01 agosto 2012

Querido Antonio y su 'Humor cristiano'


Somieriles lectores, después de un par de semanas en funcionamiento, comienzo a escribir finalmente en la web, y lo hago con un engendro. Esto que estáis leyendo no es la crítica de un libro, ni la crónica de un evento, ni un reportaje sobre el humor en Internet. Es más o menos las tres cosas a la vez. Sólo me sería posible escribir sobre alguien tan inclasificable como Querido Antonio de ésta inclasificable manera. Sin embargo, me es imposible abordar la cuestión sin hacer unas innecesarias observaciones antes.

En primer lugar, detesto el humor que veo en TV. Entiendo que podáis no estar de acuerdo, pero a mí, sencillamente no me hace gracia y me siento incapaz de conectar con él. Considero que el humor es algo muy personal y creo que sólo funciona cuando hay una conexión directa entre el humorista y su público. En un medio como el televisivo, donde los contenidos deben pasar por tantos filtros, eso es casi imposible.

Es precisamente por eso, por lo que considero que el mejor humor se hace actualmente en Internet, donde la idea original del creador llega directamente a su público sin pasar por filtros ni censuras de ningún tipo. En este clima de libertad absoluta han surgido algunas propuestas de los más delirante e inclasificable, que pueden incluso repeler, pero que a mí, personalmente, me hacen mucha gracia. En otra ocasión puede que dedique un reportaje a algunos de mis humoristas de Internet favoritos, como los grotescamente divertidos Venga Monjas, pero en esta ocasión quiero hablaros de uno en particular, el inefable Querido Antonio. 

 Fotograma de su corto ‘Una noche con Amenábar’.

Su verdadero nombre es Alberto González Vázquez, y ha colaborado como guionista en programas de TV como ‘Agitación+IVA’ o ‘Territorio champiñón’ y en la actualidad trabaja para ‘El intermedio’. Pero su obra más personal está en Internet. Lo descubrí hace un par de años, a través del festival de cortos online Notodofilmfest, y quedé realmente fascinado por su trabajo. Sus cortos son de humor, no hay duda, pero un humor como pocas veces se ve. Difícil, incómodo, surrealista. Muchas veces no queda claro si el autor pretende decir algo más o si es simplemente un canto al absurdo por el absurdo. Yo me decanto más bien por lo segundo.

Después de haber visto toda su obra, tanto los cortos de su web como en las tiras cómicas de su blog, creo que en su estilo hay una constante: lo inesperado. Querido Antonio juega con eso, con lo que nadie esperaría que a alguien se le ocurriese hace humor. Con Juan Echanove, con Amaral, con el SIDA, con Alejandro Amenábar, con la violencia o con el niño de ‘Farmacia de guardia’. Tal vez lo haga deliberadamente, o tal vez sean bromas privadas que al hacerse públicas provocan un desconcierto absoluto en el espectador. A mí eso me da igual, porque me parece que funciona.

Éste mismo año, Querido Antonio, cuyo verdadero nombre es Alberto González Vázquez, ha publicado un libro, ‘Humor cristiano’, que es en realidad una recopilación de viñetas aparecidas en su blog, aunque con buena parte de material creado exclusivamente para ésta publicación, así como tweets convertidos en viñetas o en una suerte de aforismos, y también aparecen algunos microrrelatos. El resultado es monstruoso y brillante.




La presentación del libro tuvo lugar el pasado 31 de mayo en La Casa Encendida de Madrid, y allí estuvimos el redactor Blueberry y yo, con algunos fieles foreros.

Alberto González, tercero por la izquierda, acompañado por el editor e historietista  Manuel Bartual y por el cineasta Borja Cobeaga.

El autor estuvo hablando sobre el proceso de creación de su libro y sobre los elementos recurrentes en su obra. El SIDA, por ejemplo, está presente en varios de sus vídeos. Él mismo explicó que le gusta jugar con la sorpresa e introducir elementos en sus creaciones que a priori no son graciosos. Sin embargo, alguno de los asistentes observó que cada vez hace menos referencia a dicha enfermedad, especialmente a partir de la parodia/homenaje que apareció misteriosamente en Internet hace algunos meses:



Reconoció que, en efecto, cada vez hace menos chistes sobre el SIDA y más sobre la masturbación. “Supongo que es una evolución”, reflexionó el ponente. 

Alberto González Vázquez junto a nuestro egregio forero warriors_77


Más tarde, hubo tiempo para las fotos y las firmas. Y, por supuesto, dedicó un ejemplar de su Humor cristiano a nuestra web:



 Humor cristiano, editado por Caramba Cómics,  puede conseguirse desde hace meses en cualquier librería especializada. Yo me reí como un condenado con él, y podría decir muchas cosas en su defensa, pero como el propio autor reconoció, es mejor que la obra se defienda por sí sola. Aquí una pequeña muestra de lo que os podéis encontrar:





PS: César Vidal le admira.




Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro foro.

Opina
comments powered by Disqus