02 febrero 2013

Tetsuo: El hombre de hierro






Director: Shinya Tsukamoto

País: Japón

Actores: Tomoworo Taguchi, Kei Fujiwara, Nobu Kanaoku, Naomasa Musaka, Renji Ishibashi, Shinya Tsukamoto

Año: 1988

Duración: 67’

Crítico: Harkness

Puntuación: Inaplicable. A mí me parece casi una obra maestra, aunque también puede causar indignación o somnolencia.




Hoy os presentamos, estimados lectores somieriles, una película para la cual el calificativo de “bizarro”* se queda corto. Un título de culto dentro del cine surrealista de las últimas décadas, que supone el debut de uno de los directores más arriesgados, provocadores y poco convencionales del cine asiático reciente, el japonés Shinya Tsukamoto. El otro día tuvimos la noticia, un poco por casualidad, de que la proyectaban en un sitio de Madrid conocido como ESOA La Dragona, una especie de centro cultural “alternativo” establecido en un viejo y ruinoso edificio okupado** que está junto al cementerio de La Almudena (se trata, al parecer, de una vieja dependencia de dicho cementerio). Ante tan prometedor panorama, es evidente que no podíamos faltar a la cita, y en cualquier caso agradecemos a esta gente la iniciativa, ya que este tipo de cine suele ser bastante inaccesible (aunque yo ya la había visto hace años).

Tetsuo: El hombre de hierro es una descomunal ida de olla nipona, realizada de manera amateur con unos medios irrisorios y con unos efectos especiales de stop motion, pero que sabe hacer virtud del bajo presupuesto, y de hecho ahí radica gran parte de su impacto y de su incómoda visceralidad, tan propia del cine más underground. Muy japonesa, cuenta sin embargo con claros referentes que le sirven de inspiración; por un lado la “nueva carne” de David Cronenberg, y por otro el Lynch de Cabeza Borradora: estética en blanco y negro, suciedad, atmósfera de pesadilla, ambientes industriales y casi apocalípticos, para una mínima e ilógica historia sobre seres humanos que evolucionan en siniestras criaturas de metal. Está presente la idea de una sexualidad fetichista y retorcida, temida y posteriormente aceptada para alcanzar un nuevo estado físico, más allá de la carne, y entonces destruir todo lo existente, todo lo que antes era hostil, para dar lugar a una nueva era y convertir el mundo entero en metal…




Así pues, más que seguir un hilo narrativo, la película consiste realmente en una caótica sucesión de imágenes cada vez más extrañas, violentas y perturbadoras, que se suceden a toda velocidad acompañadas de una martilleante banda sonora. El frenético montaje puede recordar por momentos al del cine soviético, y los actores van más allá del histrionismo y de la sobreactuación. La mezcolanza de géneros que encontramos es absolutamente desprejuiciada, pues toda la primera parte es más de terror y de atmósfera, pero la segunda se adentra en el terreno de la ciencia-ficción y del llamado cyberpunk hasta parecer casi un manga. Sea como sea, cuenta con algunos instantes geniales e impagables, como la tipa del brazo biónico rascándose y atusándose ante el espejito, o el “taladro” que le sale al prota, instantes en los que se nota además cierto sentido del humor, ignoro si intencionado o no. En cuanto a los diálogos, apenas los hay, pero quiero destacar una frase que para mí es absolutamente épica e inolvidable: “nuestro amor podrá destruir todo éste jodido mundo”.




Excesiva en todo, un poco repetitiva, pero única e insuperada por su autor, que años después se atrevería con una secuela muy decepcionante para mi gusto (Tetsuo: El cuerpo de martillo), y con una tercera parte que tiene unos pocos años y no he visto (Tetsuo: The bulletman). Sea como sea, un título destinado a ser tan aborrecido como idolatrado, pero sin perder nunca su capacidad para sorprender.

* Sé que está mal utilizar el término bizarro como sinónimo de extraño o raro, pero me la pela absolutamente y pienso seguir utilizándolo cuando me salga de las narices.

** Como defensor a ultranza de la ortografía y de la lengua castellana, me produce un enorme malestar y repulsión el tener que escribir esto así, pero no hay más remedio así que me fustigaré, o algo.




Si quieres comentar este u otros artículos, te esperamos en nuestro foro.

Opina

0 Comentarios somieriles:

Publicar un comentario

Todos comentarios serán moderados por el staff, si no aparecen en breve no te preocupes, serán aprobados lo antes posible. Puedes comentar también desde tu facebook, twitter, etc justo debajo.

comments powered by Disqus