02 septiembre 2017

Parada en el Infierno (Stop over in hell)







Título: Parada en el Infierno
Título original: Stop over in hell
Dirección: Víctor Matellano
País: España
Actores: Tábata Cerezo, Enzo G. Castellari, Nadia de Santiago, Antonio Mayans, Guillermo Montesinos, Maarten Dannenberg, Conrado San Martín, Ramón Langa, Manuel Bandera, Pablo Scola, Marta Fenollar, Veki G. Velilla, Tania Watson, Karlos Klaumannsmoller, Fernando Valdivielso, Denis Rafter, Víctor Vidal, Jorge Quesada
Año: 2016
Duración: 92'
Crítico: La Perra Verde

Valoración:






Tarantino, hijo, no hace falta que ruedes la recreación de los asesinatos de la "familia Manson", que ya existe esta película. Y es que es lo que tiene el icónico director, que su sombra es muy alargada y todo el mundo quiere ser él, pero no todo el mundo es Tarantino y a ti te encontré en la calle.

La película que nos ocupa es una western rodado íntegramente en España que usa y abusa de la ultraviolencia y lo explícito. Da la sensación de que estamos viendo "La matanza de Texas meets el lejano oeste", porque los malos son maniqueamente malvados y hacen barrabasadas por el placer de hacerlas, sin ninguna motivación en claro o sin que dé la sensación de que todo ese sufrimiento vaya a servir para algo, sea en forma de moraleja o de superación o crecimiento personal de los personajes.


Una película llena de diálogos y monólogos gratuitos, largos, rimbombantes y grandilocuentes que nos intenta hacer ver que, sobre todo uno de los personajes, tiene un carisma y una profundidad y complejidad de los que en realidad carece.

Ahora pasamos al uso de la cámara lenta, del que también se hace un uso excesivo, llegando a ser ridículo el resultado en un punto determinado, concretamente una escena en la que sale Manuel Bandera. El efecto se usa para crear dramatismo y tensión, pero lejos de eso, el resultado es forzado y risible.

Y por último acabamos con las actuaciones y doblaje. Pese a contar con rostros populares como Guillermo Montesinos, Nadia de Santiago o Manuel Bandera, todo resulta muy forzado, no hay fluidez por ningún lado en las presentaciones de los personajes o en el desarrollo de diálogos y trama. En cuanto al doblaje... parece mentira que haya implicados en él grandes profesionales como Ramón Langa, porque en algunos personajes sí se nota que hay una buena interpretación y cuadrado con la boca, sin embargo en el caso de otros personajes se aprecia la sensación de, o bien inexperiencia o bien desgana, cosa que da como resultado un doblaje digno de un programa americano de la TDT y que acaba por sacarte del film.

Podría valorar más cosas en cuanto al aspecto técnico, de fotografía o de guión, pero creo que ya está bien de criticar y es hora de llegar a la conclusión final.

Con más ganas de homenajear todo lo que le gusta al director que buenos resultados finales, esta película no es buena, ni es mala realmente, es como un experimento casero, una especie de hacer una tarantinada de marca blanca, pero sin la clase y el estilo de éste, porque incluso para rodar y plasmar la inmundicia humana y la sordidez, hay que tener arte, para que no te quede una mera película gore ambientada en el oeste.
En cualquier caso, la recomiendo porque me ha parecido curiosa y con posibilidades e incluso me ha dado ganas de ver las anteriores obras de su director, Víctor Matellano, para así comprobar si es un director que vive de referencias ajenas o sólo es alguien que intenta forjarse un estilo propio haciendo lo que al fin y al cabo hacemos todo el mundo para aprender... copiar.



Créditos: cartel al óleo extraído del blog del dibujante Manuel Sanjulián



Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.

Opina

0 Comentarios somieriles:

Publicar un comentario

Todos comentarios serán moderados por el staff, si no aparecen en breve no te preocupes, serán aprobados lo antes posible. Puedes comentar también desde tu facebook, twitter, etc justo debajo.

comments powered by Disqus