07 marzo 2014

300: El origen de un imperio








Título: 300: El origen de un imperio
Título original: 300: Rise of an Empire
Director: Noam Murro
País: USA
Actores: Sullivan Stapleton, Rodrigo Santoro, Eva Green, Lena Headey, Jack O'Connell, Andrew Tiernan, Callan Mulvey, Andrew Pleavin, Yigal Naor, Ashraf Barhom, Vincent Walsh, Steven Cree, Trayan Milenov-Troy, Andrei Claude, Peter Ferdinando, Mark Killeen
Año: 2014
Duración: 102'
Critico Colaborador: Admiral Ackbar

Calificación:




“En aras del honor, en aras del deber, en aras de la gloria, marcamos. Hacia la boca del infierno, marchamos”


Algo así esperaba encontrarme hoy, una copia de 300… Y durante los primeros 15 minutos parecía que así fuera. Empezamos con una narración de la reina de Esparta (Lena Headey) a bordo de un navío de guerra griego, contando a sus hoplitas como Temístocles (Sullivan Stapleton) acaudilló a las tropas atenienses diez años atrás contra las tropas del rey persa Dario en la batalla de Maratón. Vemos un estilo de cámara similar e idéntica lucha contra los persas, aunque no se ven tantas licencias poéticas como los inmortales o las flechas persas tan intrincadas en sus diseños. Y sin embargo tras la narración nos encontramos que la película va más allá de una mera copia. Se nos está explicando el porque del odio del rey Jerjes a los griegos y como se desencadenarían los hechos de la posterior década y la a conocida por todos gesta del rey Leónidas. (No en vano, inicialmente pensó en llamarse al film: Jerjes).

    Los hechos transcurren simultáneos en el tiempo a la primera película. Mientras 300 nos enseña la batalla de las Termópilas, 300: El origen de un imperio nos cuenta las batallas de Artemisio y Salamina, en que la armada persa es emboscada y finalmente destruida por la griega, comandada de nuevo 10 años después por el senador ateniense Temístocles, quien esta dispuesto a terminar lo que empezó en Maratón y a unificar Grecia entera.

Arriba la batalla de Platea, aquí la de Maratón… Para bien o para mal, excesivamente similares, al menos a primera vista

  Película entretenida y bastante más fiel a la historia de lo que cabra pensar viendo el trailer, quizás más fiel que su predecesora, si bien se nota mucho que esta secuela bebe mucho del filme de Zack Snyder, en escenas como la primera escaramuza de tanteo entre las escudras griega y persa, el navío acorazado que utilizará Artemisa, la comandante en jefe de la escuadra persa o la idea de un sacrificio final con la única intención de cortar la cabeza del ejército enemigo. Al igual que hiciera el director de El hombre de acero en 300, Noam Murro no ha podido (o no ha querido) evitar la inclusión de elementos un tanto fuera de lugar en el tiempo tecnológicamente hablando, y sin embargo la película no se hace pesada o irreal en momento alguno, al contrario es acción pura y dura salvo por las noches de descanso entre batalla y batalla. Eso si, los amantes de la historia que no esperen encontrarse a las disciplinadas y acorazadas falanges griegas presentando batalla a las innumerables hordas de Jerjes, pues aquí se encontrarán con abordajes, barcos embistiéndose y luchas cuerpo a cuerpo muy personales enfocadas más a combates concretos entre unos pocos guerreros que una batalla grande. Eso si, se agradecería un poco que se pase esa moda actual de Hollywood en que los combates siempre son de noche, o bajo lluvia (o ambas cosas), pues hay momentos en que la cámara apunta desde la proa de los navíos persas y sabes que enfrente esta la armada griega porque lo dice Artemisa, y te lo crees, que si no…

Al contrario de lo que pueda parecer, el personaje de Artemisa (Eva Green) es auténtico, aunque históricamente no es una huérfana criada por Dario hasta llegar a convertirse en su comandante en jefe de la armada, sino que fue una reina griega que se alió con los persas y envio una flota de 5 trirremes a luchar al lado del invasor en Salamina

  El personaje de Artemisa, quizás más protagonista de la película que el propio Temístocles, esta muy bien logrado, un personaje manipulador, cruel y decidido, que no duda en enfrentarse verbalmente al propio rey-dios Jerjes o en intentar seducir a Temístocles con tal de aniquilar Grecia por la humillación sufrida años atrás por unos hoplitas que mataron a su familia y la vendieron como esclava hasta ser recogida y cuidada por un emisario del rey Dario. Como apunte curioso, ese mismo emisario es el mismo que Jerjes enviaria a parlamentar con los espartanos varios años después en un intento infructuoso de unirles a su causa. Resulta paradójico el desprecio hacia las mujeres del mensajero cuando fue el quien adiestro y entrenó a la letal Artemisa.

    En resumen: 300: El origen de un imperio es una película recomendable para pasar 1 hora y 45 minutos entretenidos. Te explica algunas cosas que te dejan un poco a cuadros en la primera película, como el porque de Jerjes, sus motivaciones o como las demás polis griegas se enfrentaron al invasor, aunque no dejas de tener el sabor de boca de que en algunas cosas es demasiado similar a la primera película. Como suele decirse, “no inventa la coca-cola, pero da lo que promete”



Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro foro.

Opina

0 Comentarios somieriles:

Publicar un comentario

Todos comentarios serán moderados por el staff, si no aparecen en breve no te preocupes, serán aprobados lo antes posible. Puedes comentar también desde tu facebook, twitter, etc justo debajo.

comments powered by Disqus