17 enero 2014

Mandela, del mito al hombre









Título: Mandela, del mito al hombre
Título original: Mandela: Long Walk to Freedom
Director: Justin Chadwick
País: Reino Unido
Actores: Idris Elba, Naomie Harris, Tony Kgoroge, Riaad Moosa, Jamie Bartlett, Lindiwe Matshikiza, Terry Pheto, Deon Lotz, Mark Elderkin, Michelle Scott
Año: 2013
Duración: 139'
Critico Colaborador: Mary

Calificación:





El hombre que se escondía detrás del mito

Biografías, ese gran género cinematográfico… tan suculento y tan peligroso, porque al ir recalcando los puntos álgidos de la persona en cuestión se corre el riesgo de caer en telefilme.

Sí amigos, y cuando una celebridad está el candelero, la proyección de su vida está más que cantada, como es el caso de Nelson Mandela, que nos dejaba el pasado 5 de diciembre (su fallecimiento encumbraba más sin querer este biopic).

El relato final es un retrato digno que se hace imponente gracias al trabajo de Idris Elba, que pese a que su parecido con el político sudafricano deja mucho que desear, la interpretación es de sobresaliente. Una lástima que este año en los Oscar la categoría a mejor actor fuera tan potente, porque Elba (que se suma a la lista de Mandelas cinematográficos tras Sidney Poitier, Morgan Freeman o Terrence Howard) merecía al menos una nominación. Para hacer de Winnie está una solvente Naomie Harris, que le da la réplica a su paisano compañero justamente. Ambos plasman una relación que lejos queda de las idílicas historias de amor; ambos exponen una relación peculiar, árida y muy fría al final de sus vidas.

Este repaso a la vida de Mandela tiene un punto a su favor que lo aleja de los trabajos ordinarios dirigidos a la pequeña pantalla: desmitifica al héroe, ya que aquí se deja ver lo lejos que estaba de ser un buen marido con su primera mujer, o lo mujeriego que era, o su carácter rudo como activista en los primeros años. Así que el director Justin Chadwick ha cumplido con su objetivo: dejar a un lado al mito para fijarse en el hombre.

Bien logrado está la parte de la prisión en la que Madiba pasó gran parte de su vida. La apatía queda bien reflejada, al igual que la impotencia y la soledad. Al igual que el momento del discurso del líder con sus setenta y tantos años por televisión, en el que perdona a sus carceleros: Otro punto más para Elba, al que después de verle en Prometheus o en la serie The wire, asombra verle en tales semblanzas.

Aunque cierto es que el metraje se excede, y cuando el espectador llega al final está más que saturado con tantos datos y hazañas, y con un ritmo que no es desde luego vertiginoso.
¿Hay más puntos a destacar? Ah, sí, que no es nada original que Bono estuviera detrás de la composición de la canción.

Cayendo también la historia en los recursos típicos, planos de ovación, planos evocadores de su infancia y juventud, la película se acepta porque es correcta, pero no deslumbra al espectador.



Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro foro.

Opina

0 Comentarios somieriles:

Publicar un comentario

Todos comentarios serán moderados por el staff, si no aparecen en breve no te preocupes, serán aprobados lo antes posible. Puedes comentar también desde tu facebook, twitter, etc justo debajo.

comments powered by Disqus