13 marzo 2013

Belle de jour


Director: Luis Buñuel


País: Francia           

Actores: Catherine Deneuve, Jean Sorel, Michel Piccoli, Geneviéve Page, Francisco Rabal, Pierre Clémenti, Françoise Fabian, Macha Méril

Año: 1967

Duración: 100’

Crítico: Harkness

Puntuación: 



Desde El gabinete asistimos el pasado viernes a un ciclo de cine en la facultad de ciencias de la información de la UCM denominado “Mujeres y erotismo”, en torno a la temática de la mujer y su relación con la sexualidad. Los organizadores han sido las asociaciones estudiantiles Salf y Enfocando, que suelen llevar a cabo éste tipo de ciclos temáticos, y a quienes agradecemos ésta iniciativa que seguro es del interés de todo cinéfilo que se precie. Podéis acceder a sus respectivas páginas de facebook aquí y aquí.

Belle de Jour, una de las proyectadas en el ciclo, es un título mayor en la filmografía de uno de esos directores que no necesitan presentación, como es Luis Buñuel. Empezaré diciendo que, aunque ya la había visto hace años, la verdad es que no me dejó mucha huella, tal vez porque mis expectativas no se correspondían con lo que realmente es la película, muy polémica y controvertida en su tiempo… pero que ni siquiera se podría clasificar como erótica, al menos hoy día. Lo que había visto no escandalizaría ni a la maruja más beata del barrio, y no le encontré demasiado interés o impacto.




Con el revisionado, la película gana enteros al poder verla ya libre de prejuicios y valorarla más objetivamente. En ésta historia acerca de una mujer de la alta sociedad que vive una doble vida sexual (y decir más sería spoiler), Buñuel se aleja del surrealismo más visceral y explícito de sus primeras películas, como El ángel exterminador o Un perro andaluz, para poner en práctica una versión, podría decirse que más “madura” del mismo, en la que los elementos oníricos aparecen esparcidos a lo largo de la narración en forma de recuerdos y ensoñaciones que engañan al espectador. Y es que si por algo se caracteriza la película es por su juego sutil y ambiguo, por la corriente subterránea de crueldad y de mala leche que oculta bajo su apariencia de comedia sofisticada, ambientada en colores pastel. La fantasía frente a la realidad, el deseo y la represión, la subversión moral… todo esto lo incorpora el aragonés a su propio universo, sin darle todas las claves al espectador, haciendo gala además de un humor muy negro al mostrar toda una galería de personajes estrambóticos. Como es habitual, lanza sus dardos contra la burguesía y la religión, que coartan los sentimientos más puros del ser humano, unos sentimientos mejores o peores, pero que sí son, cuanto menos, los propios de su al fin y al cabo imperfecta naturaleza.




Como actriz principal, una joven Catherine Deneuve en los comienzos de su carrera (que venía de protagonizar Repulsión, de Roman Polanski, otra obra clave del cine surrealista) interpreta inexpresivamente a un personaje turbador, de contradictoria psicología y movido por deseos inconscientes, del cual vamos conociendo poco a poco su historia. También tenemos por ahí a Paco Rabal haciendo de rufián y hablando una inenarrable mezcla de francés y español.

Una película, en definitiva, que confirma cómo a Buñuel no le hace falta recurrir al sensacionalismo ni al morbo para ser uno de los mayores y más inteligentes provocadores de la historia del cine.






Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro foro.

Opina
comments powered by Disqus