante. La loquísima y desquiciante La casa de Jack. El oscuro y tristísimo western Los hermanos Sisters. La maravilla animada Ruben Brandt: Collector. O la francesa Retrato de una mujer en llamas, una fría historia sobre el recuerdo.

En el caso del cine español, destaca especialmente O que arde, rodada con actores no profesionales y en entornos naturales, sorprende por la espectacularidad de sus imágenes y la espontaneidad de los personajes. También hemos tenido el regreso de directores consagrados como Almodóvar con su personal autorretrato Dolor y gloria, Amenábar con Mientras dure la guerra, un interesante acercamiento a los últimos meses de Unamuno que sabiamente evita caer en reduccionismos ante una figura tan compleja como la del escritor bilbaíno, o Garci con El crack cero, un inesperado regreso a uno de sus mejores personajes, que aunque cambia de intérprete, resulta igual de triste y oscuro. Aunque una de las películas más interesantes del año ha sido La trinchera infinita, sí, otro drama ambientado en la posguerra, pero inesperadamente complejo, angustioso y trepidante. 

Entre los estrenos más comerciales, muy divertidas han sido Spider-Man: Lejos de casa, Infierno bajo el agua, Fast and Furious: Hobbs y Shaw o Doctor Sueño. Además de la nueva versión de Mujercitas, de duración algo excesiva, pero con grandes interpretaciones. Aunque sin duda, otro de los dramas que más ha destacado por la fuerza de sus actores ha sido Historia de un matrimonio. 

Mención aparte merece Cuando fuimos brujas, una inquietante cinta islandesa casi desconocida, de 1991, que se ha reestrenado este año remasterizada y que luce un blanco y negro impresionante. 

LO MEH 

Siempre es difícil y un poco injusto hablar de las películas que se quedan en un término medio entre lo bueno y lo malo. Por un lado tenemos cintas que prometían mucho pero que acabaron decepcionándonos, y por otro, películas con poca personalidad, que sin estar mal, resultan poco memorables. Entre las primeras pondría Joker. Sí, puede parecer una provocación situar esta película, que para muchos ha sido de lo mejor del año y que ha cosechado tantos premios, entre lo más irregular del año. Creo que tiene algunas virtudes muy evidentes, por supuesto la interpretación de Joaquin Phoenix, y también su valentía al centrar la historia en un villano de cómic sin intentar endulzarlo (como se hizo en Venom), y además usando una estética y un tono tan alejado del que habitualmente se utiliza para las historias de superhéroes y prescindiendo por completo de secuencias de acción. Su éxito sin duda abrirá puertas al género que serán muy interesantes de explorar. Sin embargo, la caracterización de Phoenix es demasiado similar a la de Heath Ledger y tanto la estética como la historia recuerda demasiado a Taxi Driver o El rey de la comedia. Creo que su excesiva dependencia dependencia de unos referentes tan concretos acaba quitándole personalidad propia a la película. 

Otras películas que parecían potencialmente muy interesantes por la trayectoria de sus directores fueron Atardecer, Ad Astra o Midsommar. Las tres son películas con aspectos interesantes, pero inferiores a lo que sus creadores nos habían ofrecido previamente. 

La primera película del MCU este pasado año fue Capitana Marvel, una cinta de orígenes poco habitual y llena de giros inesperados, pero lastrada por un aspecto visual bastante soso y pobretón, lo que acaba perjudicándola. 

En un año en que las terapias de reconversión han dado tristemente mucho que hablar en España, se ha estrenado La (des)educación de Cameron Post, una cinta interesante y con buenas intenciones, pero que resulta poco memorable. El mismo defecto podría decirse de podría decirse de otros títulos de muy diversos géneros como La espía roja, Pokémon: Detective Pikachu, La viuda, El hijo, Tolkien, cinta de lo más impersonal, que no le hace justicia al genial escritor británico; Día de lluvia en Nueva York, divertidísima, pero entre lo más discreto de Allen; o Rambo: Last blood, desenfrenadamente violenta y muy disfrutable, pero claramente inferior a su estupenda predecesora. 

LO MALO 

Entre lo peor del año encontramos principalmente millonarios blockbusters como Shazam, X-Men: Fénix Oscura, Godzilla: Rey de los monstruos o IT: Capítulo 2. La primera, supone un nuevo tropiezo del universo DC, después de las prometedoras Wonder Woman o Aquaman. Sin llegar a las simas de aberración de Escuadrón Suicida, Batman v. Superman o Liga de la justicia, sí se trata de una película desmesuradamente larga y de tono indefinido. X-Men: Fénix Oscura supone un triste punto y final a una saga que dio algunas de las mejores películas del género, y que termina con más pena que gloria. Godzilla: Rey de los monstruos es una decepcionante continuación de su predecesora, la estupenda cinta de Gareth Edwards; y en cuanto a IT: Capítulo 2, resulta totalmente redundante y pone en evidencia lo innecesario que ha sido dividir esta adaptación en dos. 

También en esta categoría situaría Serenity, aunque en este caso resulta divertida de lo puro absurdo de la propuesta, o Star Wars: El ascenso de Skywalker, la infumable conclusión de una tercera trilogía que jamás debió existir. 

LO PEOR 

Entre lo peor de lo peor de lo peor, este año se ha estrenado en Netflix The King. Una extraña película que ya de entrada no queda muy claro qué pretende ser. Una reelaboración, no se sabe muy bien por qué, de las dos partes de Enrique IV y de Enrique V, de Shakespeare. Sin embargo, no se trata ni mucho menos de una adaptación, pues prescinde por completo del texto del Bardo de Avon, ni tan siquiera es un resumen en prosa, pues cambia significativamente partes esenciales de esas obras, alterando la personalidad y el destino de personajes tan clásicos como Falstaff, y ni mucho menos aún puede considerarse una cinta histórica, pues pese a lo muchísimo que se aleja de las obras shakespearianas, más aún se aleja de los hechos históricos. Por tanto, no queda nada claro qué pretendían exactamente los responsables de esta cinta. Si a eso le sumamos a un Thimothée Chalamet a quien, a pesar de su prometedora trayectoria, el papel de Enrique V todavía le queda grandísimo, y un Robert Pattinson pasadísimo de vueltas, que no parece tomarse nada en serio la película y cae por completo en la parodia, así como un tratamiento totalmente maniqueo de los personajes y un diseño de producción que bebe sin absolutamente ningún disimulo de Juego de Tronos, nos encontramos, sin ninguna duda, ante un buen señor mojón. 
Sí, hay una escena en la que Robert Pattinson, el Delfín de Francia, imita un pene con su dedo pulgar.

Y otro de los peores estrenos de este año ha sido la nueva versión de Hellboy, indigna película que nos hace echar de menos a Guillermo del Toro. Pésimamente narrada, cutre, barata y tediosa. Su fracaso en taquilla no es difícil de entender. 

CONCLUSIÓN 

Como decíamos al principio, haciendo balance, el 2019 podría decirse que cinematográficamente, ha sido un buen año, e han estrenado películas de grandes directores y ha habido sorpresas muy gratas a nivel tanto nacional como internacional. Aunque también grandes fracasos de crítica y público, como las ya mencionadas Hellboy o X-Men: Fénix Oscura, así como otras pelis que (por suerte), me he perdido como MiB: Internacional o Los Ángeles de Charlie. Todas ellas son blockbusters carísimos, lo cual resulta inquietante al poner en evidencia lo perdida que está la industria más allá de una o dos sagas de éxito seguro. 

Este 2020 que ya se ha iniciado, por ahora nos ha dejado algunos estrenos interesantes, pero parece que lo mejor todavía está por llegar. Este año se estrenarán películas de directores como Edgar Wright o Wes Anderson, tendremos nueva entrega de la saga Bond y, sobre todo, se estrenará la esperada adaptación de Dune que prepara el director Denis Villeneuve. Dentro del género de superhéroes, parece que va a ser un año sin grandes eventos, aunque si por algo se caracterizará el 2020 dentro de ese género, será por la enorme presencia femenina, con estrenos como Aves de presa, Viuda negra o Wonder Woman: 1984. Y si a las tres anteriores, sumamos Eternos, llama la atención descubrir que todos los estrenos de Marvel Studios y DC de este año estarán dirigidos por mujeres. Se nota ya la huella del inesperado éxito de Wonder Woman en 2017 o Capitana Marvel este año pasado. 

Y hasta aquí el 2019. ¡Esperemos que el 2020 sea aún mejor!


Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.

Lo mejor, peor y MEH 2019 por Pagalitros

El 2019 llegó a su fin. Como cada año en Doctor Somier, los redactores disfrutamos de nuestra sustancial paga extra (risas), tomando nuestras copas de champan. Como muestra de nuestra generosidad vamos dejando nuestro particular top, con lo mejor, lo peor y lo MEH. Aquí a Pagalitros (el mismo que escribe en Adicine.com y en 20 sitios más) le toca su turno de hacer repaso a lo visto durante estos 12 meses.

En líneas generales, se ha roto la racha de años anteriores, ha sido un buen año de entretenimiento.  Hemos visto el fin de grandes sagas (tanto en cine como en televisión), la llegada de interesante proyectos y personajes. Pero por otro, hay cierta sensación de agotamiento, por parte de los "ofendiditos" y sus verdades absolutas en esa absurda batalla en las redes sociales, sobre que es bueno o malo. Pero a nosotros nos da igual, seguiremos disfrutando del cine como el primer día. Esperemos que con la llegada de los locos años 20 (ya sabéis todo el mundo a bailar el charleston), tengamos unos grandes 366 (este año es bisiesto) días de cine.


Lo mejor
Lo peor
Lo MEH
Erase una vez en Hollywood
Muñeco diabólico
Hellboy
Shaft (2019)
Objetivo Washington D.C.
6 en la sombra
Capitana Marvel
Point black: Cuenta atras
Aladdin
Criminales en el mar
ReplicasDinero sucio
El caminoVenganza bajo cero
Midway
Emboscada final
Timadoras compulsivasDesaparecida (Angel of mine) 
Extremadamente cruel,...
Juliet, desnuda
Joker
Mula
Feliz día de tu muerte 2
Peleando en familia
Rambo: Last Blood
Future World
The dirt
Vengadores: Endgame

Terminator Destino Oscuro
Yo soy Dolomite

X-men: Fénix Oscura
Shazam

Arizona
Spiderman: Lejos de casa

Mandy
Triple frontera

Mi cena con Hervé
Star Wars: El ascenso de Skywalker


Avengement





Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.