10 diciembre 2014

SITGES 2014 .Musarañas

Autor: Neuromante

Valoración





Volvemos al ataque con la crónica de Sitges 2014 con una de las pocas películas de factura española en la que no se enseña teta.

Musarañas nos narra la historia de Montse y su hermana pequeña, las únicas miembros de una muy católica familia en la que la madre murió dando a luz a la hermana pequeña y en la que el padre desapareció sin dejar rastro durante la guerra civil. Tras estas dos tragedias, Montse se verá encargada de criar a su hermana pequeña como si fuera su hija, perdiendo en el proceso toda su vida, sufriendo un caso terrible de agorafobia, y convirtiéndose en una déspota ama de casa que usará cualquier herramienta a su mano, empezando con la religión, para mantener "en el buen cauce" a su hermana pequeña.

Será la aparición de Carlos, el vecino del piso de arriba, la que terminará de trastocar unas vidas que ya iban de por si en un camino que a ningún lugar bueno podría llevar.


La verdad es que me está costando más de lo que querría escribir este comentario. Empecé la semana pasada y no sabía como demonios efocarlo: Que destacar, que destrozar, que elementos del guión mencionar sin tocar ningún punto importante del mismo... y creo que es porque en el fondo, Musarañas es una película que aunque cuenta una historia de manera correcta, no termina de destacar en nada.

Las actuaciones son convincentes, aunque la verdad creo que Macarena Gómez borda el papel de esa Monste agorafóbica y terriblemente católica, a veces ridícula, a veces terrible y muchas otras veces loca (conversando con la alucinación del padre desaparecido), la dirección cumple con planos cerrados, siempre (irónicamente) claustrofóbicos que refuerzan de manera ejemplar el desarrollo de la historia y el guión mantiene dignamente el tipo, desarrollando un pequeño thriller con toques de terror que incluso se permite coquetear en un par de ocasiones con la comedia sin salir mal parado.

 
Y lo cierto es que tampoco hay demasiados elementos criticables. La película no se esfuerza nada en intentar hacer verosimil el contexto histórico en el que se desarrolla, quizá de manera consciente, eliminando cualquier tipo de elemento característico de alguna época concreta de la España de la posguerra. Sí que puedo decir que la representación de las tradiciones católicas (y en parte su uso como parte de la personalidad de la familia) me ha resultado un tanto exagerada (Y no por una fé que no profeso, sino por un uso que me parece un poco burdo, empezando por la voz en off del inicio en el que la hermana pequeña relata como su hermana mayor "le contaba historias terribles en las que siempre había un ogro que todo lo veía", para que a continuación la cámara se fije en el "libro de historias", que resulta ser la Biblia, risas generalizadas en el auditorio incluídas), o que quizá las actuaciones de los demás personajes dejan un poco que desear (Se supone que vimos la versión original, en español, pero las voces se notaban extrañas, como cuando Antonio Banderas se doblaba a sí mismo),

En resumidas cuentas: Musarañas se deja ver. Cuenta bien la historia, pero a veces se atasca en detallitos. Resulta una película incómoda de ver, porque la idea es que sea incómoda de ver, pero no creo realmente que entre en ningún top 10.



Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro facebook o twitter.

Opina
comments powered by Disqus