29 noviembre 2015

Lo mejor, peor y MEH 2015 por los redactores


Queridos somieres, como cada final de año desde que se creó la web, os traemos nuestro resumen del año en cuanto a cine se refiere. Si en algo nos caracterizamos, es en que cada uno tiene una opinión totalmente personal y subjetiva, así que no os extrañe ver que una película pasa por todas las secciones, puede ser buena, un MEH o mala. Gracias por estar con nosotros otro año más, os esperamos tanto aquí como en las redes sociales, interactuando con nosotros ¡feliz año!


LA PERRA VERDE














  Lo mejor



  • Fast and furious 7: La maravilla, la gloria, EL BLOCKBUSTER con mayúsculas. Una película que desafía las leyes de la gravedad y la termodinámica. The Rock le da una nueva dimensión al concepto "sobrada" y hay una lucha totalmente demencial entre Diesel y Statham que te tiene que hacer aplaudir hasta con las orejas, o no estás vivo. Es todo tan absurdo, que al final resulta genial. La película que hace que XXX parezca seria y realista.
  • John Wick: Es de 2014, pero como he visto que mi compañero Howel Davis la ponía, me veo en la obligación de reivindicarla como la maravilla que es. Acción sin concesiones, atractiva visualmente y con un argumento que cabe en un post-it, para mi es un peliculón sencillo que consigue captar la esencia del cine de acción de los 80. Una pena que no llegase a las salas españolas, esperemos que la segunda parte sea igual de buena y sí lo consiga.
  • Redirected: Crítica en web.
  • The interview: Crítica en web.
  • Kingsman
  • Mad Max: Furia en la carretera: aunque sigo con la opinión de que debería haberse llamado "Furiosa en la carretera" porque lo de la presencia de Max es casi una anécdota, la peli en general me gustó, y da gusto ver una película con mucho CGI que sin embargo parece tan artesanal como las predecesoras.
  • Lo que hacemos en las sombras: bajo coste, mucho entretenimiento. Una divertida recopilación costumbrista de todos los tópicos de vampiros y hombres lobo en un formato de falso documental.
  • Ant-Man: no es una película muy destacable, pero está equilibrada en cuanto a FX, diversión, tono y demás. Para toda la familia y una buena introducción para el personaje.
  • Ted 2: si no te gustó la primera, no hagas el experimento de probar con esta. Carcajadas por doquier.
  • Operación UNCLE
  • Anacleto: Agente secreto: Pues oiga, está bien, no es la repolla en verso, pero es divertida, tiene unos FX curiosos, es entretenida y no es vergonzante como daba por hecho que sería.
  • Mi gran noche: Lo primero, soy raphaelista a muerte, lo segundo, Las brujas de Zugarramurdi me gustó y esta sigue en esa estela de humor y para acabar, Raphael sale en una escena en plan Darth Vader... nada más que alegar, señoría.

  • Ocho apellidos catalanes: lo normal sería ponerla en lo peor y echar pestes, pero resulta que me estáis leyendo a mi, ya sabéis, esa que adora la españolada y la caspa. Para mi, más divertida y ágil que la primera.
  • Maggie: Aunque peque de exceso de onirismo y lentitud, me ha parecido muy interesante. Zombies costumbristas.
  • Predestination: Aunque viola las leyes de las paradojas, una película muy interesante.
  • La isla mínima: Aunque al igual que otras es de 2014, se estrenó bastante tarde y la vi en 2015. Me encanta el tratamiento de la fotografía y el ritmo que tiene, la historia y ante todo, basta d compararla y peor aún, decir que es una copia de la serie True detective, vamos a tener sentido común, son prácticamente coetáneas en el tiempo ¿os creéis que una película se planea, pone en marcha, rueda y postproduce en dos días? imposible haberse copiado de la serie, vale ya de tonterías, por favor y de estar todo el rato con comparaciones absurdas.


Lo peor

  • Tracers: un documental (me niego a llamarle película) de hora y media que recuerda a Yamakasi pero en peor. Nunca había estado tan de acuerdo con las opiniones de la crítica especializada que suelen poner en filmaffinity.
  • Amar, beber y cantar: Crítica en web.



MEH
  • Cuatro fantásticos: es tan sosa y anodina, que no da ni para puta mierda. No tiene la suficiente categoría para ser mala. Sigue probando.

  • Star Wars: El despertar de la fuerza: Sufro, sufro mucho por ponerla aquí, tenía tantas ganas de que me gustase, que fui con alegría y sin hype, joder, fui con un vestido de R2D2... pero pese a eso, ha sido una decepción. Si queréis saber los motivos, demasiado largos para ponerlos aquí, os linko la entrada en el grupo de debate donde la estamos comentando con todo lujo de detalles.
  • Poltergeist: lo mismo, pero igual, ah, no, que es peor.
  • Jurassic World: lo mismo, pero igual, ah, no, que es peor.
  • Terminator: Génesis: lo mismo, pero igual, ah, no, que es peor.
  • Se nos fue de las manos: Crítica en web.
  • Divergente: insurgente
  • Vengadores: La era de Ultron: Una gran decepción. Me encanta Los Vengadores y para mi esta ha sido un bajón muy grande, y más siendo que por ejemplo la segunda de Capitán América me gustó mucho.
  • Y de repente tú: No es que esperase de esta película el manifiesto feminista definitivo, pero siendo que la vendían como una película distinta, valiente, arriesgada, me pareció de lo más común, típica y moralista. Al final vale, puedes ser muy ligera, pero sólo serás feliz cuando decidas sentar la cabeza, ser como tus vecinas BIEN y tener hijos, eso es ASÍN.
  • It follows
  • Mr Holmes
  • La visita: para lo que ha costado, está bien, ahora, si miras quien es el director... se espera más.
  • El último cazador de brujas: podía haber sido un buen blockbuster, joder, tenía a Vin Diesel con pelo y barba, pero mira... no.



BLUEBERRY















Pues nada, toca repasar este 2015, que ha sido para mi, desolador, decepcionante, muy anodino y gris a nivel general, salvo excepciones que han brillado.

Como sé que os gusta, mis queridos taradillos, os lo desgloso y con fotos en hachedé de ese.

LO MEJOR DEL 2015


Este año han destacado 3, 1 documental (le estoy cogiendo el gustirrinín a los documentales) y 2 películas, que han sido, para mi un sorpresón.

Primero empiezo con Electric Boogaloo: La loca historia de la Cannon Films, como joven nacido en los 80, La Cannon films, la mítica productora dispensadora de ñordos  películas de Chuck Norris, entre otro tipo de films de baja calidad, es un icono para la gente de mi quinta y nos encontramos un fantástico documental, que relata las estrambóticas peripecias de los dueños de la Cannon, Menahem Golam y Yoram Globus, desde sus inicios hasta su final, todo con sentido del humor, resentimiento y desconcierto de todos los implicados. Un documental, fresco, agradable de ver y muy entretenido.

Seguido por el blockbuster del año, si exactamente, del año, ni Star Wars, ni leches, Mad Max: Furia en la carretera, George Miller da una lección de cine, de como hacer un cine de acción como dios manda, sin empacho de CGI, ni cámaras cocainómanos, al contrario, soberbiamente dirigida, un diseño de producción brutal, escenas memorables y la vuelta de la franquicia que le dió fama. Matricula de honor, Señor Miller, con ganas de mas.

Y por ultimo, Operación UNCLE (El Agente de CIPOL), Infravalorado film de espías, llevado soberbiamente por Guy Ritchie y con ese tono pulp y sesentero, que la serie emanaba, todo ello aderezado con el estilo de Ritchie tras la camara.

LO PASABLE DEL 2015



Aquí meto el resto, películas que han estado bien, pero vamos, que a los dos días se me olvidaron completamente o evidentemente no son memorables ni de puta coña, solamente estar para pasar el rato y sanseacabó.

Y en este grupo tenemos variedad, películas que nos muestran que las leyes de la física, la termodinámica o la misma lógica son meras ilusiones como A todo Gas 7, una película de superheroes sencillitia pero con personalidad y con el brutal humor de su guionista Edward Wright como Ant-ManLos Minions, el spinoff de las fantabulosas películas de Gru, donde dan lo que prometen, humor con estos adorables supositorios amarillos con extraños problemas de habla, (Si, los Minions me gustan HIJOS DE PUTA, ME CAGO EN VUESTRA PUTA VIDA, DEJAD DE JUZGARME). Aparece también por aquí, El James Bond de Hacendado, digo Misión Imposible 5, un film de acción y comedia  olvidable como fue la anterior, nada nuevo, pero inofensivo. TED 2, el osito bestia, de Seth Mcfarlane, que pese a la primera que era flojilla, poco atrevida, esta se suelta mas y me encuentro mas burradas, cumple con creces. Kingsman servicio secreto, una película de otro cómic de Mark Millar mas, igual que Misión Imposible, tres puntazos y ya, otro Kick Ass.

Y para acabar, una película de bajo coste canadiense, con toques ochenteros como Turbo Kid, que pese a sus autohomenajes a su corto Bagman, y sus fallos de guión, cumple y  La Visita, Shyamalan regresa con esta película de terror y humor negro, que sorprende para bien, ojala remonte Shyamalan, y por último quiero mencionar al falso documental Lo que hacemos en las Sombras, Jersey Shore+ Entrevista con el vampiro = Calidad.

MEDIOCRIDAD Y TRUÑOS


Decepciones, mediocridades, truños y zurullos que no llegan a oler mal, pero se han quedado a poco de caer a lo mas bajo.

Para empezar, empezamos con Vengadores 2: La era de Ultrón, un film decepcionante, mediocre, y anodino, muy inferior a su sobresaliente primera parte. Potenciando lo peor de la anterior y rellenando con excesos y capando la creatividad de Wheddon para vender muñecos, ya me explaye en mi crítica. 4 Fantásticos, un truñete sí, pero esa abominación no me encontré, exageración absurda y gratuita de la crítica. Spectre, una gilipollez descomunal devolviendonos las pelis de un Bond rancio y muy decadente del calibre de los últimos films de Roger Moore, ya toca cambiar a Craig y mandar a paseo a Mendes. Horns, el film de Alexandre Ajá y Daniel Radcliffe, una decepción en toda regla, guión desarrollado como el culo, y un tercer acto que se resuelve por el método del PORQUE SI. Death of Superman lives. What Happened?, un documental que al contrario que Electric Boogaloo, este es una verdadera castaña, aburrida, denso y mal narrado, que se nota que no había chicha para contar en un documental. Chappie, Blompkamp cayendo en picado, esperemos que con Alien remonte un poco. El ultimo Cazador de Brujas, peli random de Diesel y El Libro de la Vida, peli de animación random nº1246.

LO PUTÍSIMO PEOR DEL 2015


Basuras cinematográficas, no hay otra definición a estos insultos al espectador, que de aquí a dos años, serán películas para recoger las mierdas de los perros.

El destino de Júpiter, sin duda alguna puedo decir que es LA MAYOR MIERDA MALOLIENTE Y SUBNORMAL que se ha estrenado este 2015, una trama mongólica, unos diálogos que no se le ocurriría decir ni a niños de primaria, un space opera que va de pulp y les sale un film cutre y rancio. Los Wachowsky son el puto SIDA.

Tomorrowland, la prueba de que el pedazo de  hijo de puta de Damon Lindehoff, no tiene ni idea de escribir o que sea disléxico, ante el semejante MONTÓN DE MIERDA que se ha cascado, un film sin desarrollo argumental y gente yendo de un lado para otro como pollos descabezados, saliendo como resultado, un anuncio de Iberdrola de 2 horas.

Terminator Genisys, Mira que tenía alguna esperanza, pero se desvanecieron al salir del cine, menuda basura, desaprovechada, subnormal y rompiendo el canon de la manera mas cutre y pueril. Acción hueca y barata para intentar tapar la putísima mierda que es, Terminator no se merecía esto.

Jurassic World, al igual que Genisys, un multimillonario disparate insultante y gilipollesco, una puta peli con un guión de Asylum, y petandolo ridículamente, por los  fetichistas nostálgicos. Infame bodrio que Crichton la odiaría con toda su alma.

Hitman Agente 47Escoria, no se merece mas palabras. Mortdecai, La película para menopaúsicas y espectadores de Sálvame que consideraran la mejor comedia del año, cuyo referente de superación y modelo a seguir, es Belén Esteban. Negocios con resaca, un zurullo infecto sin ni puta gracia y con toques de ¿Drama?, disculpe que no me crea nada, si me venden un mensaje de superación con chiste de rabos y gays. Jacuzzi al pasado 2, secuela de mierda, que jode todo lo bueno de la anterior.

MENCIÓN AL ESTRENO MAS ESPERADO DEL 2015


Voy a poner Spoilers.

Yo esta película, cuando salieron los teasers, fue como, esto no es Star Wars, esto no tiene alma, no tiene ese encanto. Pero pensaba en mis adentros, a lo mejor, es una película de Star Wars decente, respeta al universo, tiene una nueva perspectiva, mas atrevida, esta JJ Abrams, que hizo dos putos peliculones como son las 2 pelis ultimas de Star Trek, tenía un material que el amaba con toda su alma.

El resultado no podía ser mas....deprimente, desolador, decepcionante, viniendo de alguien que iba con las expectativas bajas. Es increíble que me sienta como si hubiese muerto alguien cercano a mi, ese pequeño niño agradable que conociste en el colegio, encontrártelo muerto de sobredosis en un parque con una jeringuilla clavada en su brazo 30 años después.

Vayamos por partes:

Primero tenemos el guión, un guión que han cogido la estructura y situaciones episodio IV y lo calcan descaradamente. ¿Persona especial que vive en un planeta desierto? Listo. ¿Malos que buscan un robot con unos planos valiosos? Listo. ¿Un Darth Vader? Listo. ¿Una cantina? Listo. ¿Una secuencia calcada a la secuencia final de la estrella de la muerte? Listo, Otra estrella de la muerte?.Listo ¿Stormtroopers? Listo ¿La fuerza? Listo. JJ es muy listo, en efecto, sabía perfectamente que esto era un refrito o un remake de la IV y lo ha ocultado muchísimo, porque sabría que los fans, se sentirían decepcionados, y tanto.

Una aventura épica, tan artificial, tan superficial, tan intrascendente, no interesa, no llama, no arranca. ¿Como demonios una historia de Star Wars no tiene ese gancho? tíos, tenéis un puto material rico, que os podéis expandir por mil cosas. La historia original enganchaba por concepto de la fuerza, la lucha del bien contra el mal cierto, aquí todo funciona a golpe de calzador, situaciones de calzador, personajes metidos con calzador, que habia momentos, que parecían Sketches de SNL, que solo faltaban los falsos gritos y aplausos, no...el fan no es imbécil, no es retrasado, que tienes que presentarlos de esas maneras tan cutres y tan artificial. La parte narrativa, es un totalmente errática, la trama avanza lentamente mientras intentan desarrollarte a unos personajes planos y algunos los desarrollan demasiado, que le quitan la gracia de las sorpresas.... ¿Hacía falta descubrir que Kylo Ren es el hijo de Han Solo a los 30-40 minutos de película? ¿o sacar de golpe a Snoke no una, ni dos sino hasta 3 veces? ¿y encima ni contar que leches ha pasado?. ¿Y cuentas nada, de lo que le pasó a los Jedi (otra vez) con la Nueva República? ¿o un poco de trasfondo?...han pasado 30 años, no 2 horas después de la batalla de Endor.

Los villanos, en serio, pésimamente elaborados, ¿La Primera Orden que son? ¿Fachas nostálgicos con un fondo fiduciario del copón? Kylo Ren, ¿un desgraciado llorón que le hicieron falta dos bofetones en su juventud? ¿En serio?

Y sobre las batallas, fatal no, lo siguiente. En Star Trek esos planos funcionaban, porque eran 3 naves malcontadas, pero aquí queda fatal, parecía eso un gameplay del nuevo Battlefront.

¿Y ese humor? ¿en serio? ¿las clásicas tenían tantos gags? No lo creo.

La conclusión, a Abrams le ha pasado lo de "Las croquetas de mi madre están ricas, pero las mías no saben igual" porque esto no tiene alma ni encanto que tenia las de Lucas, hasta las precuelas, o que ese enano judío NO tiene alma y el señor Kasdan que le encierren en un puto asilo y que tiren la llave.


Y ale, feliz año y ¡nos vemos en 2016!




SERDNA















¡Buenas a todos! Felices fiestas, feliz año y todo ese rollo. Un año más, el Somier nos convoca aquí para repasar toda la caspa que ha pasado por nuestras carteleras a lo largo de este 2015. Y sí, digo caspa porque cinematográficamente, el 2015 ha sido un año de PUTA MIERDA. Salvo alguna alegría ocasional, la mediocridad, la decepción o la más bochornosa vergüenza ajena han campado a sus anchas por nuestras pantallas. Y entre lo bueno, la verdad es que tampoco ha habido nada verdaderamente memorable. Tanto es así, que aunque todos los años me gusta elegir las tres mejores, este año me resulta verdaderamente difícil. Hay buenas películas, sin duda, pero lejos de maravillas como las que nos dieron el 2013 o el 2014, como las españolas Caníbal o Magical girl. Este año, destaca sin duda la cuarta entrega de Mad Max, alguna que otra producción hispanoamericana como El club, y la que para mí fue sin duda la sorpresa del año, la cinta de terror independiente It follows. Por lo demás, tenemos un puñado de buenas cintas, pero que no pasan del notable. Algunas decepciones especialmente dolorosas y también unos pocos truños, pero tan absolutamente abyectos que acaban por eclipsar lo poco bueno del año. Así que sin más preámbulo, comencemos: 

LO MEJOR. 

-Mad Max: Furia en la carretera. Esta secuela de una saga quemadísima que ya nadie esperaba se ha convertido sin duda en la gran sorpresa del año. Potentísima a nivel visual, con un ritmo endiablado y unos secundarios memorables. Hardy cumple como el loco Max, pero la película pertenece a la imponente Imperator Furiosa y al villano Inmortan Joe. 

-It follows. Muy inquietante y originalísima propuesta de terror, con alguna que otra solución cuestionable, pero con una atmósfera asfixiante y una narración que no da tregua. El tratamiento del monstruo, mucho más sugerente que explícito, consigue que resulte verdaderamente siniestro. 

-El club. Película chilena a medio camino entre el drama y el thriller sobre cuatro sacerdotes a quienes la Iglesia ha recluido en una casa por su turbio pasado (pederastas, cómplices de la dictadura…). Un verdadero infierno en la tierra habitado por cuatro monstruos que no muestran el más mínimo arrepentimiento. 

Como vemos, estas tres películas cuentan entre sus virtudes una notable galería de villanos, y es que el 2015 ha sido un año de malos malísimos, tanto en el cine como en la realidad. Abu Bakr al Bagdadi, Donald Trump, Artur Mas… De pesadilla. 

LO BUENO.

-Birdman. Por fin González Iñárritu ha dejado de hacer una y otra vez la misma película. ¡Bien! El resultado es una historia divertida y billantemente filmada, aunque algo hueca, sobre un actor venido a menos, con Michael Keaton prácticamente interpretándose a sí mismo. 

-Whiplash. Película prácticamente teatral sostenida gracias a un excelente montaje y dos muy inspirados actores. Como suele ser habitual en las nominadas a los Oscar, y al igual que Birdman, es una película que deja muy buen sabor de boca, pero poca huella. 

-Jurassic world. Entre la oleada de estrenos nostálgicos que hemos soportado este año (Mad Max, Terminator, Star Wars…) éste es posiblemente el que más pereza y peores expectativas me generaban. Y sin embargo, resultó ser una película muy correcta, divertida y consciente de su propia decadencia. 

-Negociador. Comedia española sobre las negociaciones con la ETA que pasó por la cartelera prácticamente desapercibida. Una historia inteligente centrada en mostrar la complejidad del asunto. No es una comedia de carcajadas, sino más bien una mirada cínica sobre un tema tortuoso. Absurda a veces, amarga otras, destila pese a todo cierto optimismo y espíritu conciliador. Para el recuerdo queda la estrafalaria actuación de Carlos Areces como el psicótico líder de la banda (un alter ego del histórico Tierry). 

-Lo que hacemos en las sombras. Divertida comedia, en formato de falso documental, que demuestra un buen conocimiento del subgénero vampírico. 

-Ant man. El que ha sido, con diferencia, el proyecto más accidentado de Marvel acabó siendo una muy digna comedia de superhéroes. Le sobra algo de metraje y en algunos momentos se le ven algo las costuras a un guión que pasó por demasiadas manos, pero aun así consigue transmitir una frescura y un sentido de la diversión admirable. 

-Turbo kid. Cinta de ciencia-ficción independiente, primer largometraje de tres realizadores canadienses con una larga trayectoria en el mundo de los cortos. La nostalgia que desprende y sus constantes referencias a la cultura pop están perfectamente integradas en la historia. Pese a los escasos medios con que está rodada, el resultado es bastante sólido, gracias a la personalidad de los realizadores y al carisma de los actores. 

-La cumbre escarlata. Un cuento gótico plagado de referencias al cine de terror clásico. La historia flojea por momentos, sobre todo en su tramo final, pero la película aguanta gracias a la imponente atmósfera que consigue crear Del Toro. 

-Del revés. Película ingeniosa y emotiva, no tan infantil como podría parecer. 

LO MEDIOCRE.

-71'. Correcto thriller sobre el terrorismo del IRA y la guerra sucia del gobierno británico. La atmósfera sucia y asfixiante del Belfast setentero está bien lograda, pero todo en esta película recuerda demasiado a los trabajos de Greegrass. 

-La visita. Shyamalan vuelve a ser Shyamalan, o por lo menos está cerca de volver a serlo. En esta película el que antaño fuera maestro del suspense, utiliza el ya cansino recurso de la cámara en mano, para una historia que tiene todos sus ingredientes, pero que no aporta nada nuevo. Digna, inquietante, sórdida, divertida y desconcertante, lo que se espera de una película suya, vamos, pero también un poco refrito. 

-Black mass. Vehículo de lucimiento para un Johnny Depp que intenta levantar cabeza después de una racha infernal. Este papel de gangster siniestro nos recuerda el potencial del actor, que posiblemente volverá a desperdiciar dentro de poco en la enésima entrega de Piratas del Caribe o cualquiera patochada de Burton. Sobre la película en sí, poco se puede decir. Clásica historia de ascenso y caída, bien narrada pero poco memorable. 

-Timbuktu. Película con muy buenas intenciones, poco satisfactoria. La narración es errática, el ritmo irregular y las interpretaciones (claramente de actores no profesionales), no ayuda. Aun así, tiene su interés por tratar sobre el tema que trata, como es el yihadismo en el África subsahariana. En ella vemos cómo una comunidad de creyentes musulmanes es aterrorizada por la llegada de un grupo yihadista, cuyos integrantes son retratados como advenedizos desconocedores de la religión en cuyo nombre dicen luchar. 

-Kingsman. Mucha pirotecnia visual al servicio de la última película de este director tan pretendidamente gamberro pero tan moñas en el fondo, que en este caso intenta parodiar las películas de espías. La jugada le sale mejor que con Kick-ass, pero sigue sin encontrar el tono. 

-Selma. Una historia muy interesante, contada de forma absolutamente anti-narrativa. La directora elige un formato cercano casi al docu-drama para una película que pide a gritos ser un trepidante thriller político. En cualquier caso, es un acercamiento muy interesante a la figura de Luther King, nada almíbarado, y que demuestra que las luchas sociales necesitan estrategia y no sólo buenas intenciones. 

-Los vengadores 2: La era de Ultrón. Secuela atropellada y redundante. La mano de Whedon se nota en según qué momentos, pero la película no ofrece novedades y los cortes de metraje hacen que la narración se resienta. 

-The imitation game. La todopelícula. ¿Es posible que una película sea al mismo tiempo un drama sobre un homosexual reprimido en tiempos difíciles, la historia de un genio que crea un invento revolucionario y un thriller de espionaje? Ésta lo es, ¿y funciona? Pues no. Cuando se está ante un personaje tan poliédrico como Alan Turing lo ideal es centrarse en uno de los diversos y muy cinematográficos aspectos de su vida. Intentar meterlos todos en una sola cinta hace que el resultado sea una especie de monstruo de Frankenstein. 

-La teoría del todo. Película basada en las últimas memorias de la esposa de Hawkins, escritas
después de haberse reconciliado con él, cosa que se nota en el tono complaciente, buenista y bienqueda que destila la película, digno de un discurso de Albert Rivera. El resultado no puede ser más ñoño, es la historia de un hombre que tiene una enfermedad, pero que quiere mucho a su familia. Todos aquí se quieren mucho y son muy buenos, sobre aspectos familiares más desagradables, la película corre un tupido velo. El hecho de que el hombre sea, además, un genio, es aquí secundario. 

-Passolini. Interesante rareza sobre los últimos días de vida del realizador italiano. La película pretende ser un homenaje a este director, por lo cual intercala fragmentos de relatos que dejó inconclusos y escenas del guión que estaba escribiendo. Tiene su interés. 

-The interview. Gamberrada absolutamente hueca, que se burla del dictador de Corea del Norte, como podría burlarse de cualquier otro dictador del mundo, o incluso de uno imaginario. 

-Star Wars. Episodio VII: El despertar de la Fuerza. Después de que hace un par de años, George Lucas decidiera vender los derechos de su obra magna a Disney, el estudio anunció el estreno de una nueva trilogía, cuyo éxito le permitiera amortizar la inversión. Y éste es el motivo por el que existe esta película, ni más ni menos. J.J. Abrams, es el encargado de sacar adelante esta película, que apuesta por lo fácil plagiando descaradamente la entrega original de la saga galáctica. Sin embargo, ése resulta ser el menor de los defectos para una película a la cual le falta desarrollo y le sobra nostalgia. Tiene momentos bien dirigidos, y otros que dejan bastante que desear. En general le falta emoción y, sobre todo, personalidad. 

LO MALO. 

-Regresión. Si éste es el regreso de Amenábar, bien podría no haber vuelto. Historia interesante, pero tremendamente previsible y con una factura digna de telefilm de los noventa. Tiene alguna solución ingeniosa, pero el resultado es de lo más vulgar y soso. 

-Horns. Película sin pies ni cabeza, entorpecida además por una sucesión de flashbacks que no hacen más que destrozar el ritmo. La premisa era graciosa, pero se queda ahí. 

-Crumbs. La historia del rodaje de esta película es posiblemente más interesante que la propia película. Debió ser muy emocionante estar en Etiopía, los parajes son impresionantes y hubiera estado bien que hubieran contado con un guión y no con simples ocurrencias. 

-Terminator: Génesis. Triste y decadente cuarta entrega (¿o quinta?) que nos hace añorar la de Mostow. El guión no tiene sentido y ver a Chuache intentando recordarnos cada cinco minutos que todavía no está obsoleto da más bien lástima. 

-Cuatro fantásticos. El fracaso más sonado y rocambolesco del año resultó, en efecto, ser malo, pero tampoco tanto como parecía. Los cambios de director se notan salvajemente, el final es cutre y atropellado a más no poder, pese a un comienzo relativamente prometedor. Una pena. 

-El corredor del laberinto 2. ¿De verdad a alguien le importa esta saga? Esta segunda entrega supera en sosería a su predecesora, perdiendo aquí cualquier atisbo de interés que pudiera tener la primera. Es todo tan impersonal, rutinario y ya visto que parece escrita y dirigida por un programa informático (no demasiado bueno) generador de películas. 

LO PUTO PEOR. 

-El destino de Júpiter. El poco crédito que les quedara a los Wachowski lo han terminado de perder con esta abortiva cinta tan mal contada, tan pésimamente dirigida, tan bochornosamente mal escrita, tan penosamente interpretada y con unos diseños tan sumamente horteras, que llega a provocar malestar físico. 

-Tomorrowland. Una película magníficamente dirigida pero con un guión absolutamente infecto. Su desarrollo errático y confuso, básicamente una sucesión de escenas de acción que no parecen conducir a nada, y el nulo encanto de unos personajes que pretendían ser simpáticos o entrañables, pero que resultan totalmente repelentes, no son nada comparados con el mensaje cursi y blandengue del final, propio de un libro de Paulo Coelho, de un anuncio de Iberdrola o un mitin de Pdro Snchz. 

-Mortdecai. Si el SIDA fuera una figura antropomorfa, padeciera de algún tipo de enfermedad mental y para desgracia suya contrajera alguna clase de repulsivo virus estomacal, posiblemente vomitaría algo no muy diferente a esta… cosa. Porque Mortdecai no es una película, es una “cosa”. O mejor dicho, un “ser”, en el sentido estricto del término, es decir, algo que simple y llanamente “es”. Algo que, por alguna razón, existe. No debería, pero existe. Existe. Existe. Existe. El mundo sería mejor si no existiera, pero lo es. Porque Mortdecai existe. 




Son muchas las que me han quedado por ver, y posiblemente muy buenas, El puente de los espías, Macbeth, La conspiración del silencio, Maps to the stars, Cop car... Y muchas más las que están por venir en el próximo 2016, algunas tienen muy buena pinta como ¡Ave César!, Carol, El renacido, La chica danesa, Las odiosos ocho, La bruja, Silencio... otras posiblemente no pasen de entretenidas, como Pesadillas, Cazafantasmas, Doctor Extraño... pero sobre todo, si algo parece anunciar con fuerza el 2016, es una inconmensurable avalancha de TRUÑOS: Divergente: Leal, Batman v. Superman, Victor Frankenstein, El cazador y la reina de hielo, Tortugas Ninja 2, El libro de la selva, Dioses de Egipto, Alicia a través del espejo, Deadpool...

¡Ya las destriparemos dentro de un año!



HARKNESS














Aquí estamos una vez más con lo mejor, lo peor y lo MEH que nos ha dado la cartelera a lo largo de este año 2015, un año muy variado en el que un servidor ha ido bastante al cine. No me puedo quejar de lo que he visto, pero lo poco que me ha parecido malo ha sido malo con ganas, todo sea dicho. Paso a comentar brevemente, según cada categoría:


LO MUY BUENO

Mad Max 4, indiscutiblemente y por goleada, es mi película favorita del año, una obra maestra que nos ha llegado cuando nadie esperaba nada, cargada de tensión, de espectáculo, de detalles estéticos extremadamente bien conseguidos y dignos de un cuadro surrealista... también de persecuciones, de damiselas ligeras de ropa, e incluso de ideología subversiva. Lo mejor, y el señor George Miller, un cineasta en plena forma, un artista en toda regla, un Meliès anfetamínico del siglo XXI.

La cumbre escarlata viene a ser algo así como Dios para todos aquellos que tenemos un gusto particular por la imaginería gótica, también para los amantes del terror clásico y para cualquier cinéfilo que se precie. Una pantomima de argumento, formado por tópicos a manos llenas, le sirve a Guillermo del Toro para realizar un homenaje perfecto, impecablemente realizado en cuanto a estética, planificación, interpretaciones, que derrocha amor incondicional por la profesión.

Jurassic World, por otra parte, apuntaba maneras para colarse entre entre los truños del año... y sorprendentemente, me he encontrado una película tontorrona y orgullosa de ello, que desde el primer minuto asume lo absurdo de su existencia como secuela sacacuartos de un clásico noventero y opta por ser un divertimiento “trash”, con alguna que otra escena memorable. No todos los blockbuster actuales, enfermos de grandilocuencia, pueden decir lo mismo. Lo aplaudo.

Del revés, la última de Pixar, vuelve a ser una nueva vuelta de tuerca, un nuevo intento por ir más allá del cine infantil, por contar historias con mucho fondo y por aprovechar las posibilidades que ofrece la animación cuando se realiza creativamente y desde un punto de vista infantil y adulto a la vez. Podemos decir que la productora ha vuelto a conseguir.


LO BUENO

Las oscarizadas Birdman y Whiplash tienen puntos en común; historias de perdedores, de individuos al límite de sus capacidades, dedicados a disciplinas tan sacrificadas como son la interpretación y la música. Y divergen en unos estilos muy diferenciados; la propuesta de Iñárritu tiene planos-secuencia interminables, tiene un reparto coral, mientras que la otra tiene un montaje de una precisión milimétrica y está asentada en un duelo entre dos actores principales. Muy dignas.

It follows tal vez sea la más grata propuesta de terror del año. Su director se ha estudiado los clásicos del género de principio a fin. La idea de partida es tan peculiar como el villano que hace la vida imposible a los adolescentes de turno, y el impacto que busca es más sugerido que explícito.

Electric Boogaloo es un documental sobre Cannon, la famosa productora de serie-B que triunfó en los videoclubes de medio mundo durante los ochenta. La historia de los dos pirados que la impulsaron daría como para hacer una película con actores reales.

La visita es un retorno de Shyamalan al cine digno, ya sin ser la zorra de nadie, volcando nuevamente su particular humor y su apasionamiento por el cine fantástico con este “falso documental” sobre dos abuelos con los que no te gustaría reencontrarte en navidades, precisamente.

Dos títulos de cine latinoamericano; La calle de la amargura tiene su entrada en esta misma web y a ella me remito. El club, de Pablo Larraín, bien podría ganarse el título de peli malrollera del año, una visión crítica de la iglesia católica que no se centra en cuestiones espirituales y de fe, sino en una institución que reproduce los mismos vicios y debilidades humanas contra los cuales pretende luchar.

Para terminar, dos comedias; Lo que hacemos en las sombras es otro “mockumentary” sobre las vidas de un grupo de chupasangres, que parodia con bastante gracia los tópicos sobre el vampirismo. Negociador es una comedia española que ha pasado desapercibida por nuestras pantallas, tal vez por tratar un tema incómodo como es el de las negociaciones con el terrorismo etarra, pero que demuestra las dotes para el humor de su director Borja Cobeaga.


LO REGULAR

Timbuktu, aclamada película sobre el terrorismo yihadista en África, me pareció una cosa sumamente dispersa, tanto en el guión como en la narración, lo cual no quita que las intenciones sean muy positivas.

Selma es un buen intento por contar en el cine la dura lucha por los derechos civiles... lástima que la directora no le saque más partido y se limite a ensamblar una escena con otra, como si rodara un documental cualquiera.

Kingsman es otra supuesta “gamberrada” (con muchas comillas) de Matthew Vaughn que no pasa de ser una chorradilla con ratos inspirados, como todo lo que hace este cineasta.

Los vengadores 2: La era de Ultrón es otra de Marvel que no me dice absolutamente nada, será porque no me he leído el cómic.

Regresión es el retorno de Amenábar, y para rodar semejante nadería podría haberse dedicado a hacer más videoclips para Mario Vaquerizo, que es lo que realmente se le da bien.

Turbo kid es un chute de nostalgia ochentera en vena, cuyos responsables son los perpetradores del mítico corto “Le Bagman”.

Ted 2, pues nuevamente el McFarlane con su humor zafio habitual. Hay muchas coñas relacionadas con Star Wars, lo cual constituye una auténtica explosión de creatividad y algo jamás visto.

Back Mass es una de mafiosos que hemos visto cientos de veces, pero al menos sirve para ver a Johnny Depp en pantalla sin hacer el ridículo más espantoso.

71' también es otro thriller muy visto y al que le falta personalidad, pero que supone una mirada sugestiva y con una cierta mala leche al conflicto irlandés.

Y por último Star Wars: Episodio VII puede que sea, posiblemente, el pedo al viento más esperado, debatido y comentado de los últimos años, el fenómeno fan más importante y la mayor maquinaria comercial del cine moderno puestos al servio de una película tan rompedora, cautivadora, original, como la broma de tocar el telefonillo del vecino y salir corriendo.

Pasolini, Aprendiendo a conducir, Reina y patria, son películas que ya comento en las respectivas reseñas de esta misma página.


LO MALO

The imitation game y La teoría del todo son dos grandes películas para ver con la abuela al lado de la estufa, en las cuales destacan las esforzadas interpretaciones de Benedict Cumberbatch y Eddie Redmayne respectivamente, ambos buscando desesperadamente la estatuilla y el aplauso del público.

The interview, lejos de ser la polémica parodia del dictador de Corea de Norte que se vendió, es en realidad la típica reunión amiguetil de Seth Rogen y compañía; se los pasan ellos mejor que el propio espectador.

Horns: el nuevo engendrito de Alexandre Ajá, con la participación de Harry Potter más perdido que mi abuelo en una discoteca... ni sabe a qué género pertenece ésto (comedia, dramón, thriller, terror, todo vale).

Terminator Génesis: si pensabas que Jaime de Marichalar en patinete y vestido con ropa extraña y hortera era la viva imagen de la decadencia, es que no has visto la nueva, delirante, subnormalesca y prescindible nueva entrega de la agonizante saga creada por James Cameron.

Y finalmente, Cuatro fantásticos es la más que vilipendiada y polémica adaptación superheroica que ha cubierto de infamia a su otrora prometedor director, Josh Trank, y que ha dado más que hablar por culpa de un calamitoso circo mediático, que por la calidad resultante; mínima.


PABLO MOTOS

Tomorrowland: Tal vez la “menos mala” (por decir algo) de las comentadas en esta sección, dedicada a lo peor de lo peor, pero igualmente es una reverenda mierda. Brad Bird es un señor que ha dado pruebas de gran talento, pero aquí firma la peor película, con toda probabilidad, de su filmografía; con un guión sin el menor sentido, que no va a ninguna parte, con una exhibición visual hueca, con una protagonista que es el colmo de lo repelente, entre otras razones. No, tal vez no sea lo peor, pero sí lo más odioso que he visto este año 2015.

El destino de Júpiter: A Lana y a Andy Wachowsky les sonó la flauta con Matrix, sólo así me explico que hayan perpetrado la epopeya galáctica más idiota del cine reciente. El hecho de que sea una película claramente mutilada en su montaje no es excusa para considerar las aventuras de una chacha espacial y su enemigo, el hombre-mero, como pura sífilis cinematográfica.

No puedo olvidarme de mi “querido” amigo Julio Médem y de su nueva joyita, Ma Ma. En la crítica para esta web me despacho como debe ser.

Y llegamos al final con Mortdecai, horrible comedia sin maldita la gracia cuyo protagonista, Johnny Depp, debe de hacérselo mirar rápidamente por aceptar semejante papel; he visto mejores personajes, gags más elaborados y tramas más coherentes en las últimas entregas de la saga Torrente, con eso lo digo todo.




HOWEL DAVIS














Las buenas:







Descifrando enigma: Convencional y poco arriesgado biopic que destaca por su elenco e interesante aunque desaprovechada biografía. Pasable.



Corazones de acero (Fury): Brad Pitt vuelve a matar nazis pero ahora en serio y sin hacer el payaso. Correcta cinta bélica que no ofrece nada nuevo pero cuya solvente acción y desasosegante ambiente agradará al aficionado al género.



Birdman: Absorbente tragicomedia sobre los entresijos del mundo del espectáculo y la consecuencias de la fama con un apartado técnico fascinante. Keaton y Norton están a cada cual mejor. Notable.



Whiplash: Una gozada ver a J.K Simmons abroncando a Miles Teller al ritmo de buen jazz y un montaje prodigioso. Inolvidable.



Babadook: Apreciable film de terror que no inventa nada pero que consigue inquietar y colar algún buen susto, y lo que es más difícil, que la historia no termine resbalando.



Black hat: Disfruté el último y vapuleado thriller de Michael Mann sobre ciberterrorismo. Quizás las malas críticas lograron un efecto contrario pero el caso es que me entretuvo a pesar de mis humildes conocimientos informáticos.



Night Clawler: Despiadada crítica al sensacionalismo periodístico hasta el punto de sobrepasar nuestra incredulidad pero que se sostiene por la enorme interpretación de ese actorazo que es Jake Gyllenhaal en la piel de un FreeLancer sin escrúpulos. Recomendable.



El año más violento: El camino del hombre recto está por todos lados rodeado por las injusticias de los egoístas y la tiranía de los hombres malos… Oscar Isaac es ese hombre recto, y pese a estar casado con toda una Lady Macbeth (maravillosa Jessica Chastain) y hasta el cuello de mierda, mantendrá el fairplay hasta el final. Una película excelente.



Kingsman Servicio secreto: Lo que en un principio parecía otra sátira más acerca del cine de espías se reveló como una de las mayores y más simpáticas gamberradas del año. Matthew Vaughn está en racha y ojalá que le dure mucho tiempo. La demencial escena en la iglesia es ya historia del cine.



Electric Boogaloo: Esclarecedor y desternillante documental sobre la inefable Cannon y las andanzas y trapicheos de sus dos principales cabecillas.



El maestro del agua: Russell Crowe se lo guisa y se lo come con mucho sabor clásico. Irregular film maravillosamente fotografiado que pese a su torpeza narrativa y la bisoñez de su director recupera el espíritu del viejo e ingenuo cine de aventuras, y eso me gana.



Los vengadores 2. La era de Ultrón: Más grande, más oscura y menos fresca pese a la incorporación de nuevas caras. Espectacular y entretenida pero recargada en exceso. No hacía falta que se tomara tan en serio así misma.



Mad Max Fury Road: Sorprendente caso de una cuarta entrega de una mítica saga ochentera que a su regreso no solo no decepciona, sino que supera ampliamente a sus predecesoras.  Su ritmo endiablado, su apabullante fotografía y su acción desenfrenada la convierten en un clásico instantáneo. Una maravilla.



Its follows: Terror primigenio, elemental, refinado. Mis pesadillas hechas película. Pasé verdadero MI-E-DI-TO.



Del revés: Su alocada, infantil y colorida propuesta camufla un potente mensaje cargado de melancolía solo al alcance de los mayores que logró arrancarme un par de lágrimas. Bien jugado Pixar, bien jugado.



Lo que hacemos en las sombras: Hilarante falso documental que a diferencia de obras anteriores desmitifica y parodia a los vampiros con un mínimo de inteligencia. Resultan entrañables estos inadaptados e ilusos chupasangres.



Beast of no nation: Notable film bélico sobre la brutal pérdida de la infancia que bien podría haber filmado un moderado Terrence Malick por la belleza de sus escenas. Inmenso Idris Elba.



Sicario: Amargo retrato sobre la estéril guerra que se sostiene contra el narcotráfico. Tan dura como la vida misma y no apta para idealistas. Un trío protagonista en estado de gracia y Villeneuve consagrado ya como director a tener en cuenta.



Bone tomahawk: Apreciable western indie filmado a la antigua que hará las delicias de los amantes del género. Kurt Russell y Richard Jenkins están estupendos en sus respectivos papeles. Decepcionará y mucho a los que esperen ver un despiporre gore. No va de eso.



Coche policial: Una pequeña roadmovie tan sencilla como eficaz y cargada de mala leche. Interesante.
Ant Man: La última cinta de Marvel es otra película de fábrica: Agradable, entretenida, familiar, ingenua e inofensiva.



Misión Imposible. Nación secreta: Notable cinta de acción, pese a cierta frialdad en el tono se trata de una película realmente divertida y una de las mejores de la saga. Tom Cruise vuelve a cumplir su misión y con nota gracias a su competente equipo. Buena.



La visita: Pequeña e impredecible película de suspense que aunque lejos de sus grandes obras demuestra que siempre en el cine de Shyamalan menos es más. Entretenida (y escatológica).



Slow west: Interesantísimo y breve western de preciosa fotografía y retorcido sentido del humor. Merece la pena.



El puente de los espías: Otra lección de buen cine por parte de Steven Spielberg. Magnífica toda ella.



El desafío (The Walk): Agradable biopic sobre la vida del funambulista Phillip Petit y una de esas escasas películas que justifican el 3D. El tercio final es toda una experiencia.



MEH:







Black Sea: Oscura y ruda cinta de submarinos y tripulaciones canallescas con la que pasar un agradable y poco exigente rato.



La teoría del todo: Telefilmero y almibarado biopic cuyo mayor interés reside en la portentosa y bien medida interpretación de Eddy Redmayne. A James Marsh se le dan mucho mejor los documentales. Prescindible.



Sin ley (Lawless): Si tardaron tanto en estrenarla con semejante reparto es porque sería  una mediocridad considerable, y en efecto, es un film alarmantemente anodino muy lejano de lo que en un principio prometía. Ni pincha ni corta.



Una noche para sobrevivir: Tercera colaboración entre Liam Neeson y Jaume Collet-Serra y la más floja de todas. Le debo una revisión porque me dormí.



Tomorrowland: El brío y el talento visual de Brad Bird al servicio del Paulo Coelho de los guionistas, Damon Lindelof. O dicho de otra manera: De la nada. Aparatoso y fallido espectáculo.



The Death of "Superman Lives": What Happened?: Documental acerca del fallida colaboración entre Tim Burton y Nicolas Cage para sacar adelante una nueva película de Superman. Interesante pero sin mucho brillo.



Lazos sangrientos: Una más de polis pero con aroma setentero. Con un gran Clive Owen y una desperdiciada Marion Cotillard, la verdad es que emociona más su lograda ambientación y la lista de canciones oldies que se van sucediendo que la propia historia, y ahí reside su principal problema. Discreta.



El niño 44: Gran reparto e interesantísima historia echados a perder por un director que no termina de decidirse. Merecía mucho más, tenía los ingredientes para ello. Una pena.



Anacleto Agente secreto: La libre adaptación del célebre personaje de Vázquez se articula en torno a una trama de espías reducida a la mera excusa adornada con una sucesión de gags más o menos afortunados. Se deja ver y logra alguna carcajada bien merecida.



Espías: Y otra de agentes secretos, vaya año. Sátira de trazo grueso con algún estimable gag y un reparto entregado donde destaca un autoparódico Jason Statham. Ejemplo perfecto de película de autobús.



El desconocido: Competente thriller patrio con una factura más trabajada que su guión. Se deja ver.



Los minions: Dedico a estas recalcitrantes criaturas la misma frase que el profesor Farnsworth enviaba a los Gronka lonkas gracias a este tour de force de insufribles gansadas saturadas de añejas referencias pop, generalmente sesenteras para que los padres (más bien los abuelos) no desesperen durante su visionado.



Spectre: Sam Mendes la caga de nuevo. Te hace creer gracias a un brillante arranque que por fin ha entendido lo que debe ser una película de 007 y una vez te convence y mediante un guión torpe destroza tus expectativas y pone de manifiesto una vez más que desconoce el material con el que trabaja y la esencia más elemental del mítico agente secreto. Las correctas y hasta cierto punto alocadas escenas de acción no logran disimular la montaña rusa de ridiculeces que nos ofrece el guión. FAIL.



En el corazón del mar: Clásico y tópico relato de aventuras marinas filmado con los medios de ahora. Cumple y logra momentos de verdadero espectáculo pero merecía más y se queda a medias por culpa de un guión incapaz de explotar la relación entre los personajes.



Star Wars. Episodio VII. El despertar de la Fuerza: El esperado regreso de la saga galáctica por excelencia ha resultado ser bastante decepcionante. Pese a las buenas y nostálgicas intenciones de sus responsables, estos han decidido arriesgarse tan poco que nos han servido un descarado remake que apenas aporta nada nuevo y en el que se echa en falta la imaginación de Lucas. Agradará a los más jóvenes, no se puede negar que es entretenida, pero amargará a los más adultos. La Fuerza no acompaña.



Las malas:







El séptimo hijo: Truñete de espada y brujería con caras conocidas (entre ellas el reencuentro del Nota y Maud Lebowski) pero tan tópica y carente de magia (pese al CGI) que no daba ni para un videojuego de Playstation 2.



La entrevista: La comedia más involuntariamente mediática y conflictiva del año no dejó de ser otra cinta más cargada de olvidables groserías como otras tantas que se estrenan  “anoalmente”. Olvidable.



El destino de Júpiter: He defendido los últimos trabajos de los Wachowski, pero esto es insalvable. Farragoso y  sobreactuado peñazo por el que pululan hombres lobo, burócratas, escobillas de WC y dinosaurios parlantes qué te hará preguntarte una y otra vez qué cojones estás viendo. Sin esta película el mundo sería un lugar mejor.



Insurgente: Creo que salía Naomi Watts morena y muy MILF, pero, sinceramente, apenas recuerdo nada de esa película. Mi mente la ha rechazado como haría mi cuerpo con un órgano ajeno.



Mortdecai: Un elenco de lujo para una comedia sin gracia. Dos horas de tostón sin un sólo golpe de humor digno de mención. Se debió filmar para blanquear dinero o algo similar porque es difícil sacar adelante un proyecto tan vacío. ¿No se percataron durante el rodaje de la basura que estaban haciendo? Deberían arrojar sobre el Estado Islámico todas las copias de este despropósito.



Jurassic World: Parque Jurásico lobotomizado y tras un semestre de electroshocks. El homenaje convertido en patética parodia da como resultado a una de las películas más estúpidas del año.



Terminator Génesis: Precuela, secuela, remake, refrito o lo que sea al que intentaron darle una interesante vuelta de tuerca (John Connor es ahora el malo) pero llevado a cabo de manera tan forzada y torpe que destrozaron todo el mecanismo hasta hacerlo inservible y mandarlo directamente al desguace. DEP Terminator.



Cuatro fantásticos: La malograda cinta de Josh Trank no deja de ser una adaptación fallida y mediocre como tantas otras en manos de la FOX y no el truño sideral que algunos presagiaban. Hypeada negativamente en exceso.



John Wick: Cinta de hostias mil veces vista con desperdiciados secundarios de lujo. Un rollo.



Una historia real: Desangelado thriller sin apenas chicha. A destacar que una desaprovechadísima Felicity Jones se pone muy guapa cuando se cabrea.



Operación U.N.C.L.E: Floja pareja protagonista, historia poca original, humor forzadísimo y lo que es peor, unas escenas de acción la mar de sosas. Sí, sí, ni una pega a la ambientación o a la banda sonora, pero eso no salva a una muy decepcionante película. Ritchie, tú antes molabas.






Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.

Opina

0 Comentarios somieriles:

Publicar un comentario

Todos comentarios serán moderados por el staff, si no aparecen en breve no te preocupes, serán aprobados lo antes posible. Puedes comentar también desde tu facebook, twitter, etc justo debajo.

comments powered by Disqus