17 enero 2013

El cuarteto




Director: Dustin Hoffman

País: EEUU

Actores: Maggie Smith, Billy Connolly, Tom Courtenay, Pauline Collins, Michael Gambon, Sheridan Smith

Año: 2012

Duración: 95’

Crítico: Harkness

Puntuación:


Dustin Hoffman, actor de reconocido y largísimo recorrido, debuta en la dirección con ésta comedia protagonizada por otros actores que tampoco son precisamente unos novatos. El argumento: una anciana ex-diva de la ópera se translada a una residencia para cantantes e intérpretes de música clásica retirados, que preparan una actuación especial con el fin de recaudar dinero y así asegurar el futuro del lugar. Pero el encuentro de ésta mujer con otros residentes a los que conoció en el pasado hará que nada vuelva a ser igual…


Sin ser un experto de nada, diría que en el mundo de las comedias existen (entre otros) dos géneros diferenciados por la edad de los espectadores a quienes van dirigidos. Por un lado las comedias de instituto a lo American pie o Supersalidos, con su humor grueso y sus chistes sexuales, dirigidas a la muchachada, y en el lado contrario, las comedias amables y encantadoras dirigidas a nuestros mayores, protagonizadas igualmente por gente mayor, las cuales suelen mezclar humor y tintes dramáticos. El mensaje de éstas suele ser optimista y de ánimo a disfrutar de la vida todo lo posible, y a riesgo de pasarme de listo me atrevería a meter en ésta categoría la de El asombroso hotel Marigold, estrenada recientemente.

Pues bien, ésta película viene a ser de la segunda categoría, tal cual. Sencilla, entrañable, ligera y sin muchas pretensiones, dominada de principio a fin por su veterano reparto en el que destaca sobre todo la majestuosa, genial, venerable, y en general ama absoluta, la señora Minerva McGonagall Maggie Smith, una de mis actrices favoritas, cuya presencia es de agradecer. Billy Connolly hace un papel de personaje simpático y cabrón a partes iguales que se gana con facilidad a la platea, y por destacar a alguien más, anda por ahí en plan cascarrabias Michael Gambon, o sea, Dumbledore, por lo que tenemos en el ajo a dos de Harry Potter y encima éste último aparece ataviado con una especie de túnica y de gorro muy similares al del director de Hogwarts.


Por lo demás, la película es previsible de principio a fin y de riesgo cero, uno sabe cómo empieza y cómo va a terminar, y el humor es por lo general bastante inofensivo. Si uno es capaz de olvidarse de ello, pasará un rato entretenido en compañía de éstos abueletes, pero en general es una película que se ve tan pronto como se olvida, y no te pierdes nada si te quedas sin verla.




Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro foro.

Opina

0 Comentarios somieriles:

Publicar un comentario

Todos comentarios serán moderados por el staff, si no aparecen en breve no te preocupes, serán aprobados lo antes posible. Puedes comentar también desde tu facebook, twitter, etc justo debajo.

comments powered by Disqus